Navidades saludables en familia

11 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Silvia Zaragoza
La Navidad es motivo de celebración, pero también de reencuentro, así que te proponemos hacerlo lo más saludablemente posible disfrutando de los platos típicos.

La Navidad es una época de reencuentro. Culturalmente, se celebra frente a la mesa junto a familiares y amigos. Sin embargo, con el paso del tiempo, se ha transformado en una etapa consumista caracterizada por la abundancia de comida. Así que, unas Navidades saludables son aquellas en las que velamos por la salud física y mental, siendo conscientes de nuestros actos.

También en esta fechas priorizan la compañía y el placer de comer un plato especial típico de este momento. Por lo tanto, generan sensación de bienestar.

Cómo organizar unas Navidades saludables

A continuación, vamos a desvelar algunos factores para que todos puedan disfrutar de una buena comida sin preocupaciones.

Planificación previa de unas Navidades saludables

Es el primer paso para ahorrar y desperdiciar menos. Además, es imprescindible en el caso de que haya alguien con alguna patología en la que la alimentación es clave para controlarla. O en el caso de seguir un patrón dietético concreto por motivos éticos o medioambientales. Continúa leyendo si quieres saber cómo hacerlo.Familia celebrando unas Navidades saludables.

Así que, antes de salir a comprar, busca o piensa qué platos puedes elaborar. Posteriormente, haz una lista con todos los ingredientes y las cantidades que necesitas. Y, si te sobra comida, ponle imaginación para crear nuevos platos.

Alergias e intolerancias

En estas fechas es cuando más cuidado hay que tener, ya que las comidas fuera de casa se incrementan y justamente los platos típicos suelen contener los alérgenos más comunes, como el pescado, el marisco, los frutos secos y la leche. Asimismo, también se incluye el gluten.

Es necesario tomar medidas a la hora de manipular y confeccionar los platos como, por ejemplo:

  1. Lavarse bien las manos con agua y jabón antes de preparar un alimento. También entre manipulaciones de alimentos crudos y cocinados o con y sin alérgenos.
  2. Utilizar utensilios y electrodomésticos diferentes.
  3. Mantener los platos separados y tapados, aunque es preferible que hagas el mismo plato para todos los comensales, adaptando las recetas.
  4. Leer bien las etiquetas fijándote en el listado de ingredientes y los sellos específicos.
  5. Guardar los alimentos y productos bien cerrados en un armario o cajón distinto.

Diabetes

Se caracteriza por un mal funcionamiento en la regulación de azúcar en sangre. Puede ser por falta o resistencia de la insulina. Se produce una bajada o subida de la glucemia. Por eso, conviene controlar la ingesta de hidratos de carbono simples.

En este caso, cocina con patata, las versiones integrales de arroz, pasta y de pan. También dispones de otras alternativas como la quinoa y el mijo. Respecto a los dulces, elaborarlos o comprarlos con edulcorantes u ofrecer fruta fresca o cocida. Otra opción, sobretodo si se pincha insulina, es usar azúcar, habiendo calculado previamente las raciones que ha ingerido, y ajustar la dosis.

Vegetarianismo

Aquí lo básico es cambiar el pollo o pescado y el jamón por legumbres o huevos. Recuerda que es una opción respetable por conciencia medioambiental o salud, así que, evita juzgarlo o hacer comentarios negativos sobre el tema.

Además, los vegetales siempre han de estar presentes en la alimentación. Ya verás como con hierbas y especias consigues unos platos exquisitos.

Menú saludable para todos

Ahora ha llegado el momento de ofreceros ideas acerca de un menú que todos podáis disfrutar.Amigos celebrando unas Navidades saludables.

  • ¡Qué mejor manera de abrir boca que con un aperitivo variado!
    • Hummus o guacamole con crudités de zanahoria, pepino y pimiento, y tostadas con olivada.
    • Rollitos  de berenjena con paté de tomates secos
    • Canapés con revuelto de trigueros y setas.
    • Ensalada de lechuga, piña, huevo duro y semillas de calabaza
    • Ensaladilla de patata, zanahoria, huevo duro y guisantes con mayonesa hecha con bebida de soja servida aparte.
    • Chips de boniato y chirivía. Se puede acompañar de unos chupitos de crema de guisantes con picatostes.
  • Como plato principal:
    • Pescado o pollo asados al horno con patatas panaderas especiadas al romero.
    • Como opción vegetariana, una quiche de verduras o calabaza rellena de garbanzos especiados.
  • Y, para terminar, piña asada con canela, anís y pimienta. O puedes echar un vistazo a éstas 3 recetas navideñas para hacer con niños. Y, por supuesto, algún turrón o polvorón, o galletas de canela y jengibre.

Otros consejos para disfrutar de unas Navidades saludables

Por último, puedes seguir con tu rutina habitual o modificarla, en caso que dispongas de tiempo libre, aprovechando para pasar momentos agradables con tus seres queridos.

  • Juega con tus hijos o llévalos al parque o de excursión.
  • Aprovecha para hacer ejercicio. Si ya forma parte de tu rutina, estupendo.
  • Lee algún libro que te guste. Te lo pueden regalar por Papá Noel o bien acude a la biblioteca.
  • Busca alguna actividad relajante, como darte un baño o un masaje.
  • Comparte alguna anécdota curiosa con tu familia y amigos.
  • Escucha música y baila.

En conclusión, come lo que te apetezca sin sentirte culpable y al día siguiente vuelve a comer sano. Al fin y al cabo, es una comida puntual en la que compartes recuerdos y emociones. Además, ayudarás a tus familiares y amigos que tengan un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA).