¿Por qué mienten los niños en cada edad?

Okairy · 10 febrero, 2016

Probablemente estás preocupada porque tu pequeño empieza  a mentir. Para que conozcas si tu hijo oculta la verdad, fíjate en la forma que dice las cosas.

Lo síntomas clásicos de un niño que miente es que estará tenso y se contradice constantemente. Esto no es difícil de adivinar. Lo realmente complicado es entender las razones por las que mienten los niños.

Aquí te hablamos de las razones por las que mienten los niños. Verás que algunas veces la mentira es solo una parte del juego. Otras, es un problema que debe tratarse en cuanto lo descubras.

Las mentiras en los niños de 3 a 5 años

Puede que algunos niños menores de 3 años digan cosas que no son verdad. Sin embargo, en términos generales los niños de 2 años no mienten. A los 3 años y hasta los 5 años la mentira se vuelve un elemento dentro de historias fantásticas o como parte sus juegos.

Esto significa que la mentira no se genera de forma consciente.  Como parte del juego, la mentira no debería preocuparte demasiado. El único motivo para preocuparte es que tu hijo use la mentira para  obtener lo que quiere.

Las mentiras a tu hijo a esta edad le sirven para aprender que los adultos no siempre saben todo. Es algo muy benéficioso porque le ayuda a ser más tolerante ante la frustración.

También puede ser una manera efectiva de llamar la atención en ciertos casos o hasta evitar consecuencias negativas como el castigo. Muchas veces, los niños de 3 a 5 años mienten porque asimilan la manera en la que actuamos o nos comportamos.

Si eres un padre  demasiado exigente, mentir puede convertirse en su vía de escape al exceso de ansiedad.

a649a61e56ccf1cfc2d4e9ed35b3e2e3

Por qué mienten los niños de 5 años

Al llegar a los 5 años tu hijo ya empieza a mentir de manera consciente. El motivo es que a esta edad ya tiene la capacidad para diferenciar lo que es verdadero y lo que no lo es.

Lo que aún no podrá distinguir claramente es lo incorrecto de este acto. Puede que a esta edad comience a mentirte por falta de autoestima (utiliza la mentira para ocultarse).

También puede mentir para probar tu reacción y ver hasta dónde puede llegar. Si no eres un padre muy cariñoso, tu hijo podría mentir para lograr que le des más afecto.

También puede darse el caso que mienta para lograr tu afecto lo que puede convertirse en problemas emocionales sin resolver. Si no solucionas este último motivo podrías enfrentar a un adolescente problemático.

Lo mejor en esta etapa es poner límites y explicar a tu hijo el daño que pueden ocasionar las mentiras. No debes regañarlo ni lastimarlo de ninguna forma. Al contrario, lo mejor es explicar con palabras amables.

Mentiras de los niños de los 6 y 8 años

Dependiendo de la madurez de cada niño, entre los 6 años y los 8 ya poseen la capacidad de diferenciar correctamente la realidad de la fantasía. Ya han tomado consciencia de lo malo que es mentir.

009a9d53e4a6d9f0381fe1139b4e5550

Ocultar la verdad a esta edad representa un  acto voluntario. Como mamá es importante que aprendas a diferenciar entre una mentira usada para comprender la realidad y una que puede afectar a tu hijo.

En caso de que tu hijo mienta de forma constante a esta edad debes analizar qué obtiene. ¿Permites que tu hijo acceda a lo que desea con mentiras?

Debes recordar que esto es negativo. Él va a aprender que esta clase de actitudes son válidas. El problema es que con el pasar de los años no va a mejorar la situación. Al contrario, podrías encontrarte con que las mentiras son cada vez peores.

Es importante que entiendas qué obtiene a través de sus mentiras. Luego crea una estrategia para evitar que obtenga esos premios.

Entiende por qué mienten los niños y saca ventaja

Como mamá tienes una gran responsabilidad al momento de educar a tus hijos. Por eso debes conocer los motivos por los que mienten los niños. Cada situación es distinta y es importante que sepas cómo manejarla.

Aunque los niños pequeños pueden usar la mentira como parte de sus juegos, a medida que pase el tiempo tendrás que explicarle que las mentiras tienen sus límites.