El método de los encargos para que los niños ayuden en casa

17 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
El método de los encargos ayuda a establecer unas tareas desde que los niños son pequeños. De esta, manera, los chicos adquieren el hábito y lo harán de manera automática.

“Juan, ¿puedes hacer tu cama?”; “Pedro, ¿puedes poner la mesa?”: “Ana, ¿has recogido tu habitación?”. Esto es el día a día en cualquier casa con niños, una lucha continua porque la mayoría de las veces hay que ir detrás de ellos. El método de los encargos puede ser de ayuda para establecer unos hábitos desde pequeños.

¿Quieres que tus hijos sean responsables, autónomos y tengan una buena autoestima? Con el método de los encargos lo puedes conseguir. Se fomentarán unos buenos hábitos desde bien pequeños y esto mejorará sustancialmente su implicación en casa. ¡No te lo pierdas y sigue leyendo!

El método de los encargos para implicar a los niños en la realización de las tareas

En cuanto a los niños se les pide que hagan una determinada tarea, se quejan, resoplan y se molestan porque estaban “muy ocupados”. Está claro que a la mayoría de pequeños no les gusta hacer encargos ni tareas en casa; eso de tener una obligación no va con ellos.

Niño metiendo los platos sucios en el lavavajillas como parte del método de los encargos.

Pero sucede una cosa sorprendente y es que, en casa de amigos o familia, seguro que es el que más hace y ayuda. Y te dicen: “¡Vaya hijo, que tienes! ¡Ha quitado la mesa sin que nadie se lo diga y ha ayudado un montón!”, y es ahí donde tú te preguntas si están seguros de que están hablando de tu hijo.

Como padres, debemos hacer entender a nuestros hijos, que estamos en una sociedad y que todos tenemos responsabilidades personales y también hacia los demás; no solo tienen que ser responsables con sus tareas en su habitación, sino también con el resto de la casa, porque entre todos debemos cuidarla.

¿Por qué el método de los encargos mejora la autoestima?

Un niño con responsabilidades y tareas, que sabe qué tiene que hacer, se sentirá útil y, por tanto, orgulloso de sus acciones, y esto hará que su autoestima crezca. Un niño con una alta autoestima, funcionará mejor en todo.

Claves para que el método de los encargos sea eficaz

Si queremos que este método funcione, tenemos que tener en cuenta una serie de pautas.

Los encargos deben ser adecuados a su edad

Según la edad de nuestros hijos, adaptaremos los encargos que tienen que hacer. Si tenemos hijos de varias edades, no podemos exigirles a todos por igual.

Se propondrán en una reunión familiar para organizar el método de los encargos

Convocaremos una reunión familiar en la que estemos todos los integrantes y ahí se dirán cuáles serán los encargos de cada uno. Así, estaremos enseñando a los niños que es un tema importante, ya que estamos colaborando todos en la asignación de encargos.

Los encargos se cambian periódicamente

Cada cierto tiempo, iremos cambiando los encargos. Los podemos hacer cuando haya un cambio de estación, o podemos hacerlo coincidir con un cambio de trimestre.

Así, los niños sabrán cuándo hay una nueva asignación de encargos. Si en algún momento vemos que los niños no hacen la tarea o la hacen mal, podemos cambiársela antes.

No debemos hacer los encargos por él

Esto quiere decir que, si su encargo es hacer la cama y no la hace, nosotros no se la haremos, por lo que, cuando vaya a acostarse tendrá la cama sin hacer.

O si su tarea es poner la mesa y no la ha puesto, tampoco lo haremos nosotros para que, cuando estemos todos a la mesa y no haya cubiertos, se dé cuenta de que no así no podemos comer. Haciéndolo así, se percatará de lo importante que es que hagan su tarea y otro día no volverá a pasar esto.

Los niños deben tener, por lo menos, dos encargos

Es recomendable que los niños tengan, mínimo, dos tareas. Una de ellas será un encargo personal y otro familiar.

Ejemplos de encargos

Niña ayudando a su abuela a guardar la ropa en el armario.

Encargos personales

  • Ordenar sus juguetes.
  • Prepararse la ropa para otro día.
  • Prepararse la mochila para el cole.
  • Hacerse la cama.
  • Cuando se duche, llevar la ropa sucia al lugar establecido para ello.

Encargos familiares

  • Regar las plantas.
  • Si tienen hermanos más pequeños, leerles un cuento.
  • Dar abrazos todos los días a papá, mamá y a sus hermanitos.
  • Recoger la ropa.
  • Pasar el aspirador.
  • Poner o quitar el lavavajillas.

En definitiva, con el método de los encargos, estamos haciendo que los niños se acostumbren a ellos y formen parte de sus rutinas diarias. Así, una vez son responsables de las tareas que tienen que hacer, estas empiezan a formar parte de su día a día. En un futuro, el pequeño será independiente y no le costará realizar las tareas que tiene que hacer.