Melamil® con melatonina para que los niños duerman

Algunas veces, los profesionales recurren a los medicamentos para tratar algunos trastornos del sueño de la infancia. Conoce cuándo se utilizan y qué precauciones que hay que tener con ellos.
Melamil® con melatonina para que los niños duerman
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 13 abril, 2022

El sueño es reparador y cumple un papel clave en el desarrollo de los niños. Además, un buen descanso les permite crecer y recargar sus energías para afrontar mejor el nuevo día. Pero ¿qué pasa cuando el hábito de dormir no se establece adecuadamente e interfiere en el bienestar de los pequeños?

Actualmente, existe en el mercado un medicamento llamado Melamil® que contiene melatonina. Esta sustancia ayuda a inducir el sueño y por eso, se comercializa para que los niños duerman mejor.

No obstante, poco se sabe acerca de sus riesgos a mediano y a largo plazo y es necesario hacer un balance entre los riesgos y los beneficios de su uso en cada caso. A continuación, te vamos a contar todo lo que debes saber al respecto. ¡No dejes de leer!

El sueño de los niños

Es normal que a los niños les cueste conciliar el sueño, porque rebalsan de energía y esto les dificulta relajarse y dejarse llevar hacia el descanso reparador. Dormirlos puede volverse una tarea difícil para los padres, especialmente para aquellos que desean mantener una rutina con horarios fijos para cada actividad.

En general, la capacidad para conciliar y mantener el sueño durante toda la noche se adquiere con la edad y salvo situaciones excepcionales, los pequeños acaban durmiendo igual que los adultos algún día.

No obstante, se estima que entre un 15 y un 25 % de los niños y los adolescentes tienen problemas para dormir.

Por esta razón, algunos padres recurren al Melamil®, un medicamento de venta libre compuesto por melatonina, que les permite regular los ciclos de sueño de sus hijos. Pero, ¿conocen todos cómo funciona y si es apto para el uso en los infantes? A continuación, nos adentraremos en este tema.

concepto de reloj biologico sueno vigilia noche dia melatonina ritmo circadiano

¿Qué es la melatonina?

Primero que nada, vamos a hablar del componente principal del Melamil®, la melatonina. Esta sustancia es una hormona que se secreta naturalmente en la glándula pineal, que es un área del cerebro encargada de “invitarnos” a dormir.

La producción de dicha hormona inicia alrededor de los 3 meses de vida, hace un pico entre los 8 y 10 años y a partir de ahí, disminuye gradualmente con la edad. De hecho, durante la vejez sus niveles alcanzan solo el 10 % de lo que producen los jóvenes.

La melatonina se libera durante la noche, conforme se reduce el estímulo luminoso del ambiente. Su función es la de regular y sincronizar el ciclo de vigilia y sueño. Pero esta secreción puede alterarse por distintos factores y las personas que tienen baja producción tienden a sufrir de insomnio y de depresión.

Por este motivo, los científicos han desarrollado una forma sintética de melatonina para favorecer a la conciliación del sueño de aquellas personas con insomnio. Con la ingesta regular y algunos cambios en sus hábitos de vida, algunos logran dormir mejor y por más tiempo.

Melamil® con melatonina en los niños

La melatonina sintética se comercializa tanto para adultos como para niños. Pero en pediatría, su uso debe reservarse para ciertas patologías del sueño, como las que se describen a continuación:

  • Insomnio infantil: es una dificultad para dormir crónica, que altera la salud y el bienestar de los niños durante el día. En estos casos, se puede recurrir a este medicamento para favorecer la duración y la calidad del sueño.
  • Síndrome de piernas inquietas: cuando el pequeño padece este trastorno neurológico, su descanso nocturno suele verse muy afectado por la necesidad ininterrumpida de mover las piernas.
  • Síndrome de retraso de fase: esta condición se presenta cuando hay una alteración en el reloj biológico, con un retraso de al menos 2 horas en el horario de dormir y de despertar.
  • Trastornos del neurodesarrollo: ciertas condiciones del desarrollo, como el autismo o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pueden acompañarse de insomnio.

A pesar de que tu niño presente alguna de estas condiciones, lo recomendable es que el tratamiento sea prescrito por el médico de cabecera o por un especialista en sueño. Además, vale destacar que su uso está desaconsejado en bebés menores de 6 meses y niños con algunas patologías específicas.

A partir de los 6 meses los pediatras pueden indicar su uso con dosis progresivas, las cuales se ajustan a la respuesta del pequeño. El tratamiento tiene una duración de 4 semanas y se prolonga solo en casos puntuales. Finalmente, es necesario acompañarlo de medidas de higiene del sueño, como la buena alimentación, las rutinas y los estímulos ambientales favorables.

Como todo medicamento, la melatonina tiene efectos secundarios en los niños, como la somnolencia diurna, el aletargamiento, los dolores de cabeza y el aumento de la necesidad de orinar durante las noches.

¿Es seguro el uso del Melamil® con melatonina en los niños?

Hasta el momento, el consumo de melatonina ha demostrado ser beneficioso para los trastornos de sueño de los adultos, pero aún faltan de estudios científicos en niños pequeños que permitan evaluar su seguridad a largo plazo.

Según un comunicado de la Asociación Española de Pediatría, la escasez de evidencia en edad pediátrica justifica que este medicamento se use bajo estricta indicación médica y con el seguimiento apropiado.

Entonces, se debe tener en cuenta que el Melamil® con melatonina no es un medicamento para usar libremente, aunque se venda sin receta. El aval del pediatra o del especialista en sueño resulta imprescindible.

Lo que sí pueden hacer los padres en casa es revisar y ajustar las pautas de higiene del sueño, pues se ha demostrado que son las cuestiones que más fallas evidencian en los casos de trastornos de sueño infantil.

Niña conciliando el sueño

Higiene del sueño

Algunas claves que pueden ayudar a tu hijo a mejorar su descanso nocturno son las siguientes:

  • Mantener una rutina de sueño. No es necesario seguir un horario fijo, pero sí una secuencia estable que respete el ritmo circadiano normal.
  • Asegurar que el pequeño tenga un lugar determinado para dormir.
  • Evitar que utilice los dispositivos de luz azul (celulares, tabletas, televisión) y estímulos sonoros antes de dormir.
  • Enseñarle a conciliar el sueño por sí mismo, recostado en la cama.
  • Una hora antes de dormir, no ofrecerle refrescos ni dulces.
  • Evitar las siestas largas durante el día.

Ahora bien, en aquellos casos en los que estas medidas sean insuficientes y la calidad de vida de tu pequeño se vea afectada, conversa con tu pediatra acerca de la conveniencia de incluir otras estrategias en el tratamiento.

Te podría interesar...
Guía de higiene del sueño para niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Guía de higiene del sueño para niños

Para evitar los efectos perjudiciales del imsonio infantil debes seguir la guía de higiene del sueño para niños.Ya que, lograrás un buen patrón de ...