Medicamentos durante el embarazo: riesgos y consecuencias

En este post queremos aportar la mejor información para evitar situaciones de riesgo tanto para el feto como para la madre. Así mismo hacer énfasis sobre la importancia de concientizar a la población femenina en estado de gestación sobre el riesgo de la automedicación y consumo de fármacos, para evitar daños irreversibles a tu futuro bebé.

Durante la etapa del embarazo es recomendable evitar el consumo de fármacos, incluyendo suplementos nutricionales y plantas medicinales, ya que todo lo que la madre ingiere llega al torrente sanguíneo y pasa al feto, del mismo modo que pasan los nutrientes para el desarrollo fetal.

La recomendación obedece a que diversos organismos sanitarios, incluyendo la Organización Mundial de la Salud “OMS” estima que más del 90% de las mujeres en estado de gestación consumen fármacos o productos de venta libre, siendo estos los causantes del 3% de las anomalías congénitas.

Riesgos de consumir medicamentos durante el embarazo

El consumo de medicamentos sin prescripción médica durante la gestación, puede perjudicar la salud del feto y hasta en casos extremos provocar la muerte del mismo. Este tema suele ser extremadamente delicado y se debe ser absolutamente responsable a la hora de ingerirlos por las razones siguientes:

  • Los fármacos actúan directamente sobre el feto, afectando su desarrollo, pudiendo producir malformaciones y deformidades, lo que se denomina (Efecto Teratógeno).
  • Ataca los vasos sanguíneos de la placenta y reduce el intercambio de oxígeno y nutrientes entre el feto y la madre.
  • Contrae los músculos uterinos y disminuye la cantidad de sangre que debe recibir el feto, provocando anomalías congénitas.

Sin embargo, en cada trimestre del embarazo, el riesgo de afectación es diferente y dependerá de la edad del feto, naturaleza, potencia y dosis del medicamento consumido.

Primer Trimestre

Durante este tiempo se produce el desarrollo de los órganos, quedando el feto altamente vulnerable a todo lo que reciba de la placenta de la madre y el riesgo de que contraiga problemas de salud es elevado. Culminado este lapso, es probable que el consumo de fármacos no cause anomalías congénitas evidentes, pero sí altera el crecimiento y función de los tejidos.

Segundo Trimestre

 Durante esta etapa el consumo de fármacos puede afectar gravemente el crecimiento del bebé y desarrollo de su sistema nervioso. 

Tercer Trimestre

En esta última etapa el consumo de fármacos aumenta el riesgo al feto de presentar dificultad y complicación respiratoria posterior al parto. 

Regla de Oro: Consumir solo los medicamentos prescritos por tu médico tratante, en las cantidades y dosis indicadas, a fin de reducir las probabilidades de afectación del feto.

Medicamentos que no deben ser consumidos

Se debe tomar en cuenta que ciertos medicamentos pueden causar en el feto defectos congénitos graves, por ese motivo se debe evitar el consumo de los siguientes:

  • Aspirinas y otros analgésicos no esteroideos 
  • Ansiolíticos y antidepresivos 
  • Analgésicos opioides, barbitúricos 
  • Protectores de la mucosa gástrica 
  • Antiespasmódicos/anticonvulsionantes 
  • Litio 
  • Diuréticos y anabolizantes 
  • Antibióticos como las tetraciclinas o aminoglucósidos 
  • Ácido retinoico 
  • Yodo radioactivo y metimazol (para problemas tiroideos) 
  • Algunos fármacos para el acné y otros problemas cutáneos (como la isotetrinoína y el etetrinato) 
  • Quimioterapia oncológica (fármacos citostáticos) 
  • Hormonas sexuales, como los progestágenos sintéticos, las hormonas androgénicas (masculinizantes) y el dietilestilbestrol (DES), un estrógeno sintético 
  • Anfetaminas 
  • Anticoagulantes, algunos antiarrítmicos y antihipertensivos 
  • Algunos medicamentos para la caída del cabello 

Vacunas durante el embarazo

Si bien es cierto que las vacunas protegen al organismo de enfermedades virales, no es menos cierto que durante el embarazo no es recomendable la colocación de las mismas, ya que la mayoría de ellas contienen virus vivos que pueden causar infecciones a la placenta y al feto.

La decisión de usarlas dependerá de la situación de riesgo inminente a la que se encuentre expuesta cada futura mamá, evaluada previamente por supuesto por su médico tratante. 

 Recomendaciones Generales

Siendo el embarazo un período relativamente largo, en el cual las mujeres se encuentran expuestas a constantes cambios hormonales y en el que puede hacerse necesaria la administración de algún fármaco para resolver alguna condición médica propia de la gestación o padecimiento crónico, es aconsejable.

  • Mantener una buena comunicación con el médico tratante 
  • Valorar junto con tu médico la relación “Riesgo/Beneficio”, antes de tomar la decisión de tratar la enfermedad con los fármacos correspondientes, tomando en cuenta la dosis terapéutica y el tiempo de aplicación. 
  • Evitar aquellos fármacos con múltiples principios activos en su composición. 
  • Evitar en lo posible, aquellos fármacos de reciente comercialización. 

Es importante recordar que la prevención puede ayudarte a disfrutar de un embarazo feliz y tener un bebé sano.

 

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar