¿Qué mascota es mejor para mi hijo?

Marisol · 27 noviembre, 2015

Tener un animal en casa es difícil para muchas personas por el tiempo y la dedicación que implica, pero todos los que hemos tenido mascotas alguna vez, sabemos que un animal es una excelente compañía en la época de la infancia y vale la pena pasar un rato del día procurando que esté bien en todos los aspectos.

Hay muchos beneficios que se derivan de tener un perro o un gato, pero recuerda que si definitivamente no tienes los medios o el tiempo para cuidarla, lo más responsable es buscar otras opciones que tal vez no necesiten tanta atención.

Ventajas que tienen los niños que cuidan a un animal

  • Los niños con mascotas se vuelven mucho más responsables porque deben preocuparse por darle a su mascota el cuidado y atención que necesita. Tener un animal de compañía les ayuda a aprender a preocuparse por los demás.
  • Un niño que sabe cuidar a un animalito, se sentirá mucho mejor con su propio ser, su autoestima aumenta al sentirse orgullosos de sus logros en el crecimiento físico y el comportamiento de la mascota.
  • Contrario a lo que podría pensarse, tener una mascota desde pequeños nos hace menos propensos a desarrollar alergias y enfermedades como el asma. Los alérgenos que pueden tener algunos animales en sus pelajes, fortalecen el sistema inmunológico.
  • Los perros, por ejemplo, ayudarán a que tu hijo tenga una mayor cantidad de actividad física cada día. Una mascota es una buena compañía para hacer ejercicio.
  • Un animal en casta también permite que los chicos y los adolescentes tengan estados más profundos de relajación. El amor incondicional de una mascota evita sentimientos de ira y tristeza.
  • Aprender que todo acto su consecuencia es otra de las ventajas que resultan del cuidado de un animal. ¿Qué pasa si no alimentas a tus animales? ¿Si no limpias los espacios en los que habitan?
  • Las mascotas convierten a los niños en personas más comprometidas. Un animal no es un juguete y le demandará el desarrollo de la disciplina y el cuidado por otro ser que lo necesita.
  • El tener un animal que requiera de entrenamiento, también ayudará a tus hijos a construir un sentido más arraigado de disciplina. Para lograr los trucos y comportamientos que se esperan del animal, se requiere de práctica diaria durante varias horas.
56294649_4d40f94510_z

La mascota ideal para cada personalidad de niño

  • El perro: Es ideal para los niños que desarrollan vínculos afectivos muy fuertes. La relación con un canino es especialmente estrecha, seguramente se volverá su mejor amigo. Recuerda que los perros son los animales que requieren más cuidado y tiempo; no optes por un perro si no puedes cuidarlo adecuadamente.
  • Gato: los gatos son animales de compañía perfectos para los niños que no requieren tanta atención, los gatos no siempre están de ánimo para jugar así que requieren un amo tranquilo. Es importante que tengas en cuenta que si tienes un gato en casa desde que tu hijo nace, el riesgo de alergias es más bajo que cuando el animal llega después de unos meses.
  • Peces: el pez pequeño de acuario es la mejor decisión para los niños que nunca han tenido una mascota. Requiere poco cuidado pero los preparará para una rutina de mayor disciplina. La cantidad de alimento que se les da es uno de los hábitos que más deben controlarse.
  • Pájaros: los propietarios de pájaros como mascotas, deben ser niños que realmente amen los animales y les tengan paciencia; un pájaro puede ser muy sociable pero requiere tiempo para entrenarlos. Es importante que te documentes sobre las características de personalidad de cada especie antes de elegir una raza en especial.

"I deserve a treat!"

  • Hámster: debe estar en el hogar de una familia que quiere una mascota pero que aún no está preparada para un perro o un gato. El hámster es perfecto para las pequeñas viviendas siempre y cuando se mantenga vigilada la higiene de su hábitat. La orina del hámster emite un olor muy fuerte que requiere aseo especial.
  • Granja de hormigas: es la mascota perfecta para varoncitos entre los 5 y los 8 años que amen los insectos. Si eliges esta opción, debes tener cuidado porque de presentarse la fuga de un insecto, puedes tener graves problemas en casa.