Manual de cuidados básicos del recién nacido

“Ojalá los bebés vinieran con un manual de cuidados”, suelen decir las mamis primerizas durante los primeros días de vida de sus pequeñitos. Aunque el manual efectivamente no existe, queremos ofrecerte una pequeña guía para superar con buen pie los primeros meses de maternidad.

Los detalles con respecto a los cuidados básicos de un recién nacido son difíciles de enumerar. Sobre todo, porque no todos los bebés tienen las mismas necesidades. Algunos nacen con alguna condición que requiere atención especial, así que resulta una misión imposible dar con un manual en el que se plasmen absolutamente todos los ítems sobre este tema tan delicado.

Pero esto no es excusa para que nosotros no queramos ayudar a esas mamis primerizas que se sienten agobiadas ante la llegada del primogénito. A continuación les presentamos una trilogía de recomendaciones que facilitarán la complicada y maravillosa labor de ser mamá.

Cuidados: claves de alimentación

cuidados 3

Lo primero que deben saber las mamis es que no hay razones para desesperarse si sienten que no están produciendo suficiente leche materna en los días posteriores al parto. Los bebés poco a poco irán activando las hormonas oxitocina y prolactina, protagonistas en el proceso de producción de ese preciado líquido.

Mientras más tiempo pase tu bebé pegado al pecho, más fácil será la producción de leche. Un dato crucial es que durante los primeros días, de las glándulas mamarias sale una sustancia llamada calostro –previa a la leche- que tiene una carga inmunológica importante para el desarrollo de tu bebé.

No te asustes si crees que tu bebé no se está alimentando lo suficiente o que se deshidratará. Las primeras horas de vida, con unas pequeñas gotas de calostro habrá suficiente para satisfacer su diminuto estómago.

Cada niño recién nacida comienza de nuevo el mundo.

-Anónimo-

La producción de leche se incrementará de acuerdo al tiempo que tu bebé succione el pecho.

La clave para saber si tu bebé está extrayendo la leche que necesita es fijarte la cantidad de veces que debes cambiarlo. Si moja el pañal, es porque evidentemente no está deshidratado.

Cuidados: domesticar las horas de sueño

recién nacido 2

De acuerdo a los especialistas, un recién nacido puede llegar a dormir hasta 18 horas diarias; pero a lo que las mamis les inquieta es que esa fase de sueño no es continua, así que los niños suelen despertar en intervalos de dos a tres horas para ser alimentados.

Recordemos que dentro del vientre materno, los bebés dedicaban gran parte del tiempo a dormir porque dentro del útero no hay diferencia entre el día y la noche. ¿Entonces cómo hacer para ir ajustando las horas de sueños?

El pediatra venezolano Miguel Raga recomienda a las madres diseñar un horario para amamantar al bebé a partir de los 15 días de nacido. La estrategia consiste en despertar junto al bebé a las 6:00 horas del día para alimentarlo. A partir de esa primera toma, se debe alimentar al bebé en intervalos de tres horas. La estrategia sería esta: 6:00, 9:00, 12:00, 15:00, 18:00, 21:00.

Después de la última toma, a las 21:00 horas aproximadamente, el bebé podrá dormir más horas seguidas y su sueño será más profundo. Por supuesto que no podemos olvidar que debemos darle pecho a libre demanda, así que si se despierta en la madrugada, deberemos atender su petición de leche materna.

Un recién nacido puede llegar a dormir 18 horas diarias

La clave en este plan de alimentación es ser disciplinadas para poder ver los resultados, ya que varias madres consultadas aseguraron que con este método sus bebés lograron dormir toda la noche a partir del segundo mes.

Deposiciones

Las primeras deposiciones del bebé son muy oscuras, entre un color verdoso e incluso negro. Esto se llama meconio y tiene esta apariencia debido a que está compuesto por moco y secreciones que se fueron acumulando en el intestino del niño durante su desarrollo intrauterino.

Así que cuando veas que la primera vez que defeque tu hijo, el pañal esté cubierto por una sustancia viscosa y oscura, no tienes nada de qué preocuparte.

Su ciclo digestivo también se irá ajustando con cada hora que pase. Algunos bebés tienen dos deposiciones diarias, mientras otros pueden pasar 48 horas sin hacer nada. Para que estés segura que todo marcha bien, intenta llevar una libreta de anotaciones con la hora en la que defecó y cuéntale los detalles al pediatra cuando lleves al niño a sus primeros controles médicos.

Insistimos en que son muchos los cuidados básicos de un recién nacido. En esta oportunidad quisimos enfocarnos en sus necesidades básicas, ya que son las que más preocupan a las mamis que se esfuerzan por hacer un excelente trabajo.

No dejes que las responsabilidades que implica la maternidad te abrumen. Confía en ti y en tus capacidades. Te aseguramos que en el mundo no existe nadie mejor que tú para cuidar de tu bebé.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar