Mamá no tiene vacaciones

Después de que  nacen los hijos, la mamá no tiene vacaciones, esta tiene otras prioridades en su vida.  Atrás se quedan los días libres de descanso, donde si no querías hacer nada, simplemente no lo hacías. Ir a una fiesta para poder disfrutar, eso era antes, ahora ser madre implica muchas responsabilidades.

Poco a poco y hasta de un solo golpe dejas a un lado los paseos y las vacaciones, lo pones en un segundo plano. Levantarse a la hora del mediodía era lo más divino que hacías antes de quedar en estado. Quedarte en casa a ver películas en el sofá, sin tener la obligación de hacer la cena era otra.

Aunque la mayoría de las mujeres al crecer queremos formar una familia, ser madres implica dejar atrás muchas cosas. En lo adelante no podrás hacer todo lo que desees porque estarás muy ocupada cuidando de tu pequeño. Sin embargo, estar pendiente de tu hijo, cuidarlo, protegerlo, jugar con él es disfrutar de la vida plenamente.

3767c3b0511037522a02c69111283a1a

Las responsabilidades de mamá son muchas, pero la mayoría se cumplen con amor. Mamá no se va de vacaciones porque para ella es imposible dejar de hacer lo que le gusta: cuidar a su familia. No es que nuestra madre se queda en casa mientras nosotros paseamos, ella no se deja ver.

Cuando los niños están en el colegio puedes descansar un poco, pero no, ya estás tan acostumbrada a hacer los quehaceres. Otras veces estarás tan acostumbrada que los harás para no aburrirte. Estar en permanente movimiento durante el día es lo que te mantiene activa.

Si estás sin hacer nada, buscas alguna manera de ocuparte en cualquier cosa para poder distraerte. En este caso solo parece que haces tiempo mientras llega la hora de buscar a tus hijos en la escuela. Una madre podría decir que para ella no existe descanso si no tiene a la vista a su pequeño.

Las vacaciones de mamá son diferentes

Siendo madres las vacaciones dejan de existir. Los paseos de un lado a otro para que el bebé se duerma, son cosas que harás durante mucho tiempo. No nos ven relajadas, estamos siempre tensas, las horas de sueño no serán compatibles. A mamá no se la ve en las fotos del paseo, ella las toma o estará preparando la merienda. La rutina de las mamás en la época de ocio es más o menos esta.

  • Los fines de semana, cuando los niños no tienen clases, allí aumentan las actividades en la casa
  • Igual te levantas temprano a hacerles desayuno.
  • De igual forma, los paseos serán agotadores para ti, aunque disfrutaras mucho de la compañía familiar.
  • Los viajes pasan a ser pronósticos y de allí no pasa, hasta que los niños terminen el periodo escolar.
Las vacaciones de mamá

Y todavía nos preguntan ¿por qué no nos relajamos si estamos en vacaciones? Durante las vacaciones nos preocupamos por muchas cosas. Los días son más largos porque los niños están la mayoría del tiempo en casa.

Un día de playa nos preocupamos y estamos al pendiente observando si los niños se meten al agua. Tememos que se ahoguen o pasen mucho tiempo bajo el sol. Con frecuencia los acompañamos para evitar algún accidente y evitamos que se coman la arena mientras juegan con ella.

El único momento donde podemos relajarnos un rato es cuando nos visita nuestra madre y hermanas. En ese tiempo ellas están pendientes de los niños distrayéndolos mientras descansamos en el sofá y conversando plenamente compartiendo un rato agradable. Sin embargo, no todas podemos hablar de que este momento llega con frecuencia, a algunas nunca nos pasa.

¿Habrá vacaciones algún día para mamá?

Sin duda alguna las vacaciones pueden volver después de que tus hijos sean independientes. Sin embargo, siempre habrá una cosa en las que tus hijos necesitarán de tu ayuda de alguna forma. Siempre llamarás y estarás al pendiente para saber si están bien, si han comido, si han hecho tus tareas. El trabajo de la madre nunca termina, no tenemos vacaciones precisamente cuando hay vacaciones.

Somos madres 24/7 sin días festivos, pero eso sí, bien pagados con las sonrisas de tus hijos y besos babeados. Muchos juegos donde puedas disfrutar de sus alegrías y diversiones se dan bien en vacaciones. Desde luego, ser madre es la dedicación más plena.

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar