¿Eres madre de varios hijos? Estos consejos te ayudarán a recobrar la calma

Amanda · 9 junio, 2017

Una mujer con varios hijos puede llegar a perder la calma con frecuencia. A veces las edades de los niños son difíciles de manejar, en especial cuando las diferencias limitan la convivencia. Aunque algunos aseguran que mientras más hijos el estrés es menor, habrá que preguntar qué opinan las afectadas.

Se sabe que incluso con un par de hijos puede ser complicada la crianza. En ocasiones su comportamiento enreda las cosas, pero por lo general se trata de un asunto de rutina. Las tareas del hogar, el trabajo, la escuela y el ajetreo diario puede ser más difícil de manejar cuando tenemos más hijos.

Con seguridad podemos decir que ninguna madre va a fallecer por no poder con la crianza. De alguna manera la mujer es capaz de resolver la mayoría de las complicaciones. Cuando llega el día de verlos adultos y responsables, sabremos que lo hicimos bien. No morimos en el intento, pudimos criar a varios hijos sin consecuencias que lamentar.

Tengo varios hijos, necesito mantener la calma

Por muy dura que sea la tarea, mamá necesita conservar la calma en todo momento. No obstante, como sabemos, a veces hay momentos donde hasta un solo hijo puede hacernos perder la cordura. Mantener la serenidad es determinante en muchos casos, pues los impulsos y el descontrol pueden ser peligrosos cuando tenemos niños.

Consejos para mantener la calma

Dar prioridad a ciertas cosas

Los hijos pueden llegar a ocupar la mayor parte de nuestro tiempo, pero siempre habrá cosas personales que son importantes. No tengamos miedo de elegir algo que nos pertenezca para cumplirlo como prioridad.

Es muy útil para renovarnos poder hacer algo que nos reconforte, que podamos hacer a diario. La ida al gimnasio, una caminata, un rato de música o sumergirnos en la tina, debe ser prioritario para nosotros en algún momento del día.

La idea es que este tiempo para nosotros no sea negociable. Para que sea una actividad que valga la pena en nuestra vida, debe estar por encima de cualquier otra. Es seguro que este momento recompondrá el resto del día.

Reconoce que no eres la mujer maravilla

Cuando nos concientizamos de que no tenemos el tiempo y la capacidad para todo, la vida se vuelve más sencilla. Por ahí dicen que el problema es creer que tenemos tiempo. Podríamos evitar mucho estrés asumiendo que no podemos solucionar todo.

Nos concentramos en que todo sea perfercto, pero somos humanas, no heroínas. Es conveniente dejar de agregar tareas a las que ya tenemos, nos estresa más. Recordemos que no solo nos afecta a nosostros, también a nuestros hijos y el tiempo que les dedicamos.

 

Pon límites y haz que sean respetados

Es común que las madres nos sobrecarguemos porque aun con nuestras limitaciones, asumimos otros retos. Con frecuencia tales retos son impuestos. Es decir, viene el pequeño con cierto requerimiento y en lugar de decir que no se puede, lo aceptamos.

En este caso, lo más recomendable es mantener nuestra posición, no es no. Intenta dejar claros los límites: “esto no se toca”, “hasta esta hora”, “estoy descansando”. Además de establecer límites, es importante mantenerlos, hacerlos valer y respetar.

Al respecto, recomendamos no ceder ante los berrinches acerca de puntos ya establecidos. Recordemos que lo que corrijamos en la infancia los forjará como adultos.

 

No tengas miedo de pedir ayuda

Dejarnos ayudar a veces es difícil, no queremos que otros interfieran en nuestra metodología. Sin embargo, la ayuda nunca está de más, sobre todo cuando tenemos varios hijos. Cuando vas a darte un tiempo personal la ayuda es inprescindible.

Recuerda que tu pareja tiene igual responsabilidad que tú. Algunas veces también contamos con otros familiares que estan dispuestos a darnos una mano. Reconocer que necesitamos ayuda es el primer paso para mejorar algunos aspectos que nos hacen perder la calma.