Cómo los padres se pueden preparar emocionalmente para el parto

Cuando pensamos en el parto lo normal es pensar en la madre y en cómo se puede sentir en esos momentos, total… es ella quien tiene que hacer todo el trabajo para traer al bebé a este mundo. Pero la realidad es que el parto también puede ser un viaje emocional para los padres, por eso es importante que ellos también se preparen emocionalmente para este momento tan esperado.

El padre también espera que todo salga bien, que el bebé llegue sano y que la mujer se encuentre bien lo antes posible. También le pone nervioso ver a la madre de su bebé sintiéndose tan mal y teniendo que esforzarse de una forma casi inhumana para poder traer vida a este mundo.

Por todo esto también hay que tener en cuenta a los padres, porque ellos también forman parte de la crianza de sus hijos desde el momento en que la mujer se queda embarazada. Ellos no llevan al bebé en su vientre, pero sienten preocupaciones y nervios del mismo modo.

A continuación en EresMamá vamos a explicaros algunas formas para que el futuro papá que está nervioso pueda estarlo menos y se centre en que el parto es un proceso y que todo saldrá bien. Si eres un padre que está nervioso y necesitas prepararte emocionalmente, sigue leyendo, ¡te vendrá bien!

Hacer ejercicio

hombre-ejercicio1

Hacer ejercicio es bueno para tu salud física, pero también para tu salud emocional. El ejercicio físico te ayudará a liberar el estrés y para liberarte de todos los miedos que tienes en tu interior. Elige un miedo y haz ejercicio cada día para liberarte de él y así hasta que todos hayan desaparecido de tu lista.

Llora todo lo que necesites

La cultura popular obliga a los hombres a que se aguanten las ganas de llorar. Pero eso es contraproducente porque eso se convertirá en emociones negativas no tratadas que se enquistan. En un hombre esto se convierte en ira, depresión o irritabilidad. No hay que llegar a eso. 

La supresión de emociones no es bueno para nadie, así que si necesitas llorar para aliviar la tensión que tienes acumulada, entonces no lo dudes y empieza a estar en contacto con tus sentimientos. Esto te hará también estar en contacto contigo mismo y con tu interior.

Puedes ser vulnerable

Sí, puedes serlo… puedes permitirte serlo si quieres. El viaje a la paternidad es un camino complicado y lo vas a experimentar junto con tu pareja. Habla con ella acerca de tus preocupaciones o temores, conversad sobre cualquier pregunta que puedas tener sobre el parto. No importa si crees que es una pregunta absurda, lo absurdo es quedarte con la duda.

bebes_560x280

Experiencia con bebés

Si puedes tener experiencia con bebés de amigos tuyos que hayan sido padres recientemente o de amigos, esto te puede ayudar a eliminar los temores que puedes tener acerca de cómo cuidar a un recién nacido. También de dará confianza con tu bebé.  Es cierto que los recién nacidos son frágiles, pero no se van a romper si los sabes coger bien.

Asistes a clases de preparación al parte

Asistir a clases de preparación al parto te ayudará a saber qué esperar cuando llegue el momento. Para luchar contra la incertidumbre solo tendrás que tener conocimiento y ser consciente de lo que viene a continuación. Si te sientes preparado y con la información pertinente estarás más seguro y también transmitirás calma a tu pareja. 

Pregunta a tu pareja qué prefiere

El trabajo del parto es un trabajo duro y quizá puedas sentirte fuera de lugar. Evita que esto suceda y habla con tu pareja para que te diga qué es lo que puedes hacer mientras trae a tu hijo al mundo. Tendrás que ser su apoyo físico y también emocional. Que estés a su lado es lo más importante.

Comida y agua

Antes de ir al hospital no olvides preparar una bolsa donde lleves -la bolsa del bebé y de la madre seguramente la habrá dejado lista la futura mamá-, comida que os guste y bebidas para cuando sea necesario. Seguramente después de dar a luz a vuestro bebé tu mujer quiera agua e incluso algunos dulces. Dale esa sorpresa cuando esté tranquila.

Reflexiona sobre lo que vendrá

Es necesario que tomes un tiempo para ti y reflexiones sobre cómo va a cambiar tu vida a partir de ahora. La paternidad no es un camino que esté lleno de rosas, pero sí es el camino más hermoso que puedas transitar. Recuerda que para poder disfrutar de las mejores vistas, tienes que primero pasar algunas pruebas que te pone la naturaleza. 

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar