¿Por qué es bueno que los niños jueguen en el parque?

Mervis Romero 8 julio, 2018
¿Te has preguntado por qué es bueno que los niños jueguen en el parque? La respuesta es motivadora cuando se trata del bienestar de los pequeños de la casa.

Aunque ya no es tan habitual como quizás lo fue en tu infancia, es bueno salir y dejar que los niños jueguen en el parque para que se despejen, interactúen con otros niños y se diviertan. No obstante, hoy en día este sencillo pasatiempo ha tomado un gran valor, dado que resulta poco común ante la comodidad que brindan los dispositivos electrónicos y, en general, la vida establecida en torno a la tecnología.

Es bueno que los niños jueguen en el parque porque pueden correr, gritar, reír y sentirse ‘libres’. En el momento juegan y luego, conseguirán tener buenos recuerdos de esos ratos tras un árbol jugando al escondite, o simplemente sentados bajo el sol mirando las hormigas.

Es bueno que los niños jueguen en el parque por los múltiples benéficios que les aporta

Aunque no te hayas dado cuenta, los juegos al aire libre y el contacto con la naturaleza influyen de manera positiva en el desarrollo integral de los niños. Descubre algunos beneficios de hacerlo:

¿Por qué es bueno que los niños jueguen al aire libre?

Favorece el ejercicio físico

Muchas de las estaciones que se encuentran en los parques están diseñadas con el objetivo de incrementar el desarrollo físico del niño. Por ejemplo, fortalecen cada una de sus extremidades y mantienen a los niños activos, lo que permite el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Además, desarrollan sus capacidades motrices.

Desarrolla la creatividad de los niños

Es bueno que los niños jueguen en el parque, puesto que los incita a desarrollar su creatividad. Los espacios al aire libre donde no hay nada organizado favorecen su imaginación. Estimula su curiosidad, los obliga a crear ideas de juegos y actividades, los ayuda a tomar decisiones y resolver dificultades. El amplio espacio de áreas verdes en los parques hace que sean ellos quienes pongan límites.

Mejora la salud mental

Los juegos al aire libre también aportan beneficios psicológicos y mentales, aunque estos no son evidentes a simple vista. Le permiten al niño enfrentar sus miedos, crean sentimientos de logros por lo que aumenta la autoestima.

Beneficios sociales

Llevar tu hijo al parque lo ayuda a desarrollar excelentes relaciones  personales con los demás niños y adultos. Especialmente, a los niños tímidos o retraídos.

Crean autonomía

Los niños que juegan al aire libre regularmente son más independientes, y autónomos. Esto los ayuda a enfrentarse a los problemas y a buscar soluciones por sí mismos.

Son autosuficientes

El juego les proporciona a los pequeños confianza en sí mismos para conocerse mejor. Y en base a lo que quieren, desarrollan sus propios intereses. Esto les hace sentir que pueden controlar su vida.

Fortalece los vínculos familiares

El jugar en el parque en grupos familiares es una buena manera de darle atención y dedicar tiempo de calidad a tus hijos. Por consiguiente, los niños se sienten amados por toda la familia, y en consecuencia, actúan recíprocamente.

4 juegos que reportan beneficios específicos en los niños

¿Por qué es bueno que los niños jueguen al aire libre?

Es bueno que los niños jueguen en el parque, pues cada uno de los juegos contribuye al desarrollo físico y mental de los niños de una forma divertida. Apunta los siguientes juegos para que tus hijos disfruten sanamente.

  1. Las pelotas. Al estar atentos a los desplazamientos de la pelota, favorecen el pensamiento de los niños y comienzan a establecer relaciones espaciales.
  2. Columpiarse. Entrena su equilibrio y aumenta su desarrollo psicomotríz, además, estimula a los niños a pensar de forma creativa y a resolver problemas.
  3. Los túneles. Agilizan los movimientos de gateo, enseñan a los pequeños a controlar el tiempo y espacio.
  4. Los juegos al aire libre. Aquellos juegos en donde dan vueltas, trabajan el oído y el equilibrio, también, adquieren destrezas para leer y escribir. Jugar con tierra y arena les fortalece los músculos de las manos y brazos, desarrollan la motricidad fina. Además, le educa el cerebro a conocer lo suave, blando, duro o grueso, al palpar con sus manos y llenarse de estos elementos.

El placer de estar al aire libre genera un estado de ánimo positivo. Lo cual evita la depresión en ellos. Para potenciar los logros de tus hijos al jugar en el parque, llévalo habitualmente y a una hora fija. Puede que coincidan con otras familias varias veces, pues de esta forma a los niños les resulta más sencillo establecer relaciones sociales.

Lleva tus hijos al parque y evita perjudicar su salud

En la sociedad actual los niños dedican la mayor parte del tiempo libre a jugar con dispositivos electrónicos. De tal manera que estos llevan una vida sedentaria desde muy pequeños. Además, gran cantidad de videojuegos son violentos e inciden en el carácter irritante y agresivo de muchos niños.

Seguramente estás convencido de que es bueno que los niños jueguen en el parque, pues de una forma divertida y placentera contribuyes al sano crecimiento de tus pequeños.

Te puede gustar