Los mejores juegos al aire libre para niños

Agetna · 4 octubre, 2017

Nunca habrá nada igual a los juegos al aire libre. Aquellos que nos ayudaron a crear momentos muy preciados y que nunca olvidaremos. ¿Cuántas veces no jugamos al aire libre, corrimos, exploramos e imaginamos mundos de posibilidades infinitas?

Bien sea en el campo, en la playa, en el patio trasero o en el jardín de la abuela, siempre se puede disfrutar de un espacio abierto para compartir juegos mucho más dinámicos que los que se pueden desarrollar dentro del hogar.

Si bien es cierto que cada día, nos recluimos más en casa por razones de seguridad, no debemos descuidar este aspecto, ya que contribuye en gran parte al desarrollo de nuestros hijos y sobre todo, a salud física y a su bienestar en general.

Los juegos al aire libre para niños son de los más recomendados durante las primeras etapas de vida. ¿Por qué? porque además de divertir y colaborar en el desarrollo de los niños, les permite ejercitarse y llenarse de nuevas energías, a la vez que liberan tensiones.

Beneficios de los juegos al aire libre

Los juegos al aire libre para niños ofrecen diversos beneficios. Mientras juegan los niños:

  • Se ejercitan físicamente y aprenden a conocerse mejor. En este sentido, aprenden cuán rápido pueden correr, saltar, nadar, entre otros aspectos afines.
  • Ponen en práctica diversas habilidades y exploran sus propias capacidades.
  • Liberan endorfinas, mejor conocidas por ser las hormonas de la felicidad y el bienestar.
  • Hacen contacto directo con la naturaleza y el medio ambiente en general.
  • Potencian sus habilidades sociales a través la adopción de diversos roles ficticios en el juego.
    • Tienen la oportunidad de hacer nuevas amistades, adquirir experiencias positivas, y relacionarse con otros niños.
    • Los juegos al aire libre permiten a los niños percibir las diferencias que existen con sus otros compañeros de juego, y aprovecharlas todas para lograr más y mejor diversión. Esto es uno de los aspectos más bonitos del juego, permite conectar más allá de las diferencias y ser altamente cooperativos.
    • Combaten su timidez. Para aquellos niños tímidos los juegos al aire libre les ayudan a liberar la tensión acumulada e integrarse progresivamente a los grupos a su alrededor.
      Jugar al aire libre permite a los niños liberar tensiones, recargar las baterías y entretenerse
  • Aumenta su motivación y estimulan su creatividad al investigar el mundo que les rodea. Se hacen preguntas e intentan responderlas, ya sea por sí mismos o acercándose a otros. Esto promueve su curiosidad y les impulsa a no conformarse con lo que ya daban por hecho o creían saber.
  • Desarrollan su autonomía. Experimentan cómo es estar lejos de las miradas de sus padres y de qué forma pueden y deben actuar sin ellos alrededor. Así aprenden a tomar sus propias decisiones al sentirse capaces de hacer cosas por sí solos, y ser responsables de sí mismos.

 

Los mejores juegos al aire libre para niños

A continuación, te ofrecemos una lista de los mejores juegos al aire libre de todos los tiempos para que tus hijos disfruten al máximo de la experiencia en un entorno distinto al hogar o el colegio. Comprobarás que tú también compartirás una que otra risa al ver sus ocurrencias y rememorar

El teléfono roto

Se hace una fila. El primer niño susurra un mensaje al oído del siguiente. El mensaje se sigue pasando de niño a niño hasta que el último debe decir en alta voz el mensaje que le llegó. Luego, el primer participante dice cuál fue el mensaje original que él emitió. Este juego puede hacerse por equipos.

Halar la soga

Se arman dos filas. Se coge la soga y se le hacen dos nudos para determinar a partir de dónde comenzará a tirar cada equipo. Los niños deben ponerse uno detrás del otro según su equipo y agarrar la soga. Delante de los dos primeros niños y en el suelo se marcarán dos señales para definir el área de cada cual.

A la señal cada equipo, se halará la soga para su lado hasta ver cuál de los dos puede más y hace que el otro traspase su marca.

Carreras de sacos

En la carrera de sacos se arman dos equipos y se buscan dos sacos iguales preferiblemente de algún tipo de tela. Hay que definir dos metas (una para cada equipo) las cuáles habrá que bordear para regresar a la fila de competidores que esperan.

Las carreras de sacos brindan momentos de esparcimiento muy divertidos

Los dos primeros niños tienen que introducir ambos pies dentro de los sacos y aguantar la tela que seguramente les llegará hasta la cintura. El desplazamiento se realiza dando saltos con los pies juntos. Luego de dar la vuelta, cuando cada niño llegue a su equipo, se hará un relevo de corredores lo más rápido posible, para poder llegar a la meta.

Cabe destacar que la carrera de sacos es sin duda uno de los clásicos juegos al aire libre que más risas pueden sacarle a un niño. Además, los adultos también pueden participar si lo desean.

Guerra de agua

En la guerra de agua el objetivo principal es mojar lo más posible al equipo contrario. Para ello, es necesario determinar un área en específico para jugar (territorio o zona de juego) que sea amplia.

Luego, se distribuyen diversos baldes llenos de agua a lo largo del terreno y se dejan vasitos plásticos o pistolas de agua para que los niños puedan tomarlas y mojar al miembro del equipo contrario que tenga más próximo. Ganará el equipo que más seco quede, o, si se hace individual, el niño que esté menos mojado.

Carrera de tres pies

En la carrera de tres pies cada niño buscará a un compañero y se parará a su lado. Otra persona les amarrará las dos piernas que le quedan juntas (una de cada cuál). Este juego consiste en salir disparado a toda velocidad a ver cuáles son los compañeros que mejor coordinan el paso o la carrera y, con tres pies, llegan primero a la meta.

Lo recién hechos siameses deben coordinarse bien para no lastimar al compañero en plena carrera. Por esta razón, es necesario que la distancia a recorrer sea relativamente corta, en un espacio preferiblemente plano, para evitar accidentes.

Otra opción es realizar esta actividad en la playa, en donde la arena podrá amortiguar cualquier caída.

Otros juegos al aire libre para niños

Otros juegos al aire libre para niños que no podemos dejar de mencionarte son:

  • El hula hop.
  • Bailar la cuerda.
  • El juego del limbo.
  • El balón prisionero.
  • Jugar a las canicas
  • Hacer pompas de jabón gigantes.

También los bebés pueden jugar

Como nadie se puede quedar atrás en el tren de la diversión, te sugerimos que incluyas a tu bebé en ciertas actividades de bajo riesgo. Por ejemplo, puedes sentarte con él sobre una toalla y hacer pompas de jabón para que se ría, tomarlo en brazos y jugar a los cachorros, y opciones de este estilo.

No olvides trasladar algunos de sus juegos sensopáticos al exterior de vez en cuando, no solo por cambiar el entorno sino para presentarle al bebé distintos escenarios y estimular sus sentidos.

En conclusión, existen muchas actividades lúdicas que son importantes para el desarrollo individual. Los niños necesitan fortalecer su cuerpo además de aprender, explorar, y divertirse en distintos entornos. Invítales tú misma a realizar juegos al aire libre