Los mejores chistes de Jaimito para niños

Francisco María García · 20 octubre, 2017

Los mejores chistes de Jaimito para niños son los elegidos a la hora de entretener a los pequeños. En cumpleaños, fiestas, viajes largos o hasta recreos en la escuela los chistes son una herramienta muy útil para despertar la risa y estimular el buen humor en los niños.

Cuando los niños empiezan el colegio, es normal que compartan chistes con sus compañeros. Repiten los que han aprendido en su casa y aprenden los que escuchan. Lo cierto es que a través de los chistes los niños se relacionan, se ríen y aprenden a disfrutar con la agudeza y el ingenio.

¿Qué caracteriza a los mejores chistes de Jaimito para niños?

Los chistes de Jaimito para niños conjugan algunas características que los hacen especiales:

  • Tienen un lenguaje adaptado al de los pequeños.
  • Poseen un humor sencillo y fácil que el niño logra captar con facilidad.
  • No son excesivamente largos, por lo que el niño los recuerdan sin esfuerzo.
  • Jaimito es un niño bastante travieso. Continuamente está haciendo preguntas pícaras y gastándole bromas a la gente. Esto lo hace de por sí gracioso.
  • Se refieren a lugares y personas que los niños identifican bien: el colegio, la familia o los amigos.

 Los mejores chistes de Jaimito para niños

Te dejamos algunos ejemplos de chistes de Jaimito para niños que seguro fascinarán a tu hijo:

  • Jaimito y su familia 

– Mamá, mamá, ¿las peras son transparentes?

– No, hijo mío.

– Entonces he comprado un kilo de bombillas.

 

– Mamá, mamá, no me esperes esta tarde.

– ¿Por qué, hijo mío?

– Porque ya llegué.

 

– Mamá, mamá, ¿en qué mano va este guante?

– En la derecha, Jaimito.

– ¿Y el otro?

 

– Mamá, mamá, ¿me puedes dar 3 euros para un hombre que está gritando en la calle?

– Claro que sí. Toma, hijo. ¡Qué gran corazón tienes! ¿Qué grita ese

hombre?

– Grita “¡Helados a 3 euros!”.

Los beneficios de la risa se observan a corto y largo plazo.

– Mamá, mamá, la comida está muy rica.

– Pues repite, hijo, repite.

– Mamá, mamá, la comida está muy rica.

 

 

– Mamá, mamá, tengo una noticia buena y una mala.

– Dime la buena, hijo.

– He aprobado todas las materias.

– ¡Qué bien! ¿Y la mala?

– Que es mentira.

 

El padre de Jaimito le pregunta:

– ¿Por qué pones las manzanas en la ventana, hijo?

– Porque hace un frío que pela.

 

  • Jaimito en la escuela

 – A ver, Jaimito. Nómbrame tres integrantes de la familia de los

roedores.

– Y….  papá roedor, mamá roedora y bebé roedor.

 

– Jaimito, dime una palabra que empiece con “d”.

– Ayer.

– “Ayer” no empieza con “d”.

– ¿Cómo no? Ayer fue domingo.

 

– Imagina, Jaimito. ¿Cómo ves a tu escuela ideal?

– Cerrada, maestra.

La risa en los niños les ayuda a ser felices.

– Es tu turno, Jaimito. Dime las formas verbales del verbo “nadar”.

Jaimito dice gritando:

– Yo nado, tú nadas…

– Más bajito, Jaimito ― indica la profesora.

Jaimito responde:

– Yo buceo, tú buceas…

 

– Piensa, Jaimito. ¿Qué planeta viene después de Marte?

– Miércole, maestra.

 

– Maestra, usted no me regañaría por algo que no he hecho, ¿verdad?

– Claro que no, Jaimito.

– Menos mal, porque no he hecho los deberes.

Los mejores chistes de Jaimito están pensados para hacer reír a toda la familia.

– Jaimito, ¿de dónde sale la porcelana?

– De la porceoveja.

 

– Jaimito, si digo “fui rica” es pasado, ¿verdad?

– Sí, maestra.

– Y si digo “soy hermosa” ¿qué es?

– Exceso de imaginación.

 

– Jaimito, dime cinco cosas que contengan leche.

– Cinco vacas, maestra.

 

– Di, Jaimito. ¿Por qué en invierno los días son más cortos y en verano son más largos?

– Porque el calor expande las cosas y el frío las contrae.

Chistes sagaces y divertidos

La sagacidad y la travesura están presentes en los mejores chistes de Jaimito para niños. Jugando con las palabras, Jaimito siempre es capaz de encontrar de la manera más ocurrente una salida a la situación en que se encuentra.

Chispeantes y divertidos, los mejores cuentos de Jaimito para niños no pueden faltar allí donde se quiera ver sonreír a los niños. Su vigencia perdura a través del tiempo, y no hay niño que se resista a su gracia.

Muchas son las historias que se cuentan acerca del origen de este personaje que ha acompañado a tantas generaciones de niños. Pero lo cierto es que no se reconoce un único autor o creador del mismo. Jaimito y sus chistes crecen y evolucionan con cada divertida aportación de quien tenga el sentido del humor como una de sus mayores cualidades.