Los maravillosos mundos de los niños

Pedro · 18 julio, 2016

Los niños crean mundos maravillosos a su alrededor. Planetas llenos de vida extraterrestre, objetos que cobran vida, animales que hablan, idiomas propios, personas que les entienden… todo es posible en la mente de un pequeño.

No olvidemos que nuestros hijos están descubriendo el mundo ya desde el mismo día en que nacen. Desde ese momento, todo para ellos es una aventura de descubrimientos y aprendizajes constantes que en realidad no se detiene nunca.

Sin embargo, esos famosos cerebros infantiles que llamamos coloquialmente “esponjas”, pues aprenden con suma facilidad, también están llenos de energía, carácter y mucha, muchísima imaginación.

De ahí la importancia de que en la fase infantil de todo ser humano, cuando más proclive es al aprendizaje, sepamos empatizar con ellos y entender esos maravillosos mundos que los niños crean y de los que nosotras, como madres, debemos ser partícipes.

La empatía para entrar en el mundo del niño

Nadie ha nacido siendo madre. Aunque es una fortuna, todas hemos sufrido un largo proceso de vida y aprendizaje hasta llegar aquí. Y ahora es el momento de poner en práctica todas esas enseñanzas y entender mejor a nuestros hijos.

Para comprender qué pasa por la cabeza de un niño, nada como la empatía. Si nos referimos a una definición literal, se la denomina como la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona.

Es decir, que debemos ser partícipes de los sentimientos y las realidades de nuestros hijos. ¿Cómo ven el mundo? ¿Qué les afecta? ¿Qué les asusta? ¿Qué les conmueve? ¿Cómo quieren desarrollarse? ¿Cuáles son sus talentos?

Además, más allá de preocuparnos únicamente de su salud, su crianza y su desarrollo óptimo a todos los niveles, hemos de empatizar con su mundo particular. Ese que solo está en su mente y se puebla día a día de imaginación y aventuras increíbles.

maxresdefault

Los imaginativos mundos de los niños

Si bien es cierto que los propios avatares de la vida y la misma evolución humana nos conduce por caminos en los que se va perdiendo progresivamente la imaginación y aumenta el realismo y el apego a cuanto vemos y nos atañe, no hay que perder jamás el contacto con los sueños.

La innovación, la creatividad o el desarrollo del talento están íntimamente ligados a la imaginación. Además, estas competencias son hoy día más demandadas y requeridas en proyectos y empresas profesionales de toda índole.

Quiere esto decir que competencias muy valoradas en la actualidad también nos han de servir para empatizar con nuestros pequeños para aprender a entender esos mundos maravillosos llenos de fantasía e imaginación.

Porque como puedes observar, potenciar su imaginación también sirve para desarrollar las capacidades de creatividad e innovación de nuestro pequeño. De esta forma, no solo estamos ayudando a crear un mundo bello para él, también le estamos ofreciendo una formación formidable de cara a su futuro.

Por eso es básico empatizar con el pequeño, entender lo mejor posible cómo es su mundo y poder ser partícipe de esas aventuras que tu niño vive a diario y que le permiten ser feliz, pleno y creativo cada día de su vida.

baby-1152676_960_720

Cómo entro en su mundo

Entrar en el mundo de un pequeño es un ejercicio realmente sencillo, y a la vez complejo. Es simple porque todas fuimos niñas una vez y vivimos esas mismas maravillas. Es difícil porque muchas hemos olvidado lo que es eso.

La empatía es totalmente necesaria para entender al pequeño. Pero también la observación. Mira cómo actúa y comprende por qué hace cada cosa. Además, es importante retomar a nuestro yo infantil para volver a estados pasados. Es obligatorio retornar a ser niños para saber qué sucede en la mente de tu hijo. Conocer qué le gusta, le inquieta o le divierte.

Otro detalle básico es perder el miedo al ridículo. Si hace falta bailar, inventar un lenguaje, hacer el payaso o dar saltos como una liebre, hazlo. No solo te sentirás liberada, además, tu hijo encontrará una compañera de aventuras ideal en ti.

No olvides que ser parte de los maravillosos mundos de los niños no solo hará la vida de tu hijo más divertida, plena y feliz, también le ayudas a desarrollarse adecuadamente y te permitirá conectar con tu yo infantil, mucho más importante para tu bienestar y salud de lo que a priori puedas imaginar.