Cómo conectar emocionalmente con tu hijo adolescente

María José 15 julio, 2016

El trabajo de todos los padres es satisfacer las necesidades emocionales de los hijos en cada etapa de su desarrollo para que puedan avanzar hacia las exigencias que tendrán lugar en la siguiente etapa. En los años de la adolescencia, todo lo que se ha hecho bien y mal en la crianza sale a flote.  Los padres deben invitar a sus hijos a confiar en ellos de forma emocional hasta que estén emocionalmente listos para depender de sí mismos.

Con demasiada frecuencia, en la cultura occidental se deja que los adolescentes transfieran su dependencia emocional fuera de la familia, algo que puede crear resultados desastrosos. Los adolescentes a menudo renuncian a la guía de sus padres para después darse cuenta de la dura realidad y se dan cuenta de que los otros adolescentes no tienen el desarrollo que ellos necesitan para crecer.

No es adecuado para un adolescente alejarse emocionalmente de sus padres ni tampoco que estos lo permitan, pues sería una clara señal de una relación dañada. Cuando esto ocurre, nunca es demasiado tarde para volver a conectar emocionalmente con un hijo adolescente, siempre será un buen momento para acercarse a él. Pero, ¿cómo puedes conectar con tu hijo?

Tu hijo adolescente te necesita emocionalmente

El primer paso es darte cuenta de que aunque tu hijo solo quiera proclamar su independencia, la realidad es que te necesita emocionalmente casi como el respirar. Que quiera ser independiente para mostrar su identidad personal, no significa que no pueda estar en contacto contigo.

Si respetas a tu hijo a que ejerza su propio juicio y a ser él mismo, podrás ver quién es tu hijo sin necesidad de entrar en luchas de poder y tu hijo sentirá que lo respetas y que confías en él. La guía en el camino y el respeto hacia el pensamiento de tu hijo no tiene por qué estar reñido.

redhead-1123647_640

Escuchar y empatizar

Es importante que mantengas los consejos al mínimo a no ser que tu hijo te los haya pedido expresamente. Cada vez que le estás dando un consejo sin que te lo pida o sin pedirle permiso para dárselo, estarás dándole un mensaje  equivocado: que no es capaz de resolver los problemas por sí mismo.

Este mensaje no debes positivo para tu hijo adolescente, por eso es necesario que estés a su lado para escuchar todo lo que tiene que decirte y para empatizar con sus sentimientos, así se sentirá valorado y respetado y podrá estar más receptivo a tus palabras.

Estar siempre disponible

Para la mayoría de adolescentes esto significa que puedas estar ahí siempre que quiera abrir su corazón. No necesitan que los presiones para hablar, porque no lo harán. Lo que un adolescente necesita es sentirse libre para contar contigo siempre que te necesite. Es necesario encontrar las maneras de estar próximos a los hijos y que ellos sepan que estamos disponibles siempre que nos necesiten. Es tan fácil como decir una frase del tipo: ‘Estaré comprando durante la mañana pero no dudes en llamarme al móvil si me necesitas’ o quizá: ‘Estaré en el trabajo pero si me necesitas llámame que en cuanto pueda te devuelvo la llamada’.

También debes estar disponible emocionalmente

La parte más importante de mantenerse disponible es tu estado de ánimo. Tu hijo siente tu disponibilidad emocional. Si tienes una relación estrecha con tu hijo adolescente sabrás cuándo necesita hablar casi sin que te diga nada. Esto puede ser más complicado cuando también manejas otras responsabilidades de trabajo u otros asuntos que quitan tu atención.

Pero tus hijos deben sentir que ellos son lo más importante para ti, aunque estés ocupado hazle ver que estás disponible emocionalmente y que en seguida podrás hablar con él de lo que sucede.

skate-1260307_640

Por supuesto, también es muy importante que:

  • Mantengas las vías de comunicación abiertas
  • Cuando tu hijo esté irritable no te lo tomes como algo personal, mantén la calma y sé un buen guía para él
  • Conecta con tu hijo también físicamente, dale besos y abrazos diarios
  • Dile que lo quieres cada día
  • Demuéstrale que lo quieres junto con tus palabras
  • Sé asertivo para cuando quieras comunicarte con tu hijo
  • No lo juzgues ni critiques
  • Respeta sus pensamientos aunque no los compartas.

 

Te puede gustar