Los efectos del tabaco en niños

8 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco es la principal causa de enfermedad, invalidez y muerte evitable en el mundo.

Hoy en día, más de un 10 % de los niños menores de 14 años está expuesto diariamente al humo del tabaco en sus casas. Esto supone un grave problema, ya que son especialmente vulnerables, mucho más que los adultos. Veamos cuáles son los efectos del tabaco en niños.

El tabaco en el embarazo

El consumo de tabaco es muy perjudicial durante el embarazo. También lo es la exposición de la madre al humo en ambientes fumadores, pero mucho más el consumo directo. Por un lado, el tabaco afecta a la mujer disminuyendo su fertilidad y aumentando el riesgo de sufrir un aborto.

Por otro lado, el consumo de tabaco durante el embarazo está asociado a bebés de bajo peso, partos prematuros, aumento de malformaciones, riesgo de muerte súbita, etc. En definitiva, fumar durante el embarazo es un riesgo innecesario y evitable para el embrión.

La mujer fumadora debe abandonar el hábito antes de quedarse embarazada, o tan pronto como pueda. También se recomienda que lo haga el padre, ya que así se favorecerán los espacios libres de humo y se ayudará a la madre a no volver a caer en el hábito.

En el caso de madres lactantes, es conveniente destacar que la nicotina del tabaco también puede pasar al niño a través de la leche materna, exponiendo al lactante a sus efectos tóxicos.Los efectos del tabaco en niños.

Los efectos del tabaco en niños

El tabaquismo pasivo es la exposición al humo del tabaco por parte de personas no fumadoras. Los ambientes con humo hacen que inhalemos continuamente sustancias tóxicas y altamente perjudiciales para la salud, que son liberadas al aire en el humo del tabaco.

En los niños, el tabaquismo pasivo se ha asociado, principalmente, a un incremento de enfermedades respiratorias como asma o neumonías, así como a un aumento de la incidencia de otitis.

En concreto, podemos decir que el tabaquismo pasivo puede provocar:

  • Enfermedades respiratorias agudas. El humo del tabaco puede causar hasta un 30 % más de infecciones como neumonía, bronquitis y bronquiolitis.
  • Aumento de síntomas respiratorios, como dolor de garganta y de oídos, tos, etc. La exposición al humo del tabaco irrita las mucosas. También puede producir malestar en los ojos y en la nariz.
  • Asma y agravamiento de síntomas asmáticos. El humo del tabaco aumenta la frecuencia de los ataques asmáticos hasta en un 20 %.
  • Aumento del riesgo de sufrir cáncer de pulmón.
  • Aumento del riesgo de sufrir problemas de corazón.

Los niños son especialmente vulnerables al humo del tabaco. Su organismo aún no está maduro del todo y no puede combatir el daño de los agentes tóxicos del tabaco igual que el cuerpo de un adulto. Además, el número de respiraciones por minuto es superior al de los adultos.

¿Cómo evitar que los niños se conviertan en fumadores?

El riesgo de que un niño se convierta en fumador en el futuro aumenta si sus padres son fumadores. Cuando un niño ha vivido siempre en su casa el hábito del tabaco como un patrón de referencia, tiene más probabilidades de llegar a ser un fumador activo.

De hecho, la edad de inicio en el hábito de fumar cada vez se está adelantando más. En estos casos, el tabaco tiene efectos mucho más graves que en los adultos:

  • Puede provocar retraso en el crecimiento y en el desarrollo.
  • Aumenta el riesgo de sufrir diabetes y obesidad.
  • Predispone a alteraciones en la conducta, como hiperactividad o déficit de atención.Los efectos del tabaco en niños.

Algunos estudios aseguran también que los adolescentes fumadores tienen más probabilidad de consumir alcohol y otras drogas e incurrir en conductas sexuales de riesgo. Asimismo, otro dato importante a destacar es que, cuanto más temprano empieza una persona a fumar, más riesgo tiene para su salud y más difícil es que pueda abandonar el hábito.

Conclusión sobre los efectos del tabaco en niños

Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco es la principal causa de enfermedad, invalidez y muerte evitable en el mundo. Es perjudicial para nuestra salud, pero también para la de nuestros niños, que son especialmente vulnerables a las sustancias nocivas.

Por tanto, debemos evitar que nuestro hogar y nuestros ambientes sean espacios llenos de humo y de tóxicos. Hoy en día existen muchas ayudas para dejar de fumar. ¡Tú también puedes lograrlo!

  • Flores, A., Iglesias, V., & Oyarzún, M. (2011). Exposición a humo de tabaco ambiental: efectos sobre la salud respiratoria infantil. Neumol pediátr6, 16-21.
  • Bertrand, P. (2011). Efectos clínicos de la exposición directa e indirecta a tabaco en los niños. Neumología Pediatrica8.
  • Sánchez-Zamorano, L. M., Téllez-Rojo, M. M., & Hernández-Avila, M. (2004). Efecto del tabaquismo durante el embarazo sobre la antropometría al nacimiento. salud pública de méxico46, 529-533.