Los cómics, otro tipo de lectura para los niños

Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
· 11 junio, 2019
La variedad en la tipología de libros para el público infantil hace que puedan escoger en función del que más les guste. Hoy hablamos sobre los cómics.

Mortadelo y Filemón, Mafalda, Zipi y Zape… Seguro que, según vas leyendo vas sus nombres, vas poniendo cara a cada uno de estos personajes tan conocidos y tan queridos. Y seguro que también sabes cuál es el nexo de unión que tienen en común todos ellos: son personajes creados para los cómics.

De los cómics os queremos hablar hoy, pues se trata de otro tipo de lectura totalmente diferente pero que llama mucho la atención de los niños por su estructura, su historia y las características de los personajes.

Características de los cómics

Hace muchos años que los cómics, también conocidos como tebeos en España, pasaron a formar parte de la literatura infantil y juvenil. Estos libros tienen unas características muy marcadas y definidas. Se trata de historias que, a través de una sucesión de imágenes, las cuales se complementan con texto, van desarrollando la trama del libro.

Por lo tanto, los cómics, a diferencia de otros tipos de libros infantiles, tienen siempre la misma estructura:

  • Una secuencia de imágenes incluidas cada una de ellas dentro de una viñeta.
  • Los textos se incluyen dentro de lo que se denomina bocadillo, que señala hacia el personaje que está diciendo esas palabras.
  • La permanencia de, al menos, un mismo personaje durante toda la secuencia de viñetas.

El cómic también marca diferentes tiempos en sus historias: la viñeta en la que se encuentra el lector siempre es el presente, mientras que las anteriores pertenecen al pasado y las siguientes al futuro.Los cómics, otro tipo de lectura para los niños.

La importancia de los bocadillos en las historias

Además de la estructura en forma de viñetas, uno de los elementos que más caracteriza a los cómics son los bocadillos. Sin ellos no sabríamos qué personaje habla y, por lo tanto, el hilo de la historia se rompería. Estos bocadillos están compuestos por dos partes:

  • La parte donde se introduce el texto, que se denomina globo.
  • La parte que señala al personaje que está hablando, que se denomina rabillo.

La importancia de los bocadillos también radica en su forma, pues no todos tienen la misma a medida que va avanzando la trama. Dicha forma varía en función del estado de ánimo o sentimiento que quiera expresar el personaje.

  • En forma de nube: un pensamiento del personaje.
  • En forma de dientes de serrucho: expresa ira y una frase gritando.
  • De gota de agua expandida: expresa miedo o frío.
  • Un bocadillo con varios rabillos indica que el texto lo dicen varios personajes a lo vez.

El uso de las onomatopeyas

Las onomatopeyas son palabras que imitan o recrean un sonido concreto. Este recurso es ideal para historias donde es necesario condensar todo en poco espacio, pues cada una de las viñetas cuenta con un sitio muy limitado dentro de cada página.

Además, las onomatopeyas enfatizan la narración de la historia, haciéndola más creíble para los más pequeños de la casa, para que sean ellos mismos los que recreen también estos sonidos.

La finalidad de los cómics

Si bien es cierto que en un primer momento este tipo de lectura se creó con la finalidad de distraer al lector y ofrecer también una nueva forma de lectura para divertir y disfrutar de ella, en la actualidad esta finalidad se ha ampliado.

Las necesidades sociales de la época en la que los cómics fueron creados, pues los primeros surgieron en torno al año 1820, y la necesidad de prestigio que estos necesitaban para seguir adelante, hicieron que los cómics comenzaran a tener una finalidad didáctica entre sus páginas.

Por lo tanto en la actualidad, aunque su objetivo sigue siendo el de divertir y entretener a los niños, cada historia tiene una enseñanza o moraleja incluida en su trama.

Cómics más destacados para niños

Por la autonomía que este tipo de historias les ofrece a los más pequeños, y por la sencillez y diversión de sus páginas, los cómics dentro de la literatura infantil se han consagrado.

Aunque los personajes como Mafalda o Zipi y Zape que al principio nombrábamos siguen siendo todo un referente de este tipo de libros, nuevos personajes y nuevas historias han llegado al ámbito de la literatura infantil y juvenil para entretener y enseñar a los niños. A continuación, os dejamos algunos de los más destacados.Los cómics, otro tipo de lectura para los niños.

1. Ana y Froga

Un grupo de amigos y una rana son los protagonistas de estas historias de tebeos que encantarán a los más pequeños. El texto está escrito con letra unida, por lo que se trata de una opción muy acertada para niños que están comenzando a leer.

2. Los cómics sin texto

Una de las mejores colecciones, tanto para los más pequeños de la casa que todavía no saben leer, como para aquellos que sí saben pero les gusta desarrollar su imaginación, sin duda alguna, es esta. Se trata de historias en viñetas, pero sin texto.

Esta colección, llamada MAMUT, está dividida en dos: una parte para niños a partir de tres años, y otra para niños a partir de seis. Uno de sus títulos más divertidos y conocidos es La caca mágica.

3. Hilda y el Trol

Las aventuras y la curiosidad de una niña son los elementos que hacen que esta colección de cómics sea una de las más exitosas en la actualidad. Así pues, está recomendada tanto para niños como para adultos por lo envolvente de sus historias.

  • Ricard, A. (2013). Ana y Froga. Blackie Books.
  • Mora, S. (2009). La caca mágica. Bang Ediciones.
  • Pearson, L. (2013). Hilda y el trol. Barbara Fiore Editora.
  • Ortiz Gutiérrez, J. (2009). EL CÓMIC COMO RECURSO DIDÁCTICO EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA. Temas Para La Educación Revista Digital Para Profesionales de La Enseñanza.