Listeriosis neonatal: una enfermedad a considerar

4 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Irene Nora Melamed
La listeriosis neonatal es una enfermedad a considerar que se adquiere a través de la placenta, ya sea durante el parto o bien después de este. Los síntomas son los de una infección generalizada o sepsis, y el diagnóstico se realiza por cultivo de la madre y del recién nacido. Lo bueno, a pesar de su severidad, es que existe tratamiento disponible que consiste en antibióticos. 

Conocer en detalle las causas de la listeriosis neonatal representa un elemento esencial para la prevención, así como para el diagnóstico temprano, que puede incidir favorablemente en su pronóstico.

¿Qué es y cómo se produce la listeriosis neonatal?

La infección dentro del útero por Listeria monocytogenes causante de la listeriosis neonatal puede provocar diseminación fetal con formación de granulomas que pueden aparecer en diferentes sitios como, por ejemplo, la piel, el hígado, las glándulas suprarrenales, el tejido linfático, los pulmones o el cerebro.

Paralelamente, la aspiración o deglución de líquido amniótico o secreciones del aparato genital femenino  puede provocar infección pulmonar dentro del útero o bien perinatal, que se manifiesta en los primeros días de vida por dificultad respiratoria, shock y evolución fulminante.

Signos y síntomas de la listeriosis neonatal

Información proveniente del Centro para el Control de Enfermedades, CDC, EE.UU. destaca que las infecciones en embarazadas pueden ser asintomáticas o caracterizarse por una bacteriemia primaria que no es otra cosa que la presencia de la bacterias en el torrente sanguíneo, y cuya manifestación inicial puede ser la de una enfermedad inespecífica similar a la gripe.Mujer embarazada con listeriosis.

En el feto y el recién nacido, la presentación clínica depende del momento y de la vía de infección. Es frecuente el aborto, el parto prematuro, muerte fetal o sepsis neonatal. La infección puede manifestarse en el término de horas o días del nacimiento (inicio temprano) o retrasarse hasta varias semanas. Por consiguiente, la listeriosis neonatal es una enfermedad a considerar por su impacto deletéreo en la salud.

Los recién nacidos con enfermedad de inicio temprano suelen ser de bajo peso, tienen complicaciones obstétricas asociadas y muestran signos de sepsis o infección generalizada poco después del nacimiento, con insuficiencia circulatoria o respiratoria, o ambas. Los recién nacidos con la forma de inicio tardía son recién nacidos generalmente de término, previamente sanos, que presentan luego inflamación de las meninges o sepsis, o infección generalizada.

A tener en cuenta

  • La infección puede adquirirse en el útero o durante el parto, y las manifestaciones clínicas pueden aparecer en el término de horas o días del nacimiento (inicio temprano) o retrasarse hasta varias semanas (inicio tardío).
  • La listeriosis de aparición temprana se manifiesta poco después del nacimiento como sepsis o infección generalizada con insuficiencia circulatoria, insuficiencia respiratoria o ambas.
  • En la listeriosis de inicio tardío, los recién nacidos de término previamente sanos se pueden presentar con meningitis o sepsis.
  • Es esencial realizar cultivos para L. monocytogenes – su agente causal – en las mujeres embarazadas con enfermedad febril de origen desconocido.
  • Tratar con los antibióticos correspondientes.
  • Las embarazadas deben evitar los productos alimenticios que puedan estar contaminados con L. monocytogenes.

Tratamiento de la listeriosis neonatal

El tratamiento del recién nacido consiste en antibióticos y, en líneas generales, responde en forma satisfactoria a través de un curso de medicación de 14 días (21 días para meningitis), pero se desconoce la duración óptima.

Los recién nacidos sépticos, es decir, con infección generalizada, requieren de otras medidas. En las infecciones severas o graves puede considerarse la realización de drenajes y otras intervenciones.

Lo esencial es invisible a los ojos

Parafraseando la frase notable de El Principito, de Saint Exupery, las embarazadas deben evitar productos alimenticios que pueden estar contaminados por L. monocytogenes, como, por ejemplo, productos lácteos no pasteurizados, quesos blandos, verduras crudas, fiambres y ensaladas preparados, pastas de carne o mariscos ahumados refrigerados. Si bien las alteraciones en el estado de los alimentos no siempre se hacen visibles.

La manipulación adecuada de alimentos, en particular, la separación de las carnes crudas de otros elementos durante la preparación, y el lavado de las manos, los utensilios y las tablas de cortar después de manipular alimentos crudos son de capital importancia,

Si se reconoce la infección durante el embarazo, puede administrarse tratamiento antes del parto o intraparto para prevenir la transmisión vertical, pero no se ha comprobado la utilidad de este tipo de tratamiento.Mujer embarazada rechazando un bocadillo para evitar la listeriosis neonatal.

A tener en cuenta

  • Las manifestaciones clínicas de la listeriosis en el neonato son similares a las producidas por otros gérmenes, siendo su mortalidad más alta que en la población general (20 – 60 %). Basado en estos datos, la listeriosis neonatal es una enfermedad a considerar.
  • Existen, por tanto, dos formas clínicas de presentación neonatal: la listeriosis de comienzo temprano (en los dos días posteriores al parto) una enfermedad septicémica – que es una infección generalizada cuando el gérmen causal ha invadido el torrente sanguíneo – con transmisión vertical desde la madre al feto; y la enfermedad tardía (cinco o mas días del parto) generalmente meníngea.
  • Las formas de transmisión en la enfermedad de inicio tardío son poco conocidas, pudiendo ser el resultado de una transmisión durante el paso por el canal del parto, contacto con la madre durante el periparto o el resultado de una transmisión nosocomial indirecta con casos de enfermedad de comienzo temprano a través de personas o equipo hospitalario.
  • Con base en las recomendaciones de los Centers for Disease Control and Prevention, CDC, EE.UU.  «la mayoría de las personas con listeriosis invasiva requiere atención hospitalaria y, aproximadamente, una de cada cinco muere por la enfermedad. Cuando la listeriosis ocurre durante el embarazo, puede causar aborto espontáneo, muerte fetal o muerte del recién nacido. La listeriosis durante el embarazo causa pérdida fetal en, aproximadamente, el 20 % de los casos, y muerte del recién nacido en alrededor del 3 %».

Más aspectos a tener en cuenta

  • Aunque es bien conocida la sensibilidad in vitro de L. monocytogenes a la acción de los desinfectantes, la persistencia del microorganismo tras la limpieza y desinfección es un problema bien conocido en la industria alimentaria.
  • La capacidad de persistir en equipos e instalaciones se ha relacionado con la capacidad de la bacteria de formar biopelículas y con fenómenos de tolerancia a la acción de los desinfectantes.
  • Por otro lado, la alta capacidad infecciosa de la bacteria, con una dosis infecciosa de al menos 100 bacterias viables en el caso de grupos de riesgo, favorece que pueda ser fácilmente transmitida a través de las manos del personal.
  • Debido a que la listeriosis en pacientes hospitalizados no es de frecuencia elevada, el diagnóstico no se establece rápidamente en los casos relacionados. Lo anterior, unido a que la enfermedad tiene periodos de incubación muy largos (entre 3 a 70 días), obliga a un alto grado de alerta y dificulta el estudio epidemiológico ante un posible  brote.

Finalmente…

Los datos referidos obligan a extremar los recaudos desde diferentes áreas y sectores de salud a fin de evitar la adquisición de esta enfermedad en la mujer embarazada, en el recién nacido tanto en sus formas tempranas como más tardías.

  • Listeria (Listeriosis). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, EE.UU.