Leucemia en niños: qué es y cómo enfrentarse a ella

Leticia · 5 octubre, 2017

La leucemia en niños es el tipo de cáncer que más les afecta. No podemos evitarla, pero podemos contarte todo lo que quieres saber sobre esta enfermedad y qué puedes hacer para sobrellevarla.

Si estás leyendo esto puede ser que tengas sospechas o la confirmación de que un pequeño, cerca de ti, padece leucemia. Da miedo, lo sabemos, pero queremos ofrecerte mucha información sobre el tema para tranquilizarte.

Tiene un alto porcentaje de cura, y no sólo el tratamiento médico les puede ayudar. Tú también puedes hacer algo para apoyar a tu pequeño.

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a las células sanguíneas, generalmente a los glóbulos blancos. Se produce por una transformación en las células, antes de que lleguen a convertirse en glóbulos blancos, de manera que se vuelven cancerosas, reproduciéndose sin parar.

Se infiltran en la médula ósea e interfieren en la producción de células sanguíneas normales. Esto provoca que también disminuyan los niveles de plaquetas y glóbulos rojos, lo que acaba produciendo anemia y un aumento del riesgo de contraer infecciones.

Además, las células cancerosas pueden ir viajando por el torrente sanguíneo, adentrándose en otros órganos como el hígado, el bazo, los riñones o el cerebro.

leucemia 2

Causas de la leucemia en niños

Pero, ¿qué causa esta enfermedad? ¿Hay algún factor que predispone a sufrirla?

  • Dentro de los factores genéticos, se conoce que ciertos trastornos, como el síndrome de Down o el síndrome de Fanconi, correlacionan directamente con la probabilidad de padecer leucemia.
  • En cuando a los factores ambientales, la exposición a altos niveles de radiación influye directamente en las mutaciones celulares propias de la leucemia. También algunas sustancias químicas y ciertos fármacos pueden aumentar el riesgo.
  • Por último, un sistema inmune debilitado también puede favorecer la mutación de las células a cancerosas.

Confía en la fortaleza de tu hijo. Te sorprenderá lo que es capaz de superar

¿Cómo se detecta la leucemia en niños?

Son muchas las pruebas a realizar para comprobar si realmente existe leucemia. A continuación te presentamos algunas.

  • Análisis de sangre. Un recuento completo de células sanguíneas puede ayudar a detectar la leucemia en niños.
  • Pruebas en la médula ósea.
  • Punción lumbar.
  • Biopsia de los gánglios linfáticos.

Estas pruebas contribuyen a descubrir la presencia de leucemia, pero no significa que recomendar estas pruebas a tu hijo sea sospecha de que padece leucemia. La misma prueba puede servir para detectar diferentes patologías.

Desde el momento en que haya un diagnóstico firme, comenzará la lucha contra la leucemia. Aunque estemos hablando de cáncer, se puede superar. Dependiendo del tipo de leucemia que se padezca, el porcentaje de supervivencia puede llegar hasta el 85% de los casos.

Todo dependerá de la precocidad del diagnóstico y de la efectividad del tratamiento que se aplique.

La leucemia en niños es uno de los tipos de cáncer que más les afecta.

Consejos para padres

La leucemia en niños puede causar estragos en los padres, que ven como sus pequeños sufren y luchan contra una enfermedad realmente dura. Si es tu caso, queremos apoyarte y proporcionarte algunas pautas que puedas usar.

  • Confía en tu hijo. Ser niño no es ser débil. La fortaleza de tu pequeño va a sorprenderte enormemente. Confía en todo su potencial y recuérdale que es mucho más fuerte de lo que él se imagina.
  • No reprimas tus emociones y pensamientos. Durante el proceso puedes derrumbarte, y tienes derecho a ello. Busca espacios y personas con las que puedas expresar tus temores y aprovéchalos . Te sentirás mucho mejor después de hacerlo.
  • No mientas a tu hijo. Puedes adaptar las respuestas a sus preguntas para que pueda comprenderlo, pero no le engañes. Merece saber la verdad y preguntar todo lo que no entienda.
  • Apoya a tu hijo y escúchalo. Él también necesita saber que puede expresarte lo que piensa sobre sus miedos y emociones. Si piensa que te hace daño contarte lo que siente, no te lo mostrará. Puedes ofrecerle un sitio donde decir todo lo que piensa.
  • No le saques de sus rutinas en la medida de lo posible. Intenta evitar que la enfermedad domine la vida de tu hijo y la tuya. Es una parte de vuestra historia vital, pero no lo es todo. Fomenta que estudie, que continúe realizando las actividades extraescolares que pueda y que se divierta haciéndolo.
  • Amigos, familia, vida social. Es importante que notéis el apoyo de los que os rodean. No dejes de mirar a tu alrededor y permitir que los demás os cuiden y os demuestren su apoyo.

Es cierto que la leucemia supondrá un cambio no solo para la vida de tu hijo, sino también para la de toda la familia. Pero enfocar ese cambio de la mejor manera depende únicamente de vosotros. Hacer feliz a un hijo es una misión de los padres que no termina nunca.