Así son los latidos de un feto en el vientre de su madre

Los latidos de un feto se pueden valorar a partir de la sexta semana de gestación. A través de ellos, el médico evalúa el bienestar fetal o si hay riesgo de aborto. Te contamos más a continuación.
Así son los latidos de un feto en el vientre de su madre
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 31 agosto, 2022

Uno de los primeros parámetros que valora el especialista al confirmar el embarazo mediante una ecografía, son los latidos del feto en el vientre de su madre. Escucharlos se convierte en uno de los momentos más emotivos, pues de esta manera se comprueba que hay un bebé formándose en su interior

Estos latidos pueden ser escuchados solo después de la sexta semana de embarazo, generalmente en la primera ecografía. Pero, ¿cómo son?, ¿su frecuencia es rápida o es lenta?, ¿cambian a lo largo de la gestación? Conoce a continuación como son los latidos cardíacos de un feto, su evolución en el vientre materno y cómo se valora el bienestar cardíaco en esta etapa.

Frecuencia cardíaca fetal

Entendemos por frecuencia cardíaca el número de veces que el corazón se contrae durante un minuto. La frecuencia cardíaca fetal es identificable en las primeras semanas de gestación mediante una ecografía o un monitor conocido como Doppler fetal.

En un primer momento, se valora si efectivamente está presente el latido, con lo que se comprueba la vitalidad fetal. Además, se evalúa cuántas veces late el corazón durante un minuto. Los valores considerados normales en la etapa fetal están entre los 120 y los 160 latidos por minuto.

El aparato Doppler se utiliza para monitorear el flujo sanguíneo y la frecuencia cardíaca. Los valores normales en la etapa fetal están entre los 120 y los 160 latidos por minuto.

Problemas con el ritmo cardíaco

Un ritmo cardíaco fuera de los parámetros normales es un indicativo de que algo no marcha bien en el embarazo. Puede relacionarse con una falta de aporte de oxígeno al bebé o con otros problemas, como malformaciones en el corazón.

Entonces, a partir de esta evaluación, el especialista determina si hay un riesgo de aborto. En embarazos avanzados puede valorar la necesidad de una inducción al parto o una cesárea, de acuerdo con la edad gestacional del bebé.

De cualquier forma, se debe tener presente que, durante el segundo trimestre, comienzan a desarrollarse y a madurar las vías de conducción eléctrica del corazón, lo que puede ocasionar que la frecuencia cardíaca se altere momentáneamente. Esto es fisiológico y es un motivo de alarma, pero en caso de que el médico detecte que algo no está bien, tendrá que realizar evaluaciones continuas.

Frecuencia cardíaca fetal lenta

En ocasiones, durante el primer trimestre se observa que la frecuencia cardiaca fetal es más lenta. Aunque esto se considera normal (especialmente en las primeras semanas) algunos estudios lo relacionan con un mayor riesgo de aborto.

En este sentido, el resultado de un estudio realizado en Chile, en 2002, fue que el riesgo de pérdida reproductiva a las seis y siete semanas de gestación aumenta 19 veces cuando la frecuencia cardíaca embrionaria es menor de 90 latidos por minuto; mientras que es siete veces mayor cuando está entre 90 y 100.

Asimismo, lo confirma una investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Cornell, en los Estados Unidos, publicado en la revista Fertility and Sterility. En este caso, concluyeron que la disminución de la frecuencia cardíaca embrionaria en el primer trimestre, independientemente de la edad materna, puede ayudar a predecir el pronóstico del embarazo en el primer trimestre después de una fecundación in vitro.

Acudir al médico será clave para que el profesional pueda valorar si el embarazo se puede lograr o si existen otros problemas como alteraciones cromosómicas o malformaciones fetales que lo impidan.

Es fundamental acudir a los controles prenatales, especialmente si se detecta que los latidos del bebé se encuentran por debajo de los parámetros normales.

Evolución de los latidos de un feto en el vientre de su madre

Ahora bien, para entender si la frecuencia cardíaca fetal es normal o si existe una arritmia fetal, es importante conocer cómo es la evolución de los latidos del feto durante la gestación.

En este sentido, entre la quinta y la sexta semana de gestación, el corazón da sus primeros latidos. En este momento, la frecuencia cardíaca es lenta y se considera normal alrededor de 80 latidos por minuto.

Si partimos de este punto, la frecuencia comienza a aumentar. Se estima que se incrementa unos 3 latidos por minuto diariamente hasta llegar a un promedio de 175, lo cual ocurre hacia la novena semana. Al llegar a estos valores, tiende a caer levemente para estabilizarse entre los 120 y 160, para permanecer así a largo de la gestación.

¿Se puede valorar el corazón del bebé dentro del vientre de su madre?

La valoración de la anatomía y fisiología del corazón del bebé puede realizarse desde el vientre materno. Esto es gracias a los ultrasonidos realizados en los controles prenatales que permiten valorar, entre otros parámetros, la salud cardíaca y los latidos fetales.

Ciertamente, durante el segundo trimestre se indica la ecografía morfológica, donde se estudian detalladamente los órganos del bebé. Aquí, se observan minuciosamente las estructuras cardíacas del feto, como las cámaras, las válvulas y los vasos sanguíneos del corazón.

Con ella, también se evalúa el funcionamiento del corazón y si existe algún problema en su mecanismo o conducción. Además, con la ecografía morfológica se diagnostica la existencia de cardiopatías congénitas que puedan generar problemas luego del nacimiento del bebé.

Te podría interesar...
El monitoreo fetal antes del parto: ¿para qué sirve?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El monitoreo fetal antes del parto: ¿para qué sirve?

El monitoreo fetal antes del parto ayuda a conocer si el bebé se encuentra en adecuadas condiciones para enfrentar el proceso.