Las revolucionarias ecografías 5D

Naí Botello · 24 octubre, 2018
Una de las ilusiones más grandes para los futuros padres es la de poder observar a su pequeño por primera vez en las ecografías. Con la llegada de la tecnología 5D, se obtiene una imagen casi completamente real del feto.

Las ecografías 5D forman parte de las técnicas de diagnóstico desarrolladas por la medicina obstetricia con el fin de evaluar varios aspectos de las condiciones físicas y de salud general de los fetos. Para conseguir este objetivo, se usa un equipo electromédico que trabaja con ondas sonoras de alta frecuencia que pasan por cuatro ángulos y crean las secuencias de imágenes.

Si bien esta herramienta médica de diagnóstico se creó con fines médicos, no se puede negar que ha permitido desarrollar en los padres un sentimiento de amor más afianzado hacia su futuro hijo. Esto se debe a la ilusión y las expectativas que crea el hecho de poder conocer con antelación los rasgos físicos del pequeño.

Es sobre todo por este último particular que los padres acuden con más frecuencia a solicitar a sus médicos tratantes que les realicen ecografías 5D. De esta manera, lograrán tener en sus manos el que será su primer retrato del niño.

¿Qué es la ecografía 5D?

La ecografía 5D representa el último de los avances en cuanto a diagnóstico por imágenes del feto durante la etapa de gestación. En realidad, es bastante similar a la ecografía 4D, con la diferencia de que con la 5D se pueden obtener imágenes más nítidas y de mejor resolución, que otorgan un aspecto casi exacto de los rasgos faciales y corporales del bebé.

Si bien la ecografía 4D es bastante exacta y conduce al médico obstetra a un diagnóstico acertado sobre las condiciones del feto, es la novedad en la calidad de la imagen lo que emociona y sorprende a los padres, quienes siempre están más que ansiosos por conocer cómo lucirá su futuro hijo.

Por otra parte, el aporte con respecto a la evolución diagnóstica del feto con las ecografías 5D radica en que, por la nitidez de la imagen, se pueden detectar más rápidamente las posibles anomalías inmunológicas y hepáticas. Asimismo, es posible evaluar datos tan precisos como el flujo sanguíneo del bebé mediante el doppler color.

Las ecografías nos permiten conocer si el feto padece alguna anomalía

¿Cuál es el mejor momento para realizarlas?

El momento más recomendado para realizar las ecografías 5D es a partir del tercer trimestre de embarazo, precisamente entre las semanas 24 y 30. Es en este momento cuando se obtendrá una impresión mucho más exacta del bebé.

Sin embargo, como esta técnica no es invasiva y no causa efectos colaterales en la madre o el feto, puede repetirse en diferentes etapas del embarazo, que pueden ser:

  • En el primer trimestre, desde la semana 10 a la 13 para observar el entorno uterino del feto.
  • Entre la semana 12 y 20, para poder observar todo el cuerpo del bebé en una sola impresión, aunque se pierdan los detalles de su rostro.
  • Desde la semana 24 a la 26, para los casos de embarazos múltiples (mellizos o gemelos).
  • En la semana 32, para observar la posición del bebé en vísperas del parto.

Muchas madres también se preguntan si para el momento de realizarse la ecografía 5D deben pasar por algún tipo de preparación especial o si pueden influir de alguna forma para que la observación del feto sea óptima.

En ese sentido, se considera que si la madre ingiere algo dulce horas antes del procedimiento, el bebé estará más activo. Esto permitirá grabar varios de sus ángulos.

“Por la nitidez de la imagen, con la ecografía 5D se pueden detectar más rápidamente las posibles anomalías inmunológicas y hepáticas”

¿Cuánto cuestan las ecografías 5D?

Los precios estimados de las ecografías 5D varían, desde luego, dependiendo del país y del tipo de institución médica en el que la madre realice la prueba. Aproximadamente, los precios que se manejan son entre 50 y 60 euros en España; 690 o 790 pesos en Argentina; 60.0000 pesos en Chile, o entre 700 y 1000 pesos en México.

El útero bicorne se detecta durante las ecografías.

¿Vale la pena realizarla?

Esta pregunta se puede responder en base a las necesidades específicas de la paciente. La prueba 5D es análoga a la 4D; por lo tanto, en cuestiones médicas, no existe mayor diferencia y el obstetra puede realizar su diagnóstico a cabalidad.

La elección dependerá más de los padres, en caso de que ellos deseen contar con una imagen más nítida del pequeño para su apreciación o por una indicación muy particular del médico. No obstante, si se cuenta con un presupuesto reducido, la ecografía 4D resulta una buena opción.

Como dato final, vale mencionar que, con los avances médicos y tecnológicos, ya se está hablando de tipos de ecografía 6D. Sin dudas, nos aproximamos a ecografías HD de calidades supremas.