Funciones de las ecografías durante el embarazo

Gladys 6 abril, 2017

Las imágenes que tenemos de nuestros bebés mientras crecen en nuestro vientre van más allá de la mera curiosidad por ver si se parece a mamá o si heredó la nariz de papá.

Gracias al avance de la tecnología, la medicina ha encontrado el mejor impulso para optimizar su alcance y ofrecer diagnósticos y soluciones precisas. En el caso del embarazo, los obstetras y perinatólogos tienen en las ecografías o ultrasonidos grandes aliados para supervisar el desarrollo del feto como si se tratara de un paciente más.

Seguro que ahora te estarás preguntando qué pueden ver los doctores a través de las ecografías. Y para responderte, nos extenderemos un poco, porque las funciones de este método son diversas.

Las ecografías sirven para descartar diversas malformaciones congénitas.

De acuerdo a la semana de gestación en la que se realice la ecografía, ésta permitirá observar en detalle la evolución del feto y descartar cualquier patología a tiempo. La idea de este método, que no es invasivo ni perjudicial, es garantizar que todo marcha bien durante todo el proceso.

Y es que es cierto que papá y mamá nos enfocamos en detallar el rostro del bebé cada vez que se debe practicar una ecografía, pero mientras nosotros nos detenemos en apreciar cada rasgo de su carita, el médico se ocupa de hacer otros análisis.

¿Qué nos permite ver la ecografía?

El doctor se encargará de analizar cada aspecto del feto dependiendo de la semana de gestación en la que se encuentra. Por ejemplo, en el primer trimestre, se esforzará por monitorear los signos vitales del embrión, como los latidos del corazón, y de su correcto progreso hasta convertirse en feto.

A partir de la semana 12, el especialista buscará signos de alguna enfermedad congénita o malformaciones. En esta fase es que se practica la medición del área de la nuca del feto, que sirve para descartar el Síndrome de Down.

Junto a esta medición, el médico vigilará que se estén cumpliendo los hitos de desarrollo de las extremidades y más adelante se podrá descubrir si se trata de una niña o un varón lo que esperan los ansiosos padres.

A través de cada ultrasonido, el médico será capaz de detectar cualquier anomalía que pueda poner en peligro la vida de la madre y del bebé.

Una vez cumplida la semana 20 de gestación, el doctor podrá ver los órganos internos del bebé mediante una ecografía Dopplercuya imagen se aprecia a color y su nivel de nitidez es mayor.

Los especialistas usan la técnica Doppler para monitorear el flujo de sangre por las arterias del bebé y el funcionamiento de las válvulas cardíacas, así que para muchos es de suma importancia contar con los equipos correspondientes a fin de obtener un panorama claro de todo lo que pasa dentro del vientre.

Otra de las maravillas a las que se puede tener acceso con una ecografía es conocer el peso y talla aproximados del bebé.

En el último trimestre, la madurez de la placenta y la cantidad de líquido amniótico cobrará importancia.

Entre los procedimientos más avanzados destaca la ecografía Doppler

¿Cuántas ecografías se recomiendan durante el embarazo?

No existe un número mágico que indique la cantidad de radiografías que deben practicarse durante el control prenatal. Esto en virtud de que se trata de un método no invasivo, que no compromete la salud de la madre ni el feto ni implica efectos colaterales.

Así que el criterio del médico tratante o el protocolo del sistema de salud público o privado no debe ser cuestionado.

En algunos países, en cada consulta prenatal se hace una ecografía, mientras que en otros lugares prefieren realizar solo tres: una en cada trimestre de gestación.

En lo que respecta a las ecografías en 4D que ofrecen imágenes del feto en tiempo real, y con una nitidez de volumen digna de asombro, algunos médicos recomiendan su puesta en práctica, mientras otros sostienen que se trata de un mecanismo del que se puede prescindir.

Por supuesto, los padres siempre aprovecharán las ventajas de la modernidad y querrán conocer en detalle al bebé que se está formando en el vientre materno,y podrán hacerlo si así lo desean incluso si el eco 4D no está dentro de las exigencias del doctor que está supervisando el embarazo.

En definitiva un embarazo controlado correctamente incluye realizar las respectivas ecografías, en las que además se les ofrece a los padres una imagen impresa que podrán conservar y así recordar esta etapa maravillosa.

Te puede gustar