¿Por qué las mochilas de los niños no deben ser pesadas?

Agetna · 2 enero, 2017

Las mochilas de los niños no deben ser pesadas sencillamente porque su columna vertebral y los músculos de su espalda no están diseñados para someterse a una fuerza extrema. Los cuerpos de los menores se encuentran en pleno desarrollo. Su sistema óseo, sus músculos y ligamentos se mantienen en constante crecimiento y precisan de movilidad y relajación para desarrollarse correctamente.


Quédate con nosotros para que te enteres por qué la mochila que tu hijo lleva y trae todos los días hacia y desde su colegio como si fuera un saco de papas, debe contener poco peso.

Consecuencias que dejan las mochilas con mucho peso

como-llevar-la-mochila-escolar-1

El peso excesivo de las mochilas que los niños cargan cada jornada les causa varias dolencias. Algunas de ellas son pasajeras y terminan toda vez que ellos dejan el “bulto” sobre sus camas, pero otras, llegan a incidir tan desfavorablemente en su salud que le acompañan la vida entera.

Entre los principales malestares que puede ocasionar el exceso de peso en las mochilas se encuentran:

  • Fatiga muscular por el exceso de presión sobre los músculos de su espalda y los hombros
  • Dolor crónico de espalda
  • Cifosis de postura (La mala postura que se adopta para llevar la mochila puede provocar una seria curvatura en la columna vertebral)
  • Escoliosis (Aunque no todos los expertos están de acuerdo con que el exceso de peso de las mochilas causan escoliosis)

¿Cómo evitar las lesiones?

Para evitar el exceso de peso en las mochilas y las lesiones que estas pueden provocar existen algunos detalles a tener en cuenta. Detalles que son sencillos, pero que mucho pueden ayudarte. Al respecto te comentamos:

  • No le compres mochilas grandes. Si quieres que tu hijo cargue poco, dale un embalaje pequeño. Las mochilas siempre deben estar acordes a su tamaño
  • Revisa el material con el que está hecho la mochila. Hay algunas que sin nada dentro ya pesan bastante
  • Dile a tu pequeño que no cargue la mochila solo de un lado. Es importante que reparta el peso entre los dos hombros
  • En las noches o en las mañanas, antes de irse para el colegio, comprueba las materias que tu hijo tendrá durante la nueva jornada de clases. Muchos niños no tienen en cuenta las asignaturas que tendrán ese día y diariamente cargan con la misma cantidad de libros para allá y para acá. Vela porque el tuyo lleve solo lo necesario
  • Ajusta las correas de su mochila. Si la mochila le queda muy larga y el peso le cae encima de los glúteos, con el vaivén del caminar las correas tirarán con más fuerza, y la presión de su espalda será aún mayor. Esto dará la sensación de que se carga más peso
mochilas_

  • Si tu hijo, necesariamente, debe llevar mucho material escolar en su mochila vela porque coja el autobús hacia su colegio o llévalo a él y recógelo cada tarde
  • Las mochilas no deben llevarse en el frente porque su peso hala los hombros y provoca que la columna se curve hacia adelante. Los músculos de la espalda se contraen aún más para conseguir mantener el peso y esto es lo que provoca el dolor lumbar y las lesiones
  • Si el colegio de tu hijo tiene taquillas seguras en donde él pueda guardar sus pertenencias pídele que las use; de lo contrario, ponte de acuerdo con otros padres y planteen el problema en la primera reunión que tengan con el claustro de profesores y los directivos del centro
  • El peso de la mochila de los niños no debe ser superior al 10% de su peso corporal. Ten esto presente cada día
  • Estimúlalo a practicar ejercicios físicos de manera regular. El sedentarismo y quizás el estar largas horas sentado jugando delante del ordenador, unido al peso que debe cargar todos los días, lo dejan más vulnerable a sufrir cualquier lesión en la región lumbar
  • Cómprale mochilas con correas anchas y respaldo acolchonado. Para evitar el exceso de movimiento al caminar la mochila debe tener correas que la sujeten al abdomen
  • Una alternativa a las mochilas que se cargan sobre la espalda son las que tienen ruedas. Si tu hijo debe cargar peso diariamente y debe caminar con él, opta por darle mochilas que puedan rodar.