Las mejores posturas para amamantar a tu bebé

Corina González · 7 noviembre, 2018
Dar pecho a un bebé sin adoptar una posición adecuada puede provocar trastornos en el cuerpo de la madre. Asimismo, esto puede producir molestias diversas para el pequeño. ¿Cuáles son, entonces, las mejores alternativas?

Uno de los momentos en los que se crea mayor conexión entre un niño y su madre es al darle pecho. El nexo que se forma en este acto es muy fuerte, puesto que es un evento de intimidad exclusivo para ambos. Para que el encuentro sea mucho más reconfortante para, debes conocer las mejores posturas para amamantar a tu bebé.

Aun cuando es el acto de amor más significativo de una madre hacia su hijo, este trae consigo algunas consecuencias negativas sino se realiza de manera correcta. No practicar la lactancia materna en una posición lo suficientemente cómoda puede conducir a fuertes dolores de espalda, cuello y hombros.

Por estas y muchas más razones, es necesario conocer cuáles son las mejores posturas para amamantar a tu bebé; con ellas, podrás asegurarte de que el pequeño tenga la posición adecuada para alimentarse del seno materno y ayudarás a que los 6 meses de lactancia exclusiva sean realmente placenteros.

¿Por qué es importante una buena postura al amamantar?

Para comenzar, es necesario aclarar la terminología que usaremos a continuación: llamaremos “postura” a la forma en la que la madre se presentará para dar pecho a su bebé; en tanto, con “posición” se hace referencia a la manera en que ella tomará al niño para ello.

No es egoísta pensar en el bienestar de la madre. Hay que tener en cuenta que el cuerpo de la mujer ha pasado por rigurosos cambios físicos al experimentar el embarazo, como por ejemplo el aumento de peso y volumen del abdomen. Estos, entre algunos otros, han producido una sobrecarga en la musculatura.

La presión en la parte baja de la espalda, los hombros y el cuello, así como las molestias en las manos, son consecuencias de esta transición. A esto se le suma el hecho de tener que coger al bebé en brazos, algo que las madres suelen hacer de manera protectora y que provoca que el cuerpo se incline hacia adelante y se produzca tensión y dolor muscular.

En el caso del bebé, la buena posición le garantizará no solo su seguridad, sino que también obtendrá mayor fluidez de leche al ser amamantado. Esto le brindará una sensación de bienestar y confort que conlleva a más horas de descanso y crecimiento.

Para adoptar una buena postura a la hora de amamantar, debes estar bien apoyada con la espalda hacia atrás. Puedes ubicarte recostada en la cama, en un sillón, sofá o en un lugar de tu preferencia; lo importante es que cuentes con un  correcto soporte para la columna.

Además de proteger al bebé del asma, la leche materna tiene muchos otros beneficios.

Mejores posturas para amamantar a tu bebé

Son varias las posturas que podemos poner en práctica; la elección dependerá de las circunstancias y la eficacia que estas proporcionen. El correcto agarre del bebé al pecho, la succión y la comodidad de la madre son factores primordiales a considerar a la hora de practicar la lactancia materna.

Postura biológica

Debes estar semiacostada o reclinada, con la espalda hacia atrás y colocar el bebé boca abajo sobre ti. Su cabeza debe quedar situada entre tus pechos descubiertos, de modo que no quede ni un pedazo del cuerpo del bebe sin tener contacto con el tuyo. No será necesario sujetarlo, solo deberás vigilarlo, ya que se mantendrá firme por efecto de la gravedad.

Posición pelota de fútbol americano

En esta posición, el cuerpo del bebé pasa por debajo de la axila de la madre y sus pies apuntan a la espalda. La mujer sostiene con firmeza la cabeza del niño y la coloca de frente al pecho. Es ideal cuando hay que amamantar a dos bebés al mismo tiempo.

“No practicar la lactancia materna en una posición lo suficientemente cómoda puede conducir a fuertes dolores de espalda, cuello y hombros”

Posición de caballito

En este caso, el bebé ha de estar sentado a horcajadas sobre una de las piernas de su madre, de frente al pecho. La mujer debe sostener la cabeza del niño firmemente con una mano y, con la otra, el pecho.

Posición estirado en paralelo

La postura de la madre y la posición del bebé son similares. Esta facilita el descanso de ambos, ya que permanecen acostados en la cama, uno frente al otro.

Signos de una buena posición del bebé a la hora de alimentarse

  • La cabeza y el cuerpo del bebé están el línea recta.
  • La cara del bebé mira hacia el pecho.
  • La madre mantiene el cuerpo del bebé cerca de ella.
  • Si es un recién nacido, la madre lo envuelve en un abrazo, no lo sujeta por la nuca u hombros.
Muchas mujeres se preocupan por la relación entre depilación láser y lactancia materna.

Signos de buen agarre del pezón

  • El mentón y la nariz del bebé están cerca del pezón de la madre.
  • La boca del bebé esta bien abierta.
  • Se observa más aureola por encima de la boca del bebé que por debajo.

La lactancia es un tiempo único que compartirás con tu hijo; aunque puedes sentirte un poco frustrada al principio, sobre todo para las madres que no tienen la suficiente experiencia, realmente vale la pena. Solo pon en práctica las mejores posturas para amamantar a tu bebé y, entre ellas, selecciona la más cómoda para ti y tu hijo.