Las escenificaciones emotivas en la fobia infantil

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
27 abril, 2019
Las escenificaciones emotivas son una técnica eficaz para tratar las fobias que afectan a la vida de los más pequeños.

El miedo es algo innato al ser humano. Especialmente en la infancia, los miedos son necesarios para comenzar a desarrollar habilidades. Sin embargo, cuando estos generan un problema en la vida diaria del niño, es necesario buscar ayuda. Vamos a hablar de una técnica muy eficaz en el tratamiento de las fobias infantiles: las escenificaciones emotivas.

¿Miedo o fobia?

Lo primero que debemos tener claro es la diferencia entre miedo y fobia. El miedo es algo natural y adaptativo. A lo largo de la infancia vamos presentando diversos miedos que nos preparan para afrontar posibles situaciones de riesgo real. Estos miedos evolutivos suelen ser similares en niños de la misma edad y desaparecen a medida que el infante crece y madura.

Sin embargo, cuando el miedo es desmesurado o inapropiado para su edad, podemos estar ante una fobia. Según el manual diagnóstico DSM-V, la fobia es un temor excesivo o irracional que genera una intensa ansiedad y lleva a la persona a evitar esa situación. Además, genera una gran interferencia en la vida cotidiana de la persona.

Es necesario tener en cuenta que la ansiedad en los niños puede manifestarse en forma de berrinches, abrazos o inhibición.

¿Cómo surge y se mantiene la fobia?

El origen de una fobia puede ser de diversa índole. Lo más común es adquirirla tras haber experimentado de forma directa una situación traumática. De esta forma, el miedo queda asociado a esa experiencia y, cuando la situación se presente de nuevo, el miedo condicionado se disparará.Las escenificaciones emotivas en la fobia infantil.

Por otro lado, también es posible que la fobia se presente tras haber observado a otra persona experimentar algo traumático o responder con miedo intenso ante alguna situación.

Sea cual sea el origen, no debemos olvidar que hay ciertos comportamientos que refuerzan ese miedo. Por ejemplo, si tras la primera experiencia, evitamos volver a enfrentarnos a esa situación, el miedo quedará reforzado, pues nos estaremos privando de la oportunidad de comprobar en un nuevo encuentro que realmente la situación es inocua.

Por otra parte, si ante la respuesta de ansiedad de un niño los padres toman la acción de sobreprotegerlo, será más dificil disolver ese miedo, puesto que lleva consigo el beneficio secundario de ser consolado y aprobado.

¿Qué son las escenificaciones emotivas?

Las escenificaciones emotivas son una técnica cognitivo-conductual que se ha mostrado eficaz a la hora de reducir o eliminar las fobias infantiles.

Antes de comenzar, debemos realizar, junto con el niño, una jerarquía ordenada de situaciones que le producen ansiedad. Para ello se utilizan variaciones: un niño con fobia a los perros sentirá más temor al encontrarse en la calle a un perro grande que al ver un vídeo de un perrito amistoso.

Una vez realizada esta jerarquía, el procedimiento consiste en pedirle al niño que escoja un héroe de películas que considere especialmente valiente. Entonces, se narrará primero la situación fóbica tal como es en realidad para, a continuación, introducir en el relato a este personaje elegido que, pese a tener el mismo temor que el niño, sabrá valientemente desenvolverse en la situación.

Es importante que el niño aparezca como co-protagonista de la historia junto a su héroe.

A continuación, se decidirá quién representará cada personaje y se escenificará la historia a modo de juego. Cada situación de la jerarquía será como un capítulo de la trama y se irá avanzando desde las que producen menor temor hasta las más elevadas.Las escenificaciones emotivas en la fobia infantil.

¿Qué implican las escenificaciones emotivas?

  • Contracondicionamiento. Es el mecanismo base de esta técnica. Consiste en asociar a una situaciones temida emociones distintas e incompatibles con el miedo.
  • Modelado. En este caso, el héroe o personaje actúa como modelo de afrontamiento para el niño. Al tener ambos el mismo temor, el niño puede identificarse con él y copiar sus modos de actuación.
  • Es imprescindible reforzar cada aproximación que hace el niño hacia su situación temida, tanto con refuerzos sociales como materiales. Para esto puede resultar adecuada la economía de fichas.
  • Esta técnica ayuda al niño a empoderarse y fortalecer su autoconcepto.
  • Al ser una técnica sencilla puede llevarse a cabo por los padres tras un entrenamiento. De esta forma, se puede amplificar el efecto de la terapia mediante el trabajo en casa.