¿En qué consisten las cirugías quirúrgicas intrauterinas?

Francisco María García · 25 septiembre, 2018
Cuando se presentan complicaciones en el feto, malformaciones y otras situaciones no deseadas, una de las medidas a tomar es realizar una cirugía quirúrgica intrauterina. Te contamos todo en torno a este procedimiento.

Las cirugías quirúrgicas intrauterinas consisten en operaciones que se realizan al feto dentro del útero de su madre. Estas intervenciones son una opción cuando el bebé presenta malformaciones o enfermedades graves.

Estadísticamente, 1 de cada 1000 embarazos necesitaría este proceso. Lo que se intenta mediante las cirugías intrauterinas es evitar la muerte fetal o que los bebés se encuentren con serios problemas de salud al nacer.

La primera vez que se realizó una operación de estas características fue en 1995, por lo que se trata de tipo de cirugía relativamente nueva. Poco a poco ha ido evolucionando su técnica, la cual detallaremos en el siguiente artículo.

Causas de las cirugías quirúrgicas intrauterinas 

Este tipo de intervenciones y cirugías suele tener diferentes orígenes:

  • Tumoración pulmonar.
  • Mielomeningocele (espina bífida).
  • Hernia diafagmática congénita.
  • Obstrucción del sistema urinario.
  • Tertaoma sacrocoxígeo.
  • Alteraciones en caso de gestación de gemelos (gemelos monocoriales o que habitan una misma placenta).
  • Tumoración cervical.

Técnicas de las cirugías quirúrgicas intrauterinas

Hay dos métodos por medio de los cuales se llevan a cabo estas prácticas en fetos; en ambos casos existen riesgos. De forma puntual, está la posibilidad de que existan complicaciones tanto en el feto como en la madre, ya sea durante la operación o de manera posterior. También puede darse un parto o una cerárea prematuros.

La metodología es la siguiente:

  • Se abre el útero, se saca al feto parcialmente al exterior y se realiza la operación.
  • El feto vuelve a ser colocado en el útero y se cierra la incisión.
  • Se emplea la técnica denominada fetoscopia, similar a la endoscopia; consiste en introducir una cámara propia de laparoscopia en el útero.
Sufrir sangrado durante el embarazo es motivo suficiente para un control médico pronto.

Características de las cirugías quirúrgicas intrauterinas

El avance de la medicina, en cuanto a cuestiones técnicas, ha posibilitado acceder a instrumentos quirúrgicos finos y pequeños. De esta manera, la complejidad de una operación intrauterina puede ser planificada dentro de los tiempos y requerimientos propios.

Una intervención a un bebé dentro de la barriga materna debe ser muy rápida. Son dos los pacientes que se están tratando; además, el feto es apenas un pequeño cuerpo inmaduro y blando, activo y envuelto en frágiles membranas que deben perforarse para acceder al útero.

Cada una de las causas por las que se realizan las cirugías quirúrgicas intrauterinas requiere de un tipo de intervención especial. Son alrededor de 14 los modos de efectuar estas operaciones de manera exitosa.

Durante las primeras experiencias en este rango de cirugía, se entendió como premisa fundamental la seguridad materna ante todo.

“Las cirugías quirúrgicas intrauterinas pueden resultar una ayuda milagrosa en algunos casos en los que el feto corre riesgo”

Cuándo se realizan estas intervenciones intrauterinas al feto

Las cirugías al feto no pueden realizarse antes de la semana 18, dado que la fragilidad de los tejidos es extrema. Por otra parte, después de las 30 semanas de gestación, una intervención de estas características podría desencadenar un parto prematuro.

En este último caso, lo habitual es esperar el nacimiento y realizar una operación posnatal. Es decir, las cirugías quirúrgicas intrauterinas se realizan, hasta el momento, entre las semanas 18 y 30 de gestación.

Antes, durante y después de las cirugías quirúrgicas intrauterinas

La enfermedad fetal es diagnosticada por la obstetra; luego de detectar una anomalía, este especialista solicita una serie de estudios entre los que se cuentan la resonancia magnética y utrasonidos de alta resolución.

También debe realizarse una amniocentesis, un examen que determina la existencia de defectos genéticos ligados a infecciones de carácter congénito.

En base a los resultados, los médicos pondrán al tanto a la madre de los riesgos que para ella supone la cirugía. Una segunda reunión servirá para que los profesionales que realizarán la operación expongan su papel dentro de la intervención y los riesgos que asumen.

En caso de que la madre acepte llevar adelante la intervención, deberá firmar un consentimiento en el que constan los riesgos y beneficios de la cirugía.

El equipo de profesionales

Estas cirugías se realizan mediante la coordinación de un sólido equipo de especialistas: cirujanos, neurocirujanos, pediatras, obstetras, radiólogos con conocimientos en resonancia magnética, neonatólogos, antestesiólogos, trabajadores sociales, psicólogos y enfermeros.

Dado lo delicado del problema, también suele haber psicólogos en el equipo interdisciplinario, para ofrecer la asistencia debida a la madre y su decisión.

Los médicos deben explicar qué es la episiotomía antes de proceder a realizarla.

Después de la cirugía, la madre puede continuar con su embarazo. De todos modos, la cesárea es el único método de alumbramiento posible para casos en los que se realizaron cirugías quirúrgicas intrauterinas.

La extracción del bebé se realiza en la semana 36 aproximadamente, de modo que la maduración pulmonar haya podido comprobarse mediante amniocentesis.

En síntesis, las cirugías quirúrgicas intrauterinas pueden resultar una ayuda milagrosa en algunos casos en los que el feto corre riesgo de malformaciones severas, enfermedades congénitas, o incluso cuestiones más graves aún. No obstante, la prioridad en todo caso la tiene la voz y la salud de la madre.