La vida entre dos o más hermanos

Gladys · 19 mayo, 2016

Tener hermanos es simplemente una experiencia maravillosa y valiosa. Cuando se tienen dos hermanos o más la vida es distinta. Por supuesto hay más ajetreo en la casa, compartir se vuelve una regla, pero si ha sido dispuesto, la vida en una familia numerosa nunca será aburrida.


¿Recuerdan la película “Más barato por docena”? “Cheaper by the Dozen” en inglés, un film que se estrenó en el año 2003 y recrea la vida de una familia de catorce integrantes, papá, mamá y doce hijos, una historia llena de particulares personajes, drama y unión familiar, y así tal cual es la vida real.

Cuando se tienen dos hermanos o más los compañeros de juegos sobran, cada uno de tus hijos tiene sus juguetes y los de sus hermanos, tienen su ropa y la de su hermana, aunque esto último quizá se convierta en la adolescencia en un verdadero dolor de cabeza.

Si te ha tocado la loable labor, también el arduo trabajo, de ser madre de dos o más, en más de una ocasión te sentirás abrumada, y es algo más común de lo que crees.

Criar y educar a una sola persona no es tan sencillo, mucho menos a tres o más, pero ¿quién dijo que sería fácil? Tener la dicha de ser madre es una bendición no tan sencilla.

Cómo fomentar la unión y el amor entre hermanos

hermanos 2

El mejor ejemplo de amor que le podemos dar a nuestros hijos, somos nosotros mismos. Si en los padres existe amor y respeto, entre los hijos también lo habrá.

  • Enséñales a aceptar sus diferencias y asimílalas tú también. Es necesario que tanto hijos como padres entiendan que aunque habitan bajo el mismo techo y pertenecen a la misma familia, cada cabeza es un mundo. Todos los seres humanos somos únicos y especiales, ninguno es igual otro. Deben saber que aunque puedan pensar distinto, es posible vivir en armonía.
  • Cuidar el uno del otro. Aunque es casi instintivo que el hermano mayor cuidará o estará más atento del resto. Explícales el valor de cuidar a sus hermanos, fortalecerá su relación y los hará más unidos.
  • Programa paseos o reuniones familiares con frecuencia. Una visita a un parque, al museo o simplemente una comida afuera propiciará momentos de distracción y fortalecerá los lazos familiares.
  • Interviene, si es necesario, ante una pelea. Las discusiones entre hermanos son absolutamente normales y por lo general suelen ser olvidadas en muy poco tiempo, pero si ves que el disgusto demora mucho tiempo en pasar, conversa con tus hijos por separado y ayúdalos a subsanar el disgusto.
  • En la medida de tus posibilidades dales espacio. Un espacio propio en el que puedan ser ellos mismos. Si entre tus hijos hay niñas, lo ideal es que tengan su propio cuarto. Si hay varones con edades cercanas, pueden compartir habitación pues también es posible que compartan gustos muy similares.
  • Evita compararlos. Como padres somos los primeros que debemos entender que nuestros hijos no tienen por qué tener comportamientos idénticos. Si uno comete un error, nuestra tarea es orientarlo, ya que decirle que debería ser más como uno de sus hermanos solo empeorará las cosas. Los celos son un sentimiento frecuente entre los hermanos, pero no por ser algo común debemos prestar menos atención. Todos tus hijos, por igual, deben sentirse queridos, así que no lo des por sentado, ¡demuéstraselo!
  • Apoya las iniciativas o gustos de cada uno de tus hijos. Esto te permitirá conocerlos más y dedicarles tiempo individualmente. Permíteles que practiquen su actividad favorita, los hará más seguros y llenará de amor propio.

La importancia de la comunicación y el orden en toda familia

hermanos 3

Promover la comunicación entre hermanos, puede convertirse en una tabla de salvación más adelante

Entre hermanos es importante saber el uno del otro. Conocerse es clave, saber que se cuenta con el otro ayudará al desarrollo de niños más sanos emocionalmente. El tener la confianza de poder contarle un “secreto” a un hermano es un vínculo afectivo muy difícil de romper.

Establecer normas puede parecer algo severo, pero resulta muy necesario. La disciplina es fundamental para conservar el orden familiar. Las reglas ayudan a forjar sus caracteres, facilitan la creación de hábitos saludables, además de promover niños más responsables y conscientes de su entorno.

Sin importar si tu familia está compuesta por uno, dos, tres o más pequeños, es importante que el respeto, la asertividad y reglas para una sana convivencia imperen en casa.

Paciencia, aceptación y amor son la clave de toda relación exitosa