La regla de los cinco segundos

Amanda · 3 septiembre, 2017

Se conoce como regla de los cinco segundos a un método que aplican las madres sobre los alimentos que caen al suelo. Según esta regla, un alimento que no pasa más de cinco segundos en el suelo, puede ser recogido e ingerido.

El fundamento de esta técnica es que no da tiempo de que el alimento que se cayó pueda ser contaminado. Sin embargo, los científicos lo han puesto a prueba y no le dan mucho crédito.

Consiste en recoger inmediatamente el bocadillo, soplar, limpiar y a la boca. Muchas personas lo practican, e incluso no parece estar totalmente censurado. No obstante, estudios afirman que aunque puede tener algo de sentido, no funciona con todos los alimentos.

La famosa regla de los cinco segundos fue sometida a investigación por científicos de la Universidad  estadounidense de New Jersey. El plan era demostrar la veracidad o no de esta creencia popular entre padres de todo el mundo. Los resultados son muy claros, todo depende del contexto y el alimento que estamos comiendo.

Afirmaciones del estudio sobre la regla de los cinco segundos

regla de los cinco segundos 1

Para probar la regla de los cinco segundos, los investigadores recrearon distintos espacios. Experimentaron en suelos contaminados con materiales diversos. Además, procuraron que los materiales de construcción fueran adecuados a distintos lugares donde podría caer la comida.

Probaron en suelos de cerámica, sobre madera, alfombras y acero inoxidable. Los suelos de prueba fueron embadurnados con la bacteria salmonela y otras. La salmonela, además de ser peligrosa es fácil de encontrar en distintos lugares.

Dejaron caer alimentos de distintos tipos: pan solo y con mantequilla, sandía, gominolas, etc. Desde luego, no hay que ser científico para saber que en mayoría de los casos, si el pan con mantequilla se cae, caerá sobre la mantequilla.

Tomando en cuenta dichas variables, dejaron caer el alimento en cada uno de los pisos de prueba. El tiempo que permanecían en el suelo varió entre uno y trescientos segundos (equivalente a 5 minutos).  Los resultados fueron los siguientes:

  • La superficie más contaminante para las comidas fue la cerámica, seguida por el acero inoxidable. ¿Te sorprende? ¿También pensaste que era la alfombra? Pues, las superficies pulidas no dan espacio a la bacterias para ocultarse, se quedarán siempre encima
  • En cuanto a los alimentos que más rápido se contaminaron, la sandía ganó por mucho, mientras que las gominolas fueron las más resistentes. De acuerdo con los resultados, los alimentos más húmedos son los que más rapido se contaminan al tener contacto con el suelo
  • En relación al tiempo que tardan en contaminarse los alimentos, sin duda fue derrotada la regla de los cinco segundos. Ciertas comidas se contaminaron en tan solo un segundo, por ejemplo, la sandía y los alimentos húmedos. Todos se contaminaron antes de los cinco segundos.

Recomendaciones acerca de la regla de los cinco segundos

regla de los cinco segundos 2

De acuerdo a los resultados del estudio, es un error considerar que los alimentos no se contaminan tan rápido al caer al suelo. Si bien es cierto, que ciertos factores inciden, lo más conveniente es evitar esta práctica. La comida que cae al piso, puede contaminarse rápidamente, en especial es húmeda.

Mantener el cuerpo con buena salud es un deber, de lo contrario no seremos capaces de mantener nuestro cuerpo y mente fuertes y claros

Buddha

Es posible que corramos con la suerte de que el alimento caiga sobre una superficie en la cual no haya salmonela. Sin embargo, otras suciedades pueden haber en el suelo, aun cuando pensemos que está limpio. Tal vez la comida caiga en una superficie limpia, pero en general es una lotería.

Cabe destacar que la higiene de los alimentos y las superficies en las cuales los tomamos, pueden determinar que enfermemos por esta causa o no. Por lo tanto, lo más recomendable es mantener la limpieza.

Por otro lado, conviene extremar la higiene en hogares donde se convive con animales domésticos. Además, mientras más pequeño es el niño, menos resistente es su sistema inmunológico. En consecuencia, quizá una comida contaminada no le provoque mayores problemas a un adulto, o a un niño grande, pero sí a un bebé.

La regla de los cinco segundos ha sido destrozada por la ciencia. Sin embargo, seguir o no esta práctica dependerá del criterio de cada madre. La recomendación principal es extremar la higiene en el hogar.

Además, es preciso tener precaución cuando comemos en lugares públicos o en un hogar desconocido. Aunque los pisos parezcan limpios, en este pueden encontrarse infinidad de contaminantes que atenten contra la salud de nuestros niños.

Fuente de imagen principal elpais.com