La mezcla de sentimientos después de un aborto espontáneo

Francisco María García 27 abril, 2018
Un embarazo va mucho más allá de la biología y la ciencia médica. Poco a poco se va construyendo una relación muy especial en torno a la futura mamá y el bebé, con expectativas e ilusiones. ¿Cómo se reacciona ante un aborto espontáneo?

Manejar los sentimientos después de un aborto espontáneo no es una cuestión sencilla. Luto, impotencia, estrés y pérdida de autoestima son parte del mal momento que deben soportar las mujeres que pasan por esta situación.

Las pérdidas gestacionales pueden ser tan duras como la pérdida de un hijo. En nuestra cultura, no existen ritos asociados a este tipo de duelo, por lo que se hace difícil lidiar con el efecto emocional. Evidentemente, estamos frente a un tema que parece tabú.

Estas desagradables situaciones suelen derivar en un trauma para las mujeres que lo experimentan. Muchas veces los familiares no conocen el enfoque correcto para ayudar a las personas que pasan por este trance.

Aborto espontáneo: una vida única que se ha perdido

Sufrir un aborto natural es perder a un ser único e inigualable que no podremos recuperar. Esta es la gran verdad de las personas que pasan por esa difícil circunstancia.

De esta forma, cuando familiares y amigos aconsejan a las afectadas, se suele hacer un discurso positivo que no siempre va en línea con el sentimiento de la afectada. Lamentablemente, el problema no se trata de simplemente volverlo a intentar con otro bebé.

A decir verdad, tener una vida naciendo dentro de nuestro cuerpo marca una relación única entre la mamá y el futuro bebé. En torno a esa vida nueva, se trazan planes y expectativas irrepetibles. La gestación no se trata simplemente de un proceso biológico o de interés médico.

Manejar los sentimientos después de un aborto espontáneo no es una cuestión sencilla.

El síndrome post-aborto

El síndrome post-aborto es un concepto en el que se agrupan las secuelas psicológicas que deja una pérdida gestacional. Los psicólogos entienden que este es uno de los procesos mentales más complejos a los que se puede someter un ser humano.

Hoy en día, se diferencian dos tipos de síntomas producidos por este síndrome: psicológicos y somáticos. Estos últimos tienen que ver con manifestaciones corporales propias de la pérdida o de la depresión: vómitos, pérdida de peso, dolor abdominal o cefaleas, entre otros.

A nivel psicológico, sus efectos son mucho más complejos. Las sensaciones van desde el sentimiento de culpa hasta la hostilidad. También se experimenta tristeza, estrés, insomnio, desmotivación, manifestaciones autodestructivas y disminución del apetito sexual.

“Cuando se sufre un aborto espontáneo, el problema no se trata de simplemente volverlo a intentar con otro bebé”

Complejidad de los sentimientos después de un aborto espontáneo

Parte de la problemática emocional de los abortos espontáneos radica en las diversas etapas que experimenta el individuo en su sufrimiento. Estas pueden presentarse de forma variada y sin un orden especifico; se puede comenzar con el sentimiento de culpa y luego pasar por diversas sensaciones.

Hay que recordar que los sentimientos después de un aborto espontáneo no se complican solamente para la madre. El padre afectado también experimenta un duelo propio que le traerá serias complicaciones a nivel emocional. Entre otras cosas, esto podrá generar dificultades a nivel de pareja.

También se debe añadir el componente social que rodea toda esta problemática. La pérdida gestacional afecta en cada ámbito de la vida de quienes la padecen. La mayoría de las personas no saben cómo ayudar a los afectados y cualquier comentario puede generar una reacción negativa en ellos.

Los sentimientos después de un aborto espontáneo son cambiantes y, por eso, es difícil abordarlos.

Complicaciones propias del síndrome post aborto

  • No poder definir lo que se siente: los sentimientos después de un aborto espontáneo son cambiantes y, por eso, es difícil abordarlos.
  • Ver el feto después del aborto: los padres afectados no saben si ver o no ver al bebé cuando ya ha fallecido.
  • Hablar sobre el incidente: la pareja deberá decidir si quieren hablar sobre su pérdida. No siempre ambas partes estarán de acuerdo sobre tocar el tema y la forma en que lo harán.
  • Falta de entendimiento sobre el dolor de los padres: hay frases de consuelo de amigos y familiares que niegan el sentimiento de los progenitores. Por ejemplo: “Eres joven y podrás tener otro bebé”.

Lo adecuado es que los padres vivan un luto activo y completo, que les permita desahogarse y entrar en reflexión; por ese motivo, los familiares deben ser muy cuidadosos con lo que dicen y respetar el duelo.

No está de más visitar a un psicólogo que los ayude a manejar las emociones y a entender lo que está ocurriendo. Las parejas deben crear canales para vivir su sufrimiento y apoyarse en todo momento; en la práctica, la comunicación será fundamental.

Te puede gustar