7 cosas que no debes decir a alguien que ha sufrido un aborto involuntario - Eres Mamá

7 cosas que no debes decir a alguien que ha sufrido un aborto involuntario

Un aborto involuntario puede ser un tema muy doloroso del que hablar y reconocer la pérdida. No obstante, es mejor que ignorarlo, porque de esta manera se acepta lo ocurrido y se puede seguir hacia adelante. Pero no es tan fácil como parece y menos para la madre que ha padecido esta pérdida tan repetina y dolorosa. Un aborto involuntario es doloroso y si conoces a alguien que lo ha sufrido, deberás conocer algunas cosas que es mejor no decir. 

7 cosas que no debes decir a alguien que ha sufrido un aborto involuntario

1. No era un bebé de verdad

Para muchas mujeres la unión con su bebé empieza desde que se enteran que están embarazadas. Incluso si ha estado embarazada por pocas semanas, el bebé era real y en su corazón se formaron planes y sueños, una familia y una vida totalmente diferente. No importa lo avanzado que estuviese el embarazo, para una mujer que ha sufrido un aborto involuntario, era su bebé.

2. Por lo menos no fue en un estado avanzado de gestación

Es cierto que cuanto más avanzado está el embarazo pueden haber más complicaciones si existe una pérdida, pero eso no disminuye el dolor que se siente por la pérdida de un embarazo. La idea de que para una mujer que tiene un aborto involuntario durante el primer trimestre es ‘normal’ y no da pena, está bastante equivocada. El dolor físico y emocional es muy real, aunque suceda en las primeras etapas del embarazo.

3. Si lo has perdido, es que no estaba destinado a nacer

Al oír esta frase durante el dolor de una pérdida, aún se pueden agravar más los sentimientos dolorosos. Quizá la persona que recibe estas palabras sienta que le estás diciendo que no está destinado a ser padre o madre por el hecho de haber perdido a su bebé. Quizá sientas que el destino es importante en tu vida, pero estas palabras son mejor no pronunciarlas delante de alguien que ha sufrido un aborto involuntario.

4. Al menos sabes que te puedes quedar embarazada

Hay una gran cantidad de mujeres en el mundo que luchan por quedar embarazadas. Esta lucha viene con dolor y pena cuando cada mes no lo logran. Quedar embarazada es el primer paso hacia la maternidad y una mujer que ha tenido un aborto involuntario también siente que está siendo privada del embarazo, después de haber pensado que sí era posible.

5. No te pongas tan mal, es algo que sucede muy a menudo

Para muchas mujeres que han sufrido un aborto involuntario y que lo que necesitan son palabras de aliento y apoyo, esta frase puede ser realmente desgarradora. Es cierto que el aborto involuntario es bastante común, sobre todo durante los tres primeros meses del embarazo, pero esto no quita que la mujer afectada necesite apoyo, compasión y además, que se le respete la fase de duelo que viene con cualquier tipo de pérdida.

6. En poco tiempo estarás bien

Para algunas mujeres, el período de duelo es muy corto después de un aborto involuntario y esto no es algo negativo, cada mujer tiene su propia fase de duelo y debe respetarse. Sin embargo, para otras, el dolor puede durar largo tiempo y  se puede volver bastante complicado por varios factores: como cuando se le dice que estará bien en poco tiempo, cuando claramente no es así.

También puede ser muy doloroso el decirle a una mujer que ha sufrido un aborto involuntario que vaya al médico o al psicólogo. Es su duelo y ella es quien debe decidir si dar este paso o no y cuándo darlo. Además, los efectos secundarios físicos de un aborto involuntario pueden durar varias semanas y se puede necesitar más tiempo para trabajar a través de los aspectos emocionales de la pérdida vivida.

7. Agradece lo que sí tienes

Cuando alguien se siente mal, se sabe que decirle que se aguante no es útil en absoluto, es más, puede agravar la situación. No es ético ni moral. Esta frase, a menudo se dice a las mujeres que tienen niños mayores y están en duelo por su aborto involuntario.

Aunque ya se tengan hijos, la pérdida produce el mismo sentimiento. Independientemente de los hijos que se tenga, es perfectamente normal llorar después de perder un embarazo.