La mayoría de los adolescentes no recibe educación sexual de parte sus padres

Amanda · 27 junio, 2017

La educación sexual es muy importante, aun así, no todo el tiempo se imparte de la manera correcta. Según estudios, la información sobre sexualidad llega a los adolescentes por distintas vías, menos a través de sus padres. Pese a que papá y mamá tienen absoluta responsabilidad sobre este particular, no parecen cumplir totalmente.

Los adolescentes son curiosos sobre este tema, y con toda razón. En esta etapa sus cuerpos están cambiando y sobre todo, mandándole señales sexuales todo el tiempo. Afortunadamente, en la escuela se atiende bastante bien este asunto. Los programas educativos plasman claramente parte de las respuestas que los jóvenes buscan.

Por lo tanto, la mayoría de adolescentes que no reciben educación sexual de sus padres, encuentran mucho de esto en los centros educativos. De acuerdo con los resultados de la investigación, solo un 12% de los jóvenes recibe información sus padres.

Por otro lado, un 17% aprende de su propia experiencia y un 7% afirma que se enteró de todo por medio de la pornografía. Entre las respuestas de varones y hembras, en promedio un 47% no acude a sus padres para resolver sus dudas.

La pornografía es el intento de insultar al sexo, de ensuciarlo.

-D. H. Lawrence-

En el caso de los varones, estos sacian su curiosidad a través de las películas o las revistas. Igualmente, los niños reciben cierta información de otros niños o de adultos de la familia. No obstante, las niñas de alguna manera son apartadas de la mayor parte de esta información. Pese a estas diferencias originadas por el género, la sociedad está ampliamente sexualizada.

educación sexual 3

¿Qué opinan los adolescentes sobre la educación sexual?

 

Hoy en día es difícil coincidir con algún joven totalmente inocente en este aspecto. Es decir, de algo se ha enterado aunque no lo practique o sea un experto. A nivel social los niños y jóvenes se exponen a mucha información sexual. Sin embargo, los principales referentes adultos en este aspecto, que son sus padres, no parecen participar.

Todos los adolescentes entrevistados en el estudio, manifiestan que sienten curiosidad, incluso deseo de tener una experiencia. Aseguran que puede ser divertido, que desean pasarlo bien, aun así siguen pensando que el amor es lo más importante. El 60% de los participantes consideran que estar enamorados es la principal justificación.

María Jesús Eresta, fue la directora del proyecto. Ella nos comenta que los estudiosos notan con preocupación que los niños no cuentan con sus padres para hablar sobre este tema. No solo se trata de sexualidad como goce o por amor, sino que la salud reproductiva va de la mano.

En tal sentido, al menos al 47% de los jóvenes les preocupa el embarazo antes de tener su primera relación. A otro 37% le mortifica la idea no tener experiencia y fallar en la manera de hacerlo. Sin embargo, a las chichas les preocupa menos si lo hacen bien o no, en una proporción 23% contra 51% en relación a los varones.

De cualquier manera, sea cual sea la preocupación del joven, sus dudas muchas veces no son resueltas. Sus padres no están disponibles para contestar estas preguntas. A más de 600 niños encuestados, en edades comprendidas entre los 14 y 18 años les preocupa perder su virginidad. Sin embargo, la mayoría de estos resuelven su conflicto por medio de su propia experiencia.

¿Cómo y cuándo inician su vida sexual?

educación sexual 2

El inicio de la vida sexual en los adolescentes es cada vez más temprano. El resultado de la entrevista reveló que 2 de cada 5 niños ya habían tenido relaciones sexuales. Las chicas a partir de los 15 años y los varones a partir de los 13 años.

Las niñas revelaron sentir interés por una pareja estable en un 72%, mientras que los varones lo manifestaron casi el 82%. Dicha estabilidad la pretenden más que todo si descubren que la potencial pareja es buena persona. El 70% de los encuestados se preocupa de que su pareja sea buena. Sin embargo, el 78% de las chicas piensa que la violencia reina entre las parejas de su edad.

Muchos de estos niños inician su vida sexual por amor, por eso su principal propósito es la felicidad. Estas opiniones se forman en base a sus emociones, porque la educación sexual no enfatiza demasiado en eso. La información que reciben en la escuela es un poco científica, y como hemos dicho, en casa no hablan de esto.

En tal sentido, las niñas tienden a ser más románticas en sus respuestas, mientras que hay niños que solo deciden formar pareja por tener sexo. Esto podría evitarse si los padres nos involucrásemos más en esto, pues podríamos darles consejos más sensitivos.