La maternidad después del cáncer de ovarios

Amanda · 11 julio, 2017

En la época actual no existen muchos límites que nos impidan convertirnos en madres. Los adelantos en el área de reproducción han traído esperanzas a miles de mujeres que por alguna razón se les ha complicado alcanzar el sueño de ser madres. Por ejemplo, ya es posible que la maternidad nos llegue incluso después de cáncer de ovarios.

Casi nada puede ser tan desesperanzador como un cáncer de ovario para quienes desean convertirse en madres. No obstante, los científicos han conseguido revertir la complejidad de la situación. En este caso, no solo se trata de la lucha contra el cáncer, sino que una vez superado es preciso lograr un embarazo.

¿Se puede ser madre después de un cáncer de ovario?

Los ovarios son los órganos encargados de producir óvulos, precisamente lo que las mujeres necesitamos para concebir. Sin embargo, cuando son afectados por una enfermedad como el cáncer, tal vez puedan verse mermados en su capacidad. En la mayoría de los casos, la mujer termina perdiendo al menos uno de sus ovarios.

Si la enfermedad solo afectó a uno de los ovarios, posiblemente no haya mayor problema en lograr un embarazo con el órgano que está sano. Las probabilidades se reducen a la mitad, pero hay grandes esperanzas. Para una madre en potencia, solo el 50% de esperanzas es más que suficiente.

cáncer de ovarios 2

No obstante, los médicos pueden ser más escépticos en cuanto a este tipo de pronósticos. Aun así, recientemente estudiosos del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, han logrado replicar técnicas novedosas en la materia, para darnos buenas noticias. En España ha nacido un bebé de una madre que superó el cáncer de ovarios.

Como en otros tratamientos, el procedimiento consiste en prevenir una posible afección del tejido ovárico, y por ende de su función ovulatoria. Para lograrlo, se realiza lo que llaman una vitrificación de ovocitos. Lo demás es una genialidad de los expertos.

Ejemplos que así lo demuestran

Vanesa se convirtió en sobreviviente del cáncer y feliz madre

Pedro Barri, presidente de la Fundación Dexeus Salud de la Mujer, explica que la única manera de preservar la maternidad de una paciente que sufre cáncer de ovario, es la vitrificación de ovocitos. Dicha técnica se realiza por medio de la estimulación ovárica durante dos ciclos menstruales. Esto conlleva a una hiperovulación, cuyo fin es que existan más óvulos que extraer.

Los ovocitos se congelan esperando que nos sirvan en un futuro si queremos alcanzar la anhelada maternidad. Sin embargo, primero es necesario superar el cáncer. En ocasiones este tipo de cáncer requiere la extirpación del útero; pero este no fue el caso.

La paciente sometida a este procedimiento fue Vanesa Pastor, a quien en 2009 le diagnosticaron un tumor en el ovario izquierdo. Tras el espantoso diagnóstico, los médicos decidieron extirpar el órgano; lo cual se realizó en una clínica aragonesa.

Luego de la cirugía, una biopsia reveló que era necesario extirpar el otro ovario, lo cual definitivamente acabaría su capacidad reproductiva. Tras la devastadora noticia, Vanesa decidió trasladarse a Dexeus para conseguir una nueva opinión.

No venimos de las estrellas ni de las flores, sino de la leche materna. Hemos sobrevivido por la compasión humana y por los cuidados de nuestras madres. Ésta es nuestra principal naturaleza.

-Dalai Lama-

Esta vez, los médicos le dieron una esperanza, congelarían sus óvulos para asegurar mayores probabilidades. Luego de someterla a la estimulación y extraer sus óvulos, en 2010 le extirparon el último ovario.

Antes de lo esperado, un año después del tratamiento, la mujer había superado el cáncer y se dispondría a conseguir un embarazo. A los 18 meses, el resultado era positivo; luego de implantarle un embrión a partir de los ovocitos congelados, consiguió un embarazo.

Nació Mario

cáncer de ovarios 3

El resultado de este duro procedimiento, es mucho más que un milagro para esta madre. Tras someterse a este agotador tratamiento, y conocerse como sobreviviente del cáncer, ahora es madre. Treinta y nueve semanas después del positivo nació su hijo Mario.

Vanesa cuenta que su deseo de ser madre era más fuerte que cualquier obstáculo. Sintió que se derrumbaba cuando le anunciaron que perdería sus dos ovarios. La esperanza que recibió por parte de la Fundación Dexeus Salud de la Mujer, era suficiente para intentarlo.

La madre ya contaba con 31 años, así que dejó de pensar en el cáncer, y desde entonces se concentró en su futuro hijo. Su mayor motivación para luchar contra la enfermedad, era que luego vendría una recompensa invaluable.

La fundación costeó la factura de más de 15 mil euros del tratamiento, un valor que se queda pequeño con la fortuna de Vanesa de convertirse en madre. Esta historia tuvo un final feliz, lamentablemente el tratamiento no aplica a todas las mujeres que sufren este padecimiento. No obstante, quienes quieren preservar su fertilidad no deben perder sus esperanzas.