La verdad sobre la congelación de óvulos

Amanda · 12 agosto, 2017

Existen muchos mitos respecto a la congelación de óvulos. Al no ser una de las opciones socialmente más clásicas, la congelación de óvulos genera mucha intriga. Sin embargo, comprobarás que es un procedimiento más común de lo que se cree.

Muchas mujeres eligen la congelación de óvulos por salud, otras como forma de posponer la maternidad; en fin, cada quien presenta sus motivos personales en función de sus necesidades.

Repasemos un poco la anatomía femenina

Una mujer nace con todos los óvulos que va a madurar el resto de su vida. Pese a que son millones de ellos, no todos maduran, además durante cada ciclo menstrual al menos mil ovocitos desaparecen. Como consecuencia, a partir de los 35 años de edad, la mujer puede tener menos cantidad de ovocitos y más envejecidos.

La ciencia ha diseñado un procedimiento que permite la congelación de óvulos. Dicho procedimiento tiene como propósito, preservar sanos los óvulos y en cantidad suficiente como para poder recurrir a ellos en el futuro.

Las mujeres de hoy en día posponen la maternidad por distintas razones. Por ello, muchas se han decidido por la congelación de óvulos para preservar sus posibilidades de tener hijos en el futuro.

Por su parte, el proceso en sí mismo ha generado bastante polémica. Se ha polemizado acerca del uso, el procedimiento y las decisiones personales de quienes lo eligen, por lo que no todo el mundo conoce la verdad tras los mitos que normalmente se comentan acerca de la congelación de óvulos.

La congelación de óvulos es más común de lo que se cree.

La verdad sobre la congelación de óvulos

Expertos del Instituto Marqués, explican que los problemas de fertilidad en la mujer mayor de 35 años, son la principal causa de elección y aplicación de este procedimiento. El congelamiento de los óvulos de la mujer puede realizarse por cuestiones de salud diversas, sin embargo, el envejecimiento suele ser el principal motivo.

Conseguir un embarazo sano de manera relativamente rápida, no es posible para todas las mujeres. Después de los 35 años, las reservas de ovocitos de una mujer se encuentran en un estimado del 10%.

También la calidad de estos empeora con el paso de los años. Según los especialistas del Instituto Marqués, las mujeres que se someten al congelamiento de óvulos presentan los siguientes motivos:

  • Mujeres que deciden posponer su maternidad por motivos personales.
  • Como medida de prevención en aquellas mujeres que van a someterse a tratamientos oncológicos, se opta por proteger los óvulos de los posibles efectos de la radioterapia y quimioterapia.
  • Mujeres que por razones médicas deben pasar por la extirpación de un ovario u otro procedimiento que comprometa su salud reproductiva.
  • Cuando se quiere aumentar la reserva ovárica para realizar tratamientos de fertilización artificial.

Cada cuerpo es un mundo

Aunque parezca una iniciativa casi milagrosa, no basta con que deseemos congelar nuestros óvulos. Para aplicar este método, la mujer debe ser fértil. Es muy importante aclarar que una mujer puede tener su ciclo menstrual regular sin que ello implique que sus óvulos sean fértiles.

No todas las mujeres pueden congelar sus óvulos. Antes de optar por este procedimiento se recomienda realizarse una prueba de fertilidad.

Igualmente, la edad biológica no siempre coincide con la edad cronológica, por lo cual una mujer joven podría tener óvulos de menor calidad que una madura. También es preciso descartar posibles problemas adicionales que puedan incidir directamente sobre su fertilidad.

Estimular la reserva ovárica no agota la reserva

La mujer que se somete al método de congelación de óvulos debe ser estimulada con inyecciones hormonales diarias para ayudar a madurar mayor cantidad de ovocitos. Es decir, aquellos ovocitos que iban a descartarse mediante el período menstrual, se activan para que se desarrollen y así no se descarten.

A pesar de que estimule la maduración de ovocitos con hormonas, la mujer no va a agotar su reserva ovárica debido a esto, son suficientes para muchos ciclos más.

Paso a paso

Los ovocitos son vitrificados durante el tiempo deseado; es decir que podemos tenerlos congelados cuanto tiempo queramos hasta que decidamos utilizarlos.

  1. Estimulación (al menos durante 2 semanas).
  2. Tras 2 semanas de estimulación, se observa el crecimiento de folículo vía ecografía y se estima el momento adecuado de extraerlos.
  3. Extracción (esta se realiza en quirófano a través de la vagina). una vez extraídos, los ovocitos son vitrificados y conservados en nitrógeno. A partir de este momento, la mujer puede acudir a ellos cuando los necesite.
La vitrificación de ovocitos es crucial para su conservación

Tener óvulos congelados no es garantía de éxito. Se cree que la calidad del óvulo marca la diferencia. Una mujer de 35 años tiene la mitad de probabilidades de quedar embarazada de esta manera. Mientras que una de 20 años generalmente se queda embaraza con mayor facilidad.

Otro factor que incide en el éxito del procedimiento es la calidad de la esperma con la cual se va a fertilizar el óvulo. El estilo de vida de la pareja, así como las cualidades de su organismo para mantener un embarazo, también influyen en el resultado de esta acción.