La importancia del calor humano a bebés prematuros ingresados en cuidados intensivos

María José 13 agosto, 2017

Los bebés prematuros son los seres más delicados y frágiles del ser humano. Son pequeñas personitas que nacen antes de tiempo y que necesitan cuidados intensivos para que puedan evolucionar favorablemente y así estar sanos. Pero un recién nacido cuando es prematuro, en muchas ocasiones lo separan de sus padres por el motivo que sea y pasan muchas horas solitos metidos en una incubadora.

Cuando un bebé nace de forma prematura necesita una atención médica constante para que su cuerpo pueda desarrollarse, pero hay una parte que en muchas ocasiones se queda sin atender y que los bebés necesitan igual que la atención física: la salud emocional.

Desde que los bebés están creciendo en el interior de su madre necesitan que sus necesidades físicas estén cubiertas para tener buena salud, pero las necesidades emocionales también son importantes.

bebés prematuros 3

Unos padres que tienen un bebé prematuro, su deseo será estar a su lado 24 horas pero no siempre esto es posible por numerosas razones. Es posible que la madre deba recuperarse, que el padre no esté presente todo el día, habrán horas de descanso en las que los padres no podrán estar en las salas de cuidados intensivos de los bebés prematuros, etc. Pero suplir esta parte emocional es muy importante para que los bebés puedan recuperarse y crecer fuertes y sanos.

‘Fíjate en lo pequeño que soy y piensa en lo grande que puedo llegar a ser’

-Anónimo-

El amor hacia los bebés nunca debe escatimarse

Los bebés prematuros necesitan mucho amor y cuando sus padres no pueden dárselo por el motivo que sea, necesitan sentir ese calor humano que les reconforta y les da tranquilidad. Por eso, hay personas que se han dado cuenta de esta necesidad y desde un hospital buscan a personas voluntarias para poder dar este calor humano a los bebés prematuros cuando sus padres no están disponibles.

En concreto, se trata del Hospital General de San Bonifacio en Winnipeg, Manitoba (Canadá). Este hospital ha creado un programa que se llama ‘Baby Cuddler’ que consiste en que personas voluntarias se apunten para abrazar a bebés y dedicarles horas de forma totalmente altruista para aportarles todo el calor humano que estos pequeños y frágiles seres necesitan para poder evolucionar.

Ha sido tanta la repercusión de este programa en el hospital que las peticiones de voluntarios no han cesado en ningún momento, hasta el punto de crear una enorme lista de espera de voluntarios con muchas ganas de poder aportar su amor y cariño a estos pequeños ángeles.

Los bebés necesitan amor desde el momento que nacen y por eso los voluntarios quieren ser parte de esta evolución de ángeles.

bebés prematuros

¿Cuándo se necesita aún más esta función para aportar calor humano a bebés prematuros?

Aunque claro, pensarás: ¿y dónde están los padres de estos pequeños ángeles? Desgraciadamente existen muchas situaciones donde los bebés no pueden contar con sus padres, ya sea porque la madre no está disponible por enfermedad o muerte, el padre está ausente o no se conoce, la madre necesita atención médica o asistencia de salud mental… Son muchas las situaciones diferentes en las que un bebé prematuro en cuidados intensivos necesita recibir ese calor humano extra de voluntarios.

Los bebés necesitan calor humano desde el momento que nacen y sobre todo, para los bebés prematuros. Estos deberían haber estado más tiempo dentro del vientre materno y no ha podido ser así por las circunstancias que sean, por esto el abrazarles, acariciarles y proporcionarles seguridad y confort física y emocional resulta casi vital para ellos.

En el Hospital se puede valorar que los bebés prematuros que han recibido este calor humano extra tienen mejores hábitos de sueño y una mejor evolución que aquellos otros bebés que no han tenido esta suerte y han debido quedarse horas y horas en las frías incubadoras sin contacto humano.

Aunque lo ideal es que sean los padres quienes proporcionen este calor humano, cuando no es posible, los bebés no deben quedarse solos… Y estos voluntarios realizan una gran misión en la vida del bebé prematuro. ¿Te imaginas que esto ocurriese en todos los hospitales del mundo?

Te puede gustar