La evacuación: ¿Por qué es importante no aguantarla ni retrasarla?

Mervis Romero · 23 diciembre, 2017
Reprimir esta necesidad puede traer complicaciones.

La evacuación es el mecanismo natural empleado por el organismo para eliminar la materia fecal, que es el producto de todos los desechos del cuerpo.

Una alteración en este proceso completamente normal podría traer complicaciones serias a corto y largo plazo en el sistema digestivo. Conocer a fondo este hecho, te ayudará a evitar este mal hábito y a actuar de inmediato cuando el organismo lo exija.

Aguantar la evacuación es uno de los mecanismos usados para evitar los baños públicos o ajenos. Para combatir este hábito, es imprescindible tener conocimiento de lo importante que es la evacuación para un organismo sano.

Consecuencias de retrasar la evacuación

Aunque retrasar la evacuación pudiera parecer un tanto inofensivo, es un acto realmente peligroso para el organismo. Esto se debe a que, una vez expulsado el material de desecho, el tracto digestivo se prepara para una nueva digestión. De allí la importancia de respetar este proceso.

Algunas consecuencias de no respetar este proceso son las siguientes:

Incapacidad para absorber los nutrientes

El mecanismo de absorber nutrientes es llevado a cabo en el intestino delgado. Aguantar o retrasar la evacuación pudiera colapsar los intestinos. Esto traería como consecuencia la dificultad de absorber los nutrientes necesarios para el funcionamiento correcto del cuerpo.

Evacuación dolorosa

Aguantar el impulso de ir al servicio provoca que el intestino delgado absorba el agua de las heces retenidas. Esto provoca materia fecal dura o áspera, ocasionando gran dolor para poder expulsarlas. Además, con el tiempo podría traer complicaciones con la aparición de hemorroides, causando aún más dolor en las deposiciones.

Distensión abdominal

Otra consecuencia de frenar el acto de defecar es la acumulación de gases en el intestino. Estas sustancias al descomponerse liberan grandes cantidades de vapores que podrían debilitar la flora intestinal. Esto ocasiona que el cuerpo se encuentre vulnerable ante ataques de bacterias nocivas.

Estreñimiento

La necesidad de defecar es un proceso complejo donde están involucradas terminaciones nerviosas y, por ende, el cerebro.

Por medio de señales, el esfínter anal le comunica al cerebro la necesidad de defecar.

La evacuación

La frecuencia en el hábito de aguantar la evacuación hace que con el tiempo este impulso se pierda. Los resultados a futuro es un colon pesado, perezoso y sin fuerzas para expulsar las heces, es decir, estreñimiento.

Por otra parte, el estreñimiento provoca afecciones como hemorroides, distensión abdominal, colon irritable, y otras afecciones que afectan en gran manera la calidad de vida. También causa obesidad, retención de líquidos y otras patologías.

Diverticulitis

Una las complicaciones de evitar la evacuación a largo plazo es la diverticulitis. Esta afección consiste en pequeñas bolsas que aparecen internamente en la pared intestinal y se infectan o inflaman. Aparecen con el endurecimiento de las heces, aunado con el esfuerzo realizado para realizar la deposición.

Septicemia

Otra de las consecuencias a largo plazo es la septicemia. Esta es provocada cuando al permanecer un gran periodo de tiempo las heces en el recto, las bacterias pueden pasar al torrente sanguíneo. Una dificultad que podría ser mortal.

¿Por qué es importante evacuar a diario?

La evacuación es un mecanismo de limpieza indispensable para una buena salud y esto empieza con el consumo de alimentos sanos.

Por tal razón, al consumir alimentos ricos en fibras, lo natural es que el cuerpo los elimine en evacuaciones frecuentes y abundantes.

En cuanto a la frecuencia, expertos concuerdan que lo normal es evacuar, como mínimo, 2 veces al día. Esta acción demuestra lo saludable que pueden estar la salud digestiva de un organismo. Además, favorece la expulsión de heces blandas sin olores intensos. Estos es mas importante durante el embarazo.

Comer alimentos ricos en fibra ayudan a promover la evacuación.

Recomendaciones para evacuar bien

Para un correcto funcionamiento de organismo es indispensable que lleves a la práctica las siguientes recomendaciones:

  • Ingiere alimentos con gran cantidad de fibras. Complementa tu alimentación con frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Ejercítate con regularidad ya que esto favorecerá el sistema nervioso ayudándote a regularizar la evacuación.
  • Evita el estrés.
  • Consume como mínimo 2 litros de agua diariamente para mantener una hidratación correcta.

Si observas que seguir estos consejos no te ayudan a equilibrar las evacuaciones, consulta con tu médico para un diagnóstico a tiempo.

Es indispensable comprender la importancia de una evacuación frecuente, ya que, además de mantener el sistema digestivo limpio, brinda una salud óptima.

Esfuérzate por mantener disciplina en el cuidado de tu salud, y ahórrate padecer infinidad de patologías en tu sistema digestivo.