La envidia entre hermanos: pautas para los padres

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 20 diciembre, 2018
Los celos y la envidia entre hermanos suelen ser situaciones frecuentes en las familias. Será responsabilidad de los padres conseguir que cada hijo se sienta igual de valorado.

Desde el nacimiento de un segundo hijo hasta el desarrollo en los años posteriores, los celos y la envidia entre hermanos suelen ser un problema frecuente. A pesar de ello, con las medidas oportunas dichos celos no deberían pasar a mayores. El objetivo es fomentar el amor y la complicidad entre los hermanos.

Envidia entre hermanos, ¿qué hacer?

Una de las mayores preocupaciones de los padres surge cuando se generan rencillas, celos y envidias entre hermanos. Aunque es natural que cada uno desarrolle su personalidad y se peleen, también es importante estar atentos ante comportamientos que demuestren problemas mayores.

En este sentido, es importante diferenciar entre los celos y la envidia, ya que esta última se caracteriza por una sensación de carencia que busca apropiarse de lo que el otro tiene. En general, la envidia comienza a surgir cuando se desea con muchas ansias lo que el otro tiene, ya sea algo tangible o intangible, como por ejemplo un logro.

Es importante destacar que hay una delgada línea entre lo que es considerado como envidia sana y envidia destructiva. La primera promueve superarse y esforzarse por ser tan buena como la otra. La segunda, en cambio, obstaculiza estos objetivos.

Los padres son, en muchas ocasiones y sin darse cuenta, los primeros promotores de estos comportamientos. Una de las razones es que muestran evidentes preferencias por uno de los hijos, generalmente el que mejor se comporta, el mejor deportista o el mejor alumno.

Envidia entre hermanos.

Sin embargo, si bien es importante fomentar las buenas conductas, también es fundamental tener un equilibrio y controlar las reacciones hacia cada uno de los hijos.

La solución comienza por tener paciencia y autoexigirse un mayor equilibrio e imparcialidad hacia los hijos. Es importante interiorizar que cada hijo es diferente pero no por ello uno es mejor que el otro. Tan solo se debe estar atento a las cualidades de cada uno para poder ayudarlos a cultivarlas.

Síntomas de celos y envidia

Los padres deben estar muy atentos a los cambios de comportamientos de sus hijos, ya que así será mucho más fácil tomar los correctivos pertinentes de acuerdo a cada situación. En este aspecto, existen ciertos síntomas que hay que controlar.

Problemas para conciliar el sueño

Uno de los principales síntomas de celos entre hermanos —que surge principalmente cuando nace un nuevo hermano— son los problemas para conciliar el sueño. El niño tratará de buscar la atención de sus padres a través de este tipo de comportamiento de forma inconsciente. Con el paso de los meses debería volver a la normalidad.

Hostilidad hacia los padres

En muchas ocasiones el niño se vuelve agresivo y hostil hacia sus padres. Esta es una de las formas más comunes de expresar celos y, en estos casos, los padres deben hacer un esfuerzo por ofrecer un trato igualitario y también dedicarle el tiempo necesario.

¿Cómo evitar la envidia entre hermanos?

Evitar las comparaciones

Las comparaciones siempre han sido injustas y, aunque parezca increíble, son una de las principales causas por las cuales surgen problemas entre los hermanos. La solución es muy simple y se encuentra en manos de los padres: evitar las comparaciones.

Cada niño es distinto, cuenta con habilidades diferentes, y es importante destacar lo bueno de cada uno y no forzar a uno de los hijos a ser o comportarse igual al otro.

Causas de la envidia y rivalidad entre hermanos.

Involucrar al niño con el otro hermano

El hecho de animar a los hijos a estar juntos y compartir actividades es imprescindible para que todos se sientan igual de amados y evitar los celos y envidias. En el caso de que se trate de un nuevo hermanito, es importante inculcarle el amor desde el embarazo y una vez que haya nacido involucrar al hermano mayor en el cuidado y juegos del más pequeño.

En la práctica, los celos y la envidia entre hermanos pueden ser normales en determinados momentos y etapas. Sin embargo, para evitar que estos sentimientos crezcan, es importante que los padres tomen los correctivos necesarios y fomenten el amor y respeto. En el día a día hay que demostrar equilibrio en las reacciones, evitar las comparaciones y alentar a cada hijo para que se sientan amados por igual.