La enfermedad de Kawasaki en niños

Astrid Moreira · 30 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 30 diciembre, 2018
La enfermedad de Kawasaki en los niños no es muy común y se desconoce su causa. Si se aplica tratamiento no suele complicarse, pero es fundamental conocer sus síntomas y detectarlos a tiempo. En el siguiente artículo veremos de qué se trata.

La enfermedad de Kawasaki en niños consiste en una inflamación generalizada en las arterias del organismo. Además, lesiona la piel, la boca y produce inflamación de los ganglios linfáticos. Fue denominada Kawasaki por el Dr. Tomisaku Kawasaki, pediatra Japonés que fue quien la calificó en el año de 1967.

Se presenta en niños menores de cinco años con cuadros febriles que no responden a antibióticos  y se desconoce su causa. Sus síntomas se pueden percibir rápidamente, no es contagiosa y  si se aplica un tratamiento oportuno —desde su inicio en los 10 primeros días— habrá recuperación sin haber complicaciones.

Síntomas de la enfermedad de Kawasaki en niños

Estos síntomas se van desvaneciendo lentamente, a menos que haya complicaciones. Estas se pueden presentarse si no se aplica el tratamiento antes de los diez días desde que comenzó la enfermedad.

fiebre-ninos

  • Fiebre muy alta —dura aproximadamente cinco días.
  • Erupción roja en espalda, abdomen y pecho
  • Ojos enrojecidos
  • Inflamación de los dedos y glándulas del cuello
  • Lengua hinchada cubierta de una capa blanca
  • Labios rojos, secos y agrietados
  • Dolor en la garganta y en las articulaciones
  • Descamación: desprendimiento de las células muertas de la piel en escamas, de la punta de los dedos de las manos y pies
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal

¿Cómo se diagnostica?

No se conoce la causa exacta de la enfermedad de Kawasaki y su diagnóstico tampoco depende del resultado de una prueba específica. Sin embargo, puede haber un criterio médico por el análisis de los síntomas o por los resultados de determinados exámenes que se practiquen.

Exámenes que se realizan

  • Electrocardiograma (ECG). Para ver las complicaciones en el corazón.
  • Ecocardiograma. Para saber tamaño, grosor, fuerza, movimiento y funcionamiento de las válvulas del corazón.
  • Análisis de orina. 
  • Radiografía de tórax. Para observar imágenes del corazón y vasos sanguíneos.
  • Ergometría. Para valorar la respuesta del corazón ante el ejercicio.
  • Tomografía computada. Para explorar regiones internas por medio de imágenes a través de rayos x.
  • Cateterismo cardíaco. Para valorar la anatomía del corazón, las arterias, entre otras. 

Un diagnóstico temprano puede reducir significativamente las posibilidades de sufrir daños permanentes.

Complicaciones relacionadas con la enfermedad de Kawasaki en niños

Si no se les aplica un tratamiento lo más pronto posible a los niños que padecen la enfermedad de Kawasaki pueden presentar problemas cardíacos posteriores como vasculitis, aneurisma coronario, miocarditis y problemas de válvula cardíaca.

¿En qué consisten estas complicaciones?

La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos (arterias, venas) y puede desembocar en un aneurisma —un ensanchamiento o abombamiento de una parte de una arteria o vena—. Cuando se trata del corazón serían las arterias coronarias.

Las arterias coronarias son las que proveen al corazón de oxígeno, sangre y nutrientes. Cuando se produce un ensanchamiento en ellas se produce un aneurisma coronario.

Por otra parte, la miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco y genera problemas de las válvula cardíacas. 

Factores de riesgo

  • La edad. Niños menores de cinco años.
  • El sexo. Los varones son más propensos que las hembras.
  • Origen étnico. Los niños de ascendencia asiática tienen probabilidades más altas de contraerla. 

Tratamiento

Un diagnóstico temprano y la aplicación de un tratamiento rápido evitan las complicaciones cardíacas. Sería conveniente que los pacientes sean tratados con un cardiólogo infantil experimentado, un infectólogo infantil o un reumatólogo pediátrico.

  • Inicialmente se le aplica al niño, por vía intravenosa, dosis altas de gammaglobulina (IVG).
  • Se le administra dosis alta de aspirina por vía oral.
  • Se debe guardar reposo de 2 a 3 semanas de iniciarse la enfermedad o 72 horas después de haber cedido la fiebre.
enfermedad-de-kawasaki-pruebas-cardiologo

Seguimiento a corto plazo

Se deben realizar ecocardiogramas cada dos semanas después de la fiebre para controlar las aneurismas coronarias que se produjeron durante la enfermedad, y estar atentos a cualquier complicación que aparezca reflejada en el ecocardiograma.

Seguimiento a largo plazo

Los niños que no presentaron aneurismas coronarias deben tener una dieta muy saludable, sobre todo para el corazón, y llevar un control de los niveles de colesterol cada 5 años.

Por otra parte, los niños que sí presentaron aneurismas coronarias deben estar controlados por un cardiólogo infantil durante su crecimiento, en seguimiento constante.

Es fundamental que al momento de que el pequeño presente síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki los padres consulten directamente con un especialista, quién se encargará de determinar la patología que presenta e indicará el tratamiento adecuado.

  • Bernstein, Lisa. (2018). 
  • Matiz Mejía, S., Ariza Correa, C., Salinas Suárez, C., Huertas Quiñones, M., & Sanguino Lobo, R. (2017). Enfermedad de Kawasaki. Revista Colombiana de Cardiologia. https://doi.org/10.1177/0009922816679510
  • Tascón, Ana Barrios &  Centeno Malfaz, Fernando. (2017). Enfermedad de Kawasaki en bebés y niños pequeños. Asociación Española de Pediatría. https://doi.org/10.1016/j.anpede.2018.04.00