La dentición en los bebés: ¿qué hacer para calmar el dolor?

Francisco María García 23 agosto, 2018
Cuando va surgiendo la dentición en los bebés, pueden aparecer síntomas de molestias, dolores y sensación de malestar. Para evitarlo, hay algunos buenos hábitos que pueden implantarse, además de remedios caseros muy efectivos.

La sonrisa del bebé comienza a pintarse de blanco. Los primeros dientes asoman entre el tercer y sexto mes de vida. Para algunos pequeños, esta novedad es apenas una molestia que calman con los mimos de mamá; para otros, significa molestias, dolor y malestar. ¿Cómo aliviar el dolor en la dentición de los bebés?

El dolor y la molestia proceden de la inflamación de la encía. En la dentición en los bebés, el brote de los dientes incisivos inferiores puede ser lo primero en ocurrir.

Este proceso depende de factores genéticos o de los meses de gestación transcurridos. Sin embargo, sea en el mes que sea, el brote puede llegar a ser muy molesto para los pequeños.

Síntomas de molestias por la dentición en los bebés

La presión del diente sobre la encía produce una sensación de malestar que, a veces, resulta difícil de sobrellevar. Suele suceder que los bebés se tocan la encía con la lengua cuando empiezan a asomar sus primeros dientes; ellos perciben la inflamación, a la vez que sienten el dolor. Por ese motivo, suelen llevarse cosas a la boca en busca de un consuelo.

Otro signo de la dentición en los bebés es el típico ‘babeo’. Esto sucede porque el movimiento constante de la lengua en contacto con la zona inflamada hace que se segregue más saliva. A su vez, la saliva comienza a escaparse porque los pequeños aún no han incorporado el reflejo de tragar a un ritmo regular.

Es probable que el bebé llore y se despierte con mayor frecuencia por las noches en la etapa de dentición. Sucede porque el dolor de las encías adopta el ritmo cardíaco; por las noches y acostado, el dolor pulsátil tiende a intensificarse.

La dentición en los bebés es un proceso que puede causar varias molestias.

Por otra parte, se debe recordar que el dolor puede preceder hasta en tres semanas la aparición de los primeros dientes. En ocasiones, la inflamación por el brote dentario provoca algunas líneas de fiebre en los bebés.

Molestias secundarias por la dentición en los bebés

Además del dolor causado por la inflamación, pueden aparecer efectos secundarios a subsanar. El primero es que la saliva constante sobre la barbilla provoca que, en unos segundos, el bebé termine empapado.

Para solucionar este tipo de problemas, nada mejor que el típico babero y enjuagar la zona del mentón para evitar su enrojecimiento. Sin embargo, es muy probable que se necesiten otras soluciones cuando la saliva cae en demasía.

En segundo lugar, el bebé puede presentar irritada la zona del cuerpo de contacto con el pañal. Esto sucede porque la primera dentición cambia el pH de la saliva; como consecuencia de esto, se da una modificación en el pH de la propia orina. Para que la piel en contacto con la orina no se irrite, lo mejor es cambiarle el pañal cada vez que lo moje.

“La presión del diente sobre la encía produce una sensación de malestar que, a veces, resulta difícil de sobrellevar”

Cómo calmar el dolor

Además de la dosis de paracetamol e ibuprofeno que recomiendan los pediatras, hay algunos trucos caseros tan ancestrales como el dolor mismo. Estos son los más conocidos:

  • Masajes suaves: en tanto los bebés no tienen sus facultades motrices desarrolladas, no podrán masajearse ellos mismos. Si la encía está muy inflamada, es mejor no tocarla. En caso contrario, se puede presionar suavemente la zona o, simplemente, frotar cuidadosamente con el dedo lo más frío posible.
  • Heladitos de leche: sea leche materna o no, lo importante es que le gustará lo suficiente como para tomar sin esfuerzo. El frío es lo primero que se aplica en este tipo de inflamaciones. Los heladitos se pueden hacer en cubeteras o en moldes específicos.
Los mordedores específicos para dentición en los bebés son los que tienen agua y se meten en el refrigerador.

  • Mordedores: existen novedosos collares para madres o padres con mordedores incluidos. Los específicos para dentición en los bebés son los que tienen agua y se meten en el refrigerador. Además, existen geles especiales de venta en farmacias que también aportan alivio a los pequeños.
  • Paños húmedos congelados: esta es una buena opción para los bebés que encuentran demasiado duros o incómodos los mordedores comerciales. Los trapos son fáciles de sostener, aunque conviene que una parte quede seca para que no se enfríen las manos.

Consideraciones finales

La dentición en los bebés aparece de manera simétrica entre las encías superiores e inferiores. Comienza antes de los seis meses y culmina a los dos años, con los segundos molares.

Aunque el dolor y la molestia son normales durante esta etapa, siempre hay que estar alertas a otros síntomas. La fiebre superior a 38°C tiene que ser controlada por especialistas, al igual que cualquier conducta del bebé que los padres interpreten como inusual.

Te puede gustar