Dolor de encías en bebés

El dolor de encías en los bebés es algo natural durante el proceso de dentición. En el siguiente artículo, te contaremos cómo puedes aliviar las molestias que sufren los pequeños en este proceso.

El dolor de encías en bebés es una consecuencia del largo y doloroso proceso de dentición que sufren los pequeños durante los primeros meses de edad. Si bien no hay una fecha establecida para el nacimiento del primer diente del bebé, en la mayoría de los casos sucede alrededor de los seis meses de edad.

Alrededor de los dos años y medio, el pequeño ya debería tener todos sus dientes de leche. Asimismo, durante el proceso de dentición, el bebé puede mostrar síntomas durante meses o solamente durante los días previos a que salga el diente.

Para tratar el dolor de encías en bebés, existen algunos consejos a tener en cuenta. En todo caso, es muy importante que consultes con un pediatra si el bebé tiene otros síntomas relacionados al dolor de encías, como pueden ser los episodios de fiebre, la irritabilidad extrema en la zona afectada o los problemas de alimentación.

Dolor de encías en bebés

El proceso de dentición puede ser doloroso y provocar llanto, babeo y otros comportamientos, a medida que los bebés intentan controlar el dolor.

Sin embargo, no debes preocuparte en exceso por el dolor de encías en bebés. Sí, en cambio, debes saber que una causa común de preocupación ocurre cuando las encías del bebé sangran durante el proceso.

Generalmente, el sangrado en las encías es causado porque los dientes rompen su delicado tejido. No obstante, también puede ser provocado por bacterias que causan inflamación.

Sin embargo, no debería ser motivo de alarma, ya que se trata de una consecuencia normal. Otros causas asociadas a la dentición son la sensibilidad, el hinchazón, los moretones y los dolores.

El dolor de encías en bebés puede provocar síntomas duraderos o esporádicos.

“El sangrado en las encías es causado porque los dientes rompen su delicado tejido. No obstante, también puede ser provocado por bacterias que causan inflamación”

¿Como calmar el dolor de encías en bebés?

Hay muchas cosas que puedes probar antes de recurrir a los analgésicos o geles para calmar el dolor de encías en bebés. Darle a tu bebé algo fresco para morder puede aliviar la presión y el dolor. En este sentido, te recomendamos probar lo siguiente:

  • Frota con un dedo limpio o una gasa húmeda sobre las encías doloridas de tu bebé para adormecer el dolor de forma temporal. Ten en cuenta que a los bebés les gusta sentir ese tipo de presión sobre sus encías porque distrae su cerebro de la sensación de dolor de la dentición.
  • Dale al bebé un anillo de dentición. Los anillos de dentición sólidos a base de silicona son mejores que los productos llenos de líquido, ya que no tienen fugas y pueden esterilizarse.
  • Si el bebé tiene más de 6 meses, también puedes dejar que mastique alimentos fríos y suaves como el plátano, el pepino o el yogur natural. No uses alimentos duros, ya que podrían romperse en pedazos y provocar que se atragante.
  • Nunca ates ningún objeto para calmar el dolor alrededor del cuello del bebé para facilitar su uso, ya que existe peligro de estrangulamiento. Esto incluye los anillos de dentición o los muñecos.
  • También puedes probar un poco de agua fría directamente de la botella o, si lo prefieres, en una taza de alimentación.

Por otro lado, los analgésicos de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno, administrados en la dosis adecuada para el peso del bebé, pueden aliviar el dolor de encías en bebés. En este caso, es un requisito hablar con el médico del bebé antes de usar geles anestésicos o remedios homeopáticos.

El dolor de encías en bebés puede provocar irritación en ellos.

¿Cuando debes acudir al hospital?

Si el pequeño no muestra nada más que unas encías inflamadas y los síntomas típicos de la dentición, no hay necesidad de alarmarse. Sin embargo, si consideras que el pequeño sufre otro tipo de irregularidades en el comportamiento o algún problema secundario, será necesario requerir atención médica de inmediato.

Asimismo, también te recomendamos ponerte en contacto con el pediatra si observas que el pequeño sufre problemas de alimentación, pasa por un cambio abrupto en el temperamento, tiene sangre en el ombligo, contrae una fiebre muy alta, o, por el contrario, experimenta episodios de diarrea, estreñimiento, vómitos o deshidratación.

Por último, recuerda que, al masajear las encías del bebé, podrás detectar si el dolor que sufre el pequeño es debido a la dentición. En la mayoría de los casos, no deberías preocuparte en exceso, ya que se trata de algo natural y que pasará con el tiempo.

Categorías: Consejos para cuidar a tu bebé Etiquetas:
Te puede gustar