¿Qué es la crianza natural?

Pedro 3 agosto, 2016

Es los últimos años son muchas las corrientes que se han puesto de moda en cuanto a educación y desarrollo de nuestros niños se refiere. Una de ellas es conocida como crianza natural. Hoy nos centramos en los detalles de este método.

Cuando sabes que estás embarazada, es lógico que te asalten muchas dudas sobre la educación y desarrollo de tu futuro bebé. De hecho, desde nuestro blog nos esforzamos por darte información necesaria que todas las mamás y papás deberían conocer antes de hacer frente al proceso de la crianza. Conocer diferentes métodos es verdaderamente útil en este sentido.

La crianza natural

La crianza natural no es en realidad novedosa. Simplemente adapta fórmulas antiguas que se han perdido con el paso del tiempo y que establecen el crear una relación mucho más íntima entre padres e hijos, alejada de artificios y extraños experimentos psicológicos.

Madre practica crianza natural

En la crianza natural goza de especial predicamento la empatía, pues cada niño tiene una serie de necesidades individuales dependiendo de su personalidad y edad. Es por ello que lo que te sirvió para un hijo no tiene por qué ser igual para otro, pues cada uno es un mundo y como tal hay que tratarles.

Igualdad no es lo mismo que equidad, la equidad implica tratar cada uno según su persona y no tiene por qué ser igual a otra.

Debemos observar y conocer bien a nuestros pequeños para aprender cuáles son sus necesidades reales. De esta forma podremos entenderlos y respetar sus diferentes tiempos de desarrollo. Además, también estableceremos una comunicación más íntima y unas relaciones mucho más amorosas y duraderas.

El contacto físico con el niño y otros detalles

Como es lógico, aunque podamos establecer algunas características generales para la crianza natural, esta puede diferir según cada casa. Es normal, pues adaptarse a la personalidad y necesidades de cada niño así lo requiere.

Sí que podemos encontrar en común a todos los hogares que practican la crianza natural la alimentación a través de la lactancia materna. Esta fórmula tiene grandes beneficios para el bebé, no solo físicos, también emocionales. Fomenta el contacto íntimo y una mayor conexión entre madre e hijo.

Otro detalle a tener en cuenta es el colecho. Este método lo fomenta, favoreciendo el hecho de que se convierta en un placer, nunca en una incomodidad. Tanto para padres como hijos debe considerarse otra forma natural de conexión, pues la tendencia humana es a dormir acompañados, siempre más íntimo y agradable.

El hecho de abrazar al niño y tenerlo en brazos también es importante en la crianza natural. Él siempre debe saber que en sus momentos de más necesidad habrá alguien que le toque, le roce y le dé el contacto físico que tanta falta le hace. No se debe demonizar nunca este hecho.

family-829308_960_720

Los llantos del bebé

En la crianza natural el llanto del bebé se considera como su más primitiva forma de comunicarse. En sus primeros meses el niño no tiene otra forma de trasladar sus necesidades, tanto físicas como emocionales.

Así pues, cuando un bebé llora, lo normal es consolarlo. Es necesario observar cuáles son sus necesidades, a consecuencia de qué se ha producido el llanto y cómo podemos ayudarlo para que cese su dolor. Esto da seguridad y estabilidad al pequeño.

Hábitos de la crianza natural

Hay una serie de hábitos que hemos de tener en cuenta para practicar la crianza natural con los niños:

  • Hemos de adaptarnos al nivel de nuestros niños para la comunicación. Debemos ver el mundo tal como lo ven ellos para comprender y ayudar.
  • El juego es vital en la crianza natural. Debemos compartir con ellos como si fuésemos uno más.
  • Hemos de ser sinceros con nosotros mismos. A veces reaccionamos mal porque no tenemos un buen día o estamos frustrados. Jamás se deben cargar las culpas sobre los pequeños.
  • Llorar no es algo negativo, es una forma de comunicación. Consuela si lo necesita, dale cariño, ayúdale…
  • Si te has equivocado, pide perdón. No somos perfectos. A veces nos equivocamos. Pedir perdón a un niño no es ninguna vergüenza, más bien un gran ejemplo.

Ahora ya sabes lo que es la crianza natural. En realidad, no deja de ser algo así como aplicar el sentido común a la hora de cuidar, educar y desarrollar a nuestro niño. Si te ha gustado, no dejes de aprovechar sus enseñanzas, pues son realmente útiles y fortalecerán los vínculos con el pequeño.

Te puede gustar