¿Qué es la colestasis del embarazo?

La colestasis es una enfermedad que aparece solo en el embarazo, ocurre en el hígado y suele presentarse en los últimos meses de gestación.  Se trata de una condición poco común que afecta aproximadamente a una embarazada de cada mil en el mundo, teniendo su mayor incidencia en países como Chile y Suecia.

Se tiene entendido que algunas condiciones provocan mayor propensión en algunas embarazadas; por ejemplo, es preciso un antecedente de enfermedad hepática, alguna relación genética o casos de embarazo múltiples. Una de las principales señales que indican la colestasis, es un exceso de picor en el cuerpo de la gestante.

También conocida como colestasis gravídica, es provocada por la alteración hormonal común en el embarazo, donde la cantidad de hormonas puede saturar la vesicula biliar impidiendo que la bilis fluya normalmente. En este sentido, se puede apreciar que la aparición de esta enfermedad coincide con los últimos meses del embarazo, precisamente cuando el nivel de hormonas es el más alto.

Síntomas de colestasis del embarazo

Como ya hemos dicho, suele aparecer al final del proceso de gestación y se manifiesta por una grave comezón, característicamente ubicada en pies y manos. En casos menos frecuentes puede presentarse ictericia; por lo que la comezón se considera uno de los síntomas  más perceptibles.

9b849c6b2639e34682b14ae6d9d91402

Otros síntomas de la colestasis son:

  • Variaciones en el color de la deposiciones y el orina
  • Náuseas
  • Agotamiento
  • Depresión
  • Falta de apetito.

Por lo general la mayoría de los síntomas comienzan a desaparecer a los pocos días después de dar a luz; pero según los especialistas, existen altas posibilidades de que la enfermedad pueda repetirse en otro embarazo. Para tratar la enfermedad los especialistas se enfocan en controlar la comezón y administrar fármacos para eliminar el exceso de ácidos biliares.

El tratamiento también incluye la administración de suplementos de la Vitamina , cremas corticoides para la piel, baños de agua fría y aplicación de hielo para mejorar la circulación. También deben mantenerse controladas las características de la sangre para proteger al bebé de una posible hemorragia intracraneal.  

Riesgos de la colestasis en el feto

Según la opinión de los expertos, las complicaciones de esta enfermedad son mayores para el feto que para la madre. En general los síntomas de la colestasis pueden llegar a ser molestos, pero el bebé corre mayores riesgos porque su salud depende en gran medida del estado del hígado de su madre.

Una consecuencia común en el caso de colestasis del embarazo es que el líquido amniótico pueda ser contaminado con la primera deposición del bebé. Cuando esto sucede es indispensable un monitoreo constante, muchas veces es la causa de los partos inducidos, los cuales se hacen en centros especializados en neonatología.

635d50973195457578bf6a369b72cabf
9b849c6b2639e34682b14ae6d9d91402

La colestasis gravídica puede provocar que el hígado del bebé también se vea afectado, lo que lo coloca en riesgo de nacer prematuramente o morir. Por tal razón, en ocasiones los médicos prefieren inducir el parto cuando se presenta esta enfermedad; siempre y cuando los pulmones del feto se hallen maduros.

Otras complicaciones en el feto se pueden atacar con el tratamiento adecuado; sin embargo, la mortalidad en estos casos ha alcanzado hasta un 20%. Aunque no existe un amplio esclarecimiento de las condiciones de la muerte de muchos de estos fetos, la relación de partos prematuros con esta enfermedad señala la gravedad de la misma.

Secuelas de la colestasis en el posparto

Después que nace el bebé, lo normal es que la enfermedad desaparezca en pocas semanas, de no ser así, es preciso reevaluar el diagnostico. Se cree que en un período aproximado de seis semanas, deberían desecharse la presencia de enfermedades virales u otras como cirrosis hepática e hígado graso.

Se tiene entendido que hasta un 90% de mujeres que fueron diagnosticadas con colestasis en un embarazo, probablemente vuelvan a padecerlo en embarazos futuros. Por eso se mantiene la alerta para otros casos, por lo que se deben mejorar muchos aspectos de su vida, como la alimentación.

Otra advertencia se centra sobre los anticonceptivos orales, los cuales no son convenientes para mujeres que padecieron la enfermedad, porque las píldoras están asociadas a la aparición de problemas hepáticos.  Es decir, mujeres con antecedentes de colestasis, no deberían tomar píldoras anticonceptivas.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar