La ciencia explica la pérdida de materia gris durante el embarazo

Mucho se ha hablado sobre los cambios que ocurren en la mujer embarazada. Al parecer el embarazo provoca que nuestra memoria disminuya, se habla del cerebro borroso durante la lactancia y otros males. Hasta los momentos la ciencia ha podido identificar que en realidad estos cambios ocurren. Por su parte, también la mayoría de las madres pueden afirmar que es cierto.

En tal sentido, podemos certificar que algo sucede en el cerebro femenino durante la gestación. Por tal motivo, se han diseñado estudios científicos con el propósito de confirmar el padecimiento. Con pruebas sólidas, la ciencia ha podido demostrar que los cambios son más apreciables de lo que imaginábamos.

Cambios en el embarazo son una consecuencia de la pérdida de materia gris

Como es sabido, la mujer se transforma de muchas maneras durante la gestación. De algún modo podríamos pensar que quizá el cerebro se ve afectado por todos estos cambios. Sin embargo, la ciencia ha logrado explicar que es al revés, es la pérdida de materia gris lo que ocasiona la mayoría de las transformaciones.

materia gris 2

Es decir, la mayoría de los efectos que ocurren en la mujer embarazada se producen como consecuencia de una alteración cerebral. Se sabe que la madre piensa todo el tiempo en su bebé,  y que además se siente torpe y con frecuencia olvida las cosas.  Estos síntomas no producen un daño cerebral, al contrario, ocurren porque ya ha habido pérdida de materia gris.

Según la ciencia, la materia gris es la sustancia de la cual se componen algunas partes del cerebro humano. Se tiene entendido que está relacionada con el desarrollo de los principales procesos mentales, tales como la inteligencia y el razonamiento.

En épocas recientes se reconoce una función general de esta sustancia, por ejemplo, su conexión con otras funciones básicas. De acuerdo a esta información se encontró su relación particular con el sistema nervioso central.

El embarazo genera cambios en la materia gris

Investigaciones relacionadas a este tema dieron como resultado que tanto la estructura, como el tamaño del cerebro se modifican con la gestación.  En consecuencia, se ven afectados la perspectiva hacia otras personas y los sentimientos. Dichas modificaciones son vitales para que se desarrolle la empatía hacia el bebé.

El propósito de este cambio se cree que se relaciona con la optimización de las funciones destinadas a conocer e identificarse con el hijo. Por ejemplo, la necesidad de que la madre entienda sus sentimientos y se ponga alerta ante potenciales amenazas. Es decir, de alguna manera desarrolla esa función protectora indispensable.

Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental. Se trata de decidir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo.

-Elisabeth Stone-

Como sabemos, a una madre no hay que explicarle muchas cosas. Es normal que comencemos a amarlos y volcarnos totalmente hacia ellos antes de que nazcan. Este estado según los expertos, tiene que ver con la pérdida de materia gris.

 

Los cambios que ocasiona el embarazo en el cerebro, pueden mantenerse en la mujer durante varios años. En los primeros dos años de vida del bebé son claramente perceptibles. Pueden permanecer durante la primera parte de la infancia. A veces estas alteraciones son más profundas, lo que se corresponde con un mayor apego emocional de las madres con sus pequeños.

materia gris 3

 

Lo que dice el estudio

La pérdida de materia gris fue identificada por los investigadores por medio de un escaneo cerebral. Para conseguir los datos, los científicos observaron el cerebro de las mujeres antes de la gestación. Luego escanearon nuevamente sus cerebros durante el embarazo para analizar los cambios.

Según la explicación de la investigadora holandesa Elseline Hoekzema, la pérdida de materia gris se produjo en las áreas que involucran la comprensión y percepción interpersonal. Al respecto se reconoce que estos cambios no constituyen un problema grave. En tal sentido, es un proceso de optimización que permite a la madre identificar y apoyar las necesidades del recién nacido.

En otras palabras, es un cambio que beneficia a las mujeres en relación con sus hijos. Según los resultados, no se han percibido cambios permanentes en áreas como el pensamiento cognitivo, el lenguaje o la atención de la mujer. Se trata de una variación que permite adaptar las capacidades de la mujer en su nueva etapa.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar