La ansiedad, un obstáculo más para el embarazo

Quienes hayan tenido problemas de esta clase saben lo horrible que puede volverse un corto periodo de tiempo. La ansiedad es un fuerte enemigo que puede jugar en nuestra contra en muchas situaciones de nuestra vida. El sentimiento de frustración por no conseguir quedarse embarazada es un aliciente. El propio estrés generado por la angustia que experimentas se convierte en un obstáculo más para conseguirlo.

Querer tener un bebé casi siempre es motivo de alegría. Por desgracia, intentarlo mes a mes sin éxito puede desatar muchas frustraciones en la pareja. En ocasiones, en la mente de la futura madre ese tiempo invertido es demasiado largo, por lo que comienzan los problemas.

Los estados de ansiedad en mujeres que quieren quedarse embarazadas pueden desencadenar problemas físicos o psicológicos. En muchos casos incluso se arriesga la convivencia con la pareja, sobre todo cuando empiezan a generarse discusiones acerca de quién puede ser el responsable de que el bebé aún no venga en camino.

Son muchas las mujeres que al no quedarse embarazadas después de varios intentos empiezan a sentir una gran decepción. Lo que no todo el mundo sabe es que esto puede contribuir a agrandar el problema de fertilidad.

Así como el estrés genera cambios de ánimo y dolencias físicas en ambos géneros, en situaciones como estas puede ser terrible para las mujeres.

Mujer triste en la playa

 

El temor agudiza los sentidos. La ansiedad los paraliza

-Kurt Goldstein-

 

Un estudio confirma que la ansiedad es enemiga del embarazo

Para comprobar la manera en la que influye el estrés, investigadores de la Universidad de Ohio realizaron un seguimiento a 500 mujeres. El rango de edad era entre 18 y 40 años, y nunca habían sufrido problemas de fertilidad. Todas ellas tenían en común que estaban intentando quedarse embarazadas.

A estas mujeres se les midieron dos indicadores biológicos de estrés que están presentes en la saliva, como la Alfa-amilasa y el Cortisol. Encontraron que aquellas con altos niveles de estos indicadores eran 29% menos propensas a quedarse embarazadas.

Después, al cotejar la información con la de las mujeres que presentaban niveles bajos de esta enzima, descubrieron que estas tenían más del doble de probabilidades de no quedar embarazadas tras 12 meses de relaciones sexuales regulares sin protección.

Recordemos que se empieza a considerar que puede haber infertilidad cuando la pareja ha intentado concebir durante un año sin éxito. Cuando ambos buscan un embarazo sin conseguirlo es normal que vayan apareciendo la desilusión y los sentimientos de culpa. Esto, a su vez, genera más estrés.

Marido triste observando a su esposa triste

Recomendar tranquilidad puede sonar muy fácil, pero lograrlo puede llegar a ser una tarea un poco complicada. Sin embargo, una no debe darse por vencida ante esta clase de problemas.

Existen múltiples soluciones que pueden llevarse a cabo. Lo importante es no dejarse caer ni permitir que esta situación afecte a otros ámbitos de nuestra vida. Puede que sea difícil al principio, pero tenemos que poner de nuestra parte.

Algunos consejos para acabar con la ansiedad

Habla con tu médico

Estar informada de lo que sucede con tu cuerpo y de lo que no es normal te dará más seguridad. Si aún no han pasado 12 meses y el especialista no ve nada raro, tranquilízate. Es muy pronto para pensar en problemas mayores, y puede que sea la ansiedad la que esté actuando en ti.

Medita

Aprender técnicas de respiración, practicar yoga o meditar te tranquilizarán mucho. Además, son buenos ejercicios que permitirán que tu cuerpo se prepare para la llegada del bebé. También mejoran la capacidad pulmonar y es una gran forma de encontrarte contigo misma.

Diviértete

Mantenerse ocupada y disfrutar de las cosas que te gustan harán que dejes de pensar todo el tiempo en bebés. Sal con tu pareja, vete de viaje o haz, en definitiva, actividades que ayuden a reducir tus niveles de estrés. Estar continuamente pensando en las razones por la cuales no te quedas embarazada solo empeorará la situación.

Comparte tu preocupación

Si sientes que aún sigues con un estado grave de ansiedad es importante que lo hables. Comparte lo que sientes con tu pareja, pues probablemente a él le suceda lo mismo. Si aún así sientes que necesitas ayuda profesional, no dudes en pedirla. Alejar el estrés de tu vida te ayudará, y en cuanto dejes de angustiarte conseguirás tu deseado embarazo.

Te puede gustar