Juegos de agua para niños

Óscar Dorado · 26 agosto, 2018
Los juegos de agua son uno de los más divertidos durante la infancia. Ayudan a combatir el calor y promueven momentos de mucha diversión en grupo. A continuación te contamos más al respecto.

Los juegos de agua promueven la interacción social, la espontaneidad, la creatividad y, en cierta medida, el ingenio. Al no contar siempre con todo lo que imaginan, los niños deben idear formas de obtener lo que necesitan para sus juegos.

Por ejemplo, si en la piscina los niños deciden jugar a que son cocodrilos en un pantano, no siempre contarán con todos los juguetes para apoyar su fantasía y por ello, deberán recurrir a lo que tienen a su alcance para completarla.

Es recomendable permitirle al niño que experimente por su cuenta, pero antes, siempre deberá escuchar con atención cuáles son las medidas preventivas a tener en cuenta, por su propia seguridad y la de otros niños. De esta manera, podrá familiarizarse y disfrutar en el entorno acuático sin inconvenientes. Por supuesto, no se debe dejar al niño sin supervisión.

El gran beneficio de los juegos de agua para niños radica principalmente en el desarrollo de las habilidades motoras, como el equilibrio y la coordinación.

Juegos de agua para niños

A continuación, te presentamos nuestra selección de juegos de agua para niños. Con ellos, el verano podrá convertirse en una época mucho más divertida y dinámica. ¡Aprovéchalos!

Los juegos de agua son ideales en verano.

1. Carreras con el vaso de agua

Para empezar el juego, debes dibujar dos líneas: una que indique la salida y la otra la línea de llegada. Seguidamente, divide a los niños en equipos con igual número de participantes e invítalos a alinearse detrás de la línea de partida.

Para empezar, solo habrá un miembro del equipo situado en la línea de salida. Y, como en el relevo clásico, los primeros se sitúan en la línea de salida, sosteniendo el vaso de agua, para entregar el vaso al compañero respectivo que espera en la línea de meta.

El objetivo es realizar el recorrido lo antes posible sin derramar mucha agua del vaso. Al final de la carrera, el equipo que, al completar la primera vuelta, tenga más agua en el vaso es el ganador.

2. Recoge el pañuelo

Este juego es ideal para practicar en cualquier piscina y requiere de una gran velocidad. Para jugar, necesitarás tantos pañuelos como jugadores. El número de jugadores estará limitado solo por el tamaño de la piscina.

Cada participante deberá colocarse en la parte posterior de la camiseta un pañuelo. El objetivo del juego es recoger la mayor cantidad posible de pañuelos y conservar el propio. El afortunado ganador será el que haya conseguido obtener más pañuelos.

Quienes pierden sus pañuelos deberán abandonar inmediatamente la piscina mientras esperan la siguiente ronda de juego. por otra parte, los pañuelos que se caigan al fondo del agua pertenecerán al primero que los recoja.

3. Encesta los globos

Los jugadores deben dividirse en 2 equipos de, al menos, 4 jugadores. Lo primero que debes hacer es colocar un cubo para el capitán de cada equipo y un globo para cada uno de los otros jugadores. 

Los jugadores deben llenar los globos de agua, pero sin hacerles ningún nudo. Después de eso, los equipos se alinean uno al lado del otro, sobre la línea de lanzamiento.

Cada capitán se detiene a cinco pasos del primero de sus compañeros, se vuelve hacia él y sostiene firmemente el cuenco sobre su cabeza. A su vez, los integrantes de cada equipo lanzan su propio globo abierto. El objetivo es que el globo caiga en el cuenco que el capitán sostiene sobre su cabeza.

Cabe destacar que el capitán puede moverse para recibir el globo, pero no debe separar el recipiente de la cabeza. 

Los juegos de agua para niños son ideales en verano.

4. Centrar el globo

Este juego puede realizarse tanto dentro de la piscina como en un jardín o patio. Los jugadores deben organizarse en dos equipos de 3 a 5 participantes. 

Ambos equipos se colocan cara a cara, a 3 o 4 metros uno del otro si juegan en una piscina grande, o en ambos extremos si se trata de una inflable. Cada jugador estará equipado con una pistola de agua.

Se coloca un globo en el centro de la piscina y cuando se da la señal de salida, los jugadores deben apuntar a la pelota con el objetivo de desplazarla hacia adelante gracias a los chorros de agua lanzados con las pistolas. El equipo que logre situar el balón en su esquina es el ganador.

Para jugar a este juego es importante la cooperación y la unión de fuerzas para mover la pelota en la dirección correcta y contrarrestar los disparos opuestos. Pueden haber momentos de pausa para recargar las pistolas con agua.

En suma, los juegos de agua para niños constituyen un conjunto de actividades recreativas pero también, fundamentales para su desarrollo físico. ¡Enséñales a disfrutarlos!