Normas de seguridad para ir a la piscina con niños

Naí Botello · 6 julio, 2018
Ir a la piscina es una de las actividades favoritas de los niños. Por eso, no puedes dejar de leer las normas de seguridad que te daremos para que ellos puedan disfrutar sin correr riesgos y para que tú estés tranquila.

Existen muchas normas de seguridad para ir a la piscina con niños, pues queda claro que pueden ocurrir accidentes como caídas o, en el peor de los casos, muertes por inmersión. Considerando estas alertas, es necesario que los padres reconozcan los tipos de peligros que se pueden presentar y aprendan a solventarlos.

Pese a esto, no corresponde solo a los padres saber cuáles son los peligros potenciales que se pueden presentar, sino que resulta fundamental que eduquen a sus hijos sobre la manera de conducirse dentro de las piscinas para evitar riesgos sin tener que perderse de la diversión.

Normas de seguridad para ir a la piscina con niños

Los niños, por su inocencia, suelen estar en peligro cuando se exponen a actos imprudentes. Cuando se asiste a piscinas en lugares públicos, en casa de algún amigo o en su propio hogar; siempre es recomendable que algún padre o adulto responsable esté atento a lo que hacen los niños.

Esta consideración es importante, ya que el 80% de los niños que mueren por inmersión lo hacen dentro de piscinas, y solo un 20% en lagos, ríos o el mar. Desde luego, la idea no es privar a los pequeños de la diversión de las piscinas, y mucho menos cuando se acerca el verano y el cuerpo pide un refrescante chapuzón; pero se deben cubrir todos los aspectos para garantizar la seguridad.

Consejos a seguir

Las normas de seguridad para ir a la piscina con niños varían dependiendo de la edad del pequeño. Sin duda, muchas de las recomendaciones se pueden generalizar, pero otras son más específicas y se dirigen a la protección de los niños de menor edad.

Protección para niños desde los 6 meses hasta los 5 años

Los niños que se encuentran en un rango de edad entre los seis meses hasta los cinco años necesitan un grado de atención particular, ya que pueden ser más vulnerables a los accidentes.

Los bebés también están considerados en las normas de seguridad para ir a la piscina con niños.

Una de las primeras observaciones es que siempre deben estar bajo la supervisión y el acompañamiento de un adulto dentro y fuera de la piscina. Muchos padres inscriben a sus pequeños desde tempranas edades en clases de natación, hecho que, desde luego, resulta muy beneficioso no solamente para su seguridad, sino también para su salud.

Sin embargo, aunque el pequeño sepa nadar, no se debe asumir nunca que puede estar dentro de una piscina sin observación; el motivo es que no está exento a sufrir algún calambre, agotamiento o caída. Partiendo de allí, cuando los pequeños estén dentro de la piscina, se deben implementar las siguientes medidas:

  • Utilizar siempre chaleco inflable o flotador de brazo, aún cuando sepa nadar. Este instrumento de protección debe colocarlo un adulto, quien además ha de verificar su buen funcionamiento.
  • Se debe ingresar al agua con el acompañamiento y la ayuda de un adulto, o de manera muy lenta, usando las escaleras.
  • Queda prohibido que los niños corran alrededor de las piscinas; se debe caminar exclusivamente y siempre utilizando sandalias antiresbalantes.
  • Nunca se debe permitir que un bebé gatee o camine cerca de una piscina. Si se cuenta con una dentro de la casa, esta debe estar cercada y con protección especial para impedir el paso de niños.

“Cuando se asiste a piscinas en lugares públicos, en casa de algún amigo o en su propio hogar; siempre es recomendable que algún padre o adulto responsable esté atento a lo que hacen”

Protección para niños desde los 6 hasta los 12 años

Nuevamente, es importante que los niños sepan nadar para asegurar su bienestar dentro del agua. En caso de que no cuenten con esta habilidad, se aplica la misma norma que con los niños más pequeños: se les debe proporcionar chalecos y flotadores.

Las normas de seguridad para ir a la piscina con niños incluyen el uso de flotadores.

De ser posible, si la estructura de la piscina lo permite, los niños deberían permanecer en la zona que cuente con el desnivel en el que ellos puedan mantener su cabeza fuera de la superficie del agua estando de pie. Otras recomendaciones para los más grandes incluyen:

  • Evitar realizar piruetas, clavados o saltos que puedan poner en riesgo su vida.
  • No correr en los bordes de la piscina.
  • No ingresar en el agua justo después de comer.
  • Evitar juegos bruscos con sus amigos o compañeros dentro de la piscina y sus alrededores.

Como recomendación final, te invitamos a que aprendas algunos primeros auxilios básicos en caso de ahogamientos, que tomen turnos entre los padres para garantizar la vigilancia constante de los niños y que siempre apliquen un buen protector solar a los niños para evitar quemaduras en su piel.