Primeros auxilios en niños: ¿Cómo deben ser aplicados?

Corina González 24 marzo, 2018
Manejar conocimientos de primeros auxilios es fundamental para que los padres puedan ayudar a sus chiquillos ante cualquier eventualidad. Prepararse para un accidente en casa o de paseo es una tarea obligada para los papás prevenidos.

Una de las herramientas más importantes al convertirnos en padres es el tener conocimiento básico de cómo aplicar correctamente los primeros auxilios en niños.

La gran mayoría del tiempo, los niños se encuentran en un mundo de fantasía y diversión, en el cual el riesgo de sufrir algún golpe o torcedura puede hacer que termine su gran aventura.

Saber aplicar los primeros auxilios en niños ayudará a que la salida planificada siga su curso y todo culmine de la mejor manera posible. En otras palabras, un final feliz será una experiencia positiva y un recuerdo grato.

En caso de presentarse algún accidente o situación de emergencia, es importante mantener la calma, pensar con claridad y actuar con inteligencia y rapidez.

¿Cómo aplicar primeros auxilios en niños?

Entre los accidentes más frecuentes en los niños tenemos: golpes, caídas, fracturas, ahogamiento, heridas, quemaduras, picaduras y mordeduras de animales, los cuales se pueden complicar si no se toman las medidas necesarias a tiempo. De allí. la importancia de la actuación pronta y adecuada.

Los golpes

Los golpes son los más comunes. Generalmente, no van más allá de un susto. Sin embargo, no está de más revisar de manera continua la zona afectada en el lapso de 24 horas, colocar hielo y algún ungüento antiinflamatorio.

Los primeros auxilios en niños.

Las caídas

Son las principales enemigas de nuestros niños. Para este caso, lo primero es convencer al niño que se quede tranquilo, poner un poco de hielo y si no hay alguna herida abierta, aplicar algún antiséptico y cubrir la zona afectada.

Fracturas

Para este caso lo más recomendable es observar. Si se nota poca movilidad, la zona afectada comienza a hincharse y hay dolor fuerte al tacto, estamos en presencia de una fractura. Se debe actuar con calma y rapidez. Aplicar hielo de manera inmediata, esto ayudara a bajar la hinchazón y reducir el dolor.

Es necesario inmovilizar la zona afectada, buscar los materiales que ayuden, como por ejemplo: ramas de árboles, un periódico o revista enrollada y trozos de tela. Llevar al médico lo antes posible.

Ahogamiento

Si se encuentran en algún parque acuático o piscina, lo esencial es sacar al niño del agua, acostarlo de frente para que de esta manera se abran las vías respiradoras y circule el aire.

Cuando esté más tranquilo, sentarlo poco a poco y secarle la ropa. Con ello se logrará una sensación de tranquilidad y, por consiguiente, el ritmo cardiaco se normalizará.

En caso de estar atragantado, se debe colocar acostado sobre nuestras rodillas dando golpes a la espalda. Hay que revisar cuando caiga el objeto que no lo deja respirar al suelo.

Heridas

Los accidentes que las provocan pueden ocurrir en cualquier lugar. Los niños se asustan porque generalmente, suelen sangrar.

En este caso es recomendable limpiar la herida con agua para evitar alguna infección. Si el sagrado no se detiene, se vuelve a lavar con abundante agua. Secar la piel, con cuidado, sin tocar la herida, y cubrirla con un pañuelo seco.

Quemaduras

Estas se deben tratar con velocidad y delicadeza. Lo primero que debemos hacer es sumergir la parte afectada en agua fría por un lapso de tiempo mayor a 5 minutos (según el grado de la quemadura), sin presionar la piel.

No es recomendable aplicar ningún ungüento sin previa consulta médica. Simplemente se puede cubrir la zona afectada con un paño húmedo e ir al hospital más cercano.

El botiquín para los primeros auxilios en niños.

Picaduras y mordeduras de animales

En el caso de las picaduras lo primero que se debe hacer es eliminar el aguijón, bien sea extirpando o utilizando una pinza, lavar bien la picadura y, en caso de que presente hinchazón y fiebre, llamar al médico cuanto antes.

Con respecto a la mordedura de animales, se limpia la herida con abundante agua, se aprieta un poco durante 5 minutos y posteriormente se seca con un pañuelo limpio.

Es necesario identificar el animal que mordió al niño, ya que, dependiendo del mismo, se deberán tomar unas u otras medidas, como por ejemplo, una vacuna o un suero antiofídico.

Siempre que se vaya a salir de paseo o de campamento con los niños al aire libre es necesario llevar un botiquín de primeros auxilios. Este debe contener al menos los siguientes implementos básicos:

  • Gasas.
  • Algodón.
  • Adhesivos.
  • Termómetro.
  • Peróxido de hidrógeno.
  • Ungüento desinflamatorio.
  • Banditas para heridas superficiales.

Recordemos que, al aplicar primeros auxilios en niños, se debe pensar en sanar la afección de manera rápida pero manteniendo siempre la calma, transmitiendo seguridad y afecto hacia el niño.

No debemos dejarlos solos y tratar de sanar la herida con las manos sucias. Esto ocasionaría una infección inmediata. Es importante recalcar que nuestro deber como padres es mantener a nuestros niños sanos y salvos.

Así se tomen todas las previsiones, los accidentes siempre tienen posibilidad de materializarse. No se debe buscar culpables, en todo caso, las soluciones son las más importantes.

Te puede gustar