Irritaciones cutáneas en bebés, ¿qué hacer?

Francisco María García 15 agosto, 2018
En los primeros años de vida del bebé, es bastante normal que se produzcan algunos tipos de irritaciones o de reacciones en su piel. Es muy importante para los padres tener el conocimiento de cómo son cada una de esas afecciones para tratarlas de una forma adecuada.

Las reacciones alérgicas, la dermatitis, los eczemas o los granitos son habituales en los primeros meses de vida de los bebés. La piel de los más pequeños es muy delicada, por lo que es conveniente estar al tanto de las irritaciones cutáneas en bebés más comunes.

Dependiendo del tipo de erupción que aparezca, será diferente el tratamiento adecuado. El hecho de aprender a reconocer las irritaciones cutáneas en bebés y cómo tratarlas será de gran utilidad.

Irritaciones cutáneas en bebés, ¿cuáles son?

Hay varios tipos de irritaciones cutáneas en bebés; dependiendo de su tipología, así será el tratamiento que se determine. Entre las irritaciones cutáneas más reconocidas están: la sudamina y las erupciones y los sarpullidos, a lo que se le conoce como dermatitis atópica.

Sudamina: cómo tratarla

La sudamina es una de las irritaciones cutáneas en bebés más comunes. Esta afección se da por la inmadurez en las glándulas sudoríparas en los primeros años de vida de los niños; un ejemplo es cuando se abriga demasiado al bebé para que no coja frío.

También se producen estas irritaciones en condiciones opuestas al frío; es decir, cuando los niños se encuentran en ambientes sumamente calurosos y con altas temperaturas.

Habitualmente, la sudamina se resuelve por si sola, no hay necesidad de aplicar ningún tratamiento. En esos casos, es importante quitar o alejar los factores que provocan el calor a los bebés.

Cuando la irritación se vuelve más profunda e intensa, y si la inflamación es aún mayor, se puede aplicar una crema astringente. Frente a casos más extremos, se recomienda visitar un dermatólogo o pediatra, quien podrá aplicar un corticoide tópico.

La piel atópica es más común en bebes y niños que en adultos.

Dermatitis atópica: ¿en qué consiste?

Cuando los niños presentan erupciones, picor y sarpullidos, estamos frente a una dermatitis atópica. Se trata de una de las irritaciones cutáneas en bebés que más se observa; es el eczema más frecuente durante los primeros años de vida de los pequeños.

En los casos de dermatitis atópica, es muy importante la consulta a un médico especializado, ya sea dermatólogo o pediatra. Este, en muchos de estos casos, recetará un corticoide tópico.

Hay que recordar que, a diferencia de otras enfermedades de la piel, la dermatitis atópica no es contagiosa. Se da principalmente en aquellos tipos de piel que son muy reactivas a agentes externos o que se brotan frente a determinadas situaciones. Son brotes que deben tratarse lo más pronto posible.

¿Cómo tratar la dermatitis atópica?

El tratamiento que se le da a la dermatitis atópica es individual y dependerá del grado de afección que tenga el bebé. Hay ocasiones en las que la dermatitis es muy suave y puede controlarse solo con la hidratación; en otros casos, el tratamiento estándar es el de corticoides tópicos.

En casos más extremos, cuando el corticoide no funciona, se recurre a inmunosupresores por vía oral. Cualquier tratamiento que se administre al bebé deberá estar supervisado y controlado por un profesional médico especializado.

Recomendaciones para evitar irritaciones cutáneas en bebés

Primero, es preciso identificar factores irritantes y desencadenantes de brotes; eso es lo verdaderamente útil a la hora de tener en cuenta consideraciones para evitar irritaciones cutáneas en bebés. Trataremos de localizar los factores que la desencadenan, como pueden ser la piel seca, el estrés, las infecciones o los elementos irritantes.

También hay que tener en cuenta el tipo de ropa que se utiliza: este es un aspecto muy importante. Toda ropa que sea ceñida, áspera e irritante como tejidos, piel o sintéticos son muy poco favorables para pieles dermatológicamente complicadas.

Una de las irritaciones cutáneas en bebés más común es la dermatitis atópica.

“A diferencia de otras enfermedades de la piel, la dermatitis atópica no es contagiosa. Se da principalmente en aquellos tipos de piel que son muy reactivas a agentes externos”

Lo ideal es vestir a los bebés con prendas que sean de algodón para evitar brotes. En este aspecto, se debe evitar el abrigo excesivo en los bebés, ya que tiende a provocar inconvenientes.

Para el momento de lavar la ropa, es conveniente utilizar algún jabón o detergente que sea suave. Además, es fundamental un buen aclarante y evitar el uso excesivo de de suavizantes. De esta forma, el contacto de la ropa con la piel no causará ningún tipo de alergia.

En el ámbito doméstico, lo más aconsejable es evitar una exposición en exceso al polvo que se genera en casa y que se encuentra en el ambiente, ya que puede originar eczemas. Para aquellos bebés con pieles frágiles, es recomendable mantener fuera de la casa los animales domésticos, ya que sus pelos suelen causar reacciones alérgicas.

En resumen, las irritaciones cutáneas en bebés son más comunes y habituales de lo que se cree. Siempre es bueno estar informado acerca de ellas para saber cuáles son los cuidados que los bebés necesitan si padecen de esta afección.

Te puede gustar