Infecciones urinarias en niñas

Las infecciones de orina en niñas vienen originadas por la entrada de bacterias y otros parásitos en su sistema urinario. Es muy importante que estas patologías se diagnostiquen a tiempo, para así evitar la extensión de estos agentes patógenos.

Uno de los problemas que se suelen presentar con mayor frecuencia en mujeres son las infecciones urinarias. Esto no excluye a las niñas, también propensas a los efectos negativos causados por estas bacterias. ¿Cómo prevenirla y tratarla?

El sistema urinario del ser humano está conformado por tres órganos principales:

  • La uretra, que es el tubo por el que se expulsa la orina desde la vejiga al exterior.
  • La vejiga, que es la bolsa donde se almacena la orina.
  • Los riñones, que son los encargados de eliminar los desechos y agua de la sangre, formando la orina.

Una infección urinaria consiste en la invasión y proliferación de bacterias, hongos, virus, parásitos o microbios en uno o más de estos sectores de la vía urinaria.

La zona donde se da con mayor frecuencia la infección es en la vejiga y el medio de contaminación más común es por vía ascendente; es decir que, generalmente, comienza en la vejiga y luego sube. De ahí la importancia de detectar y tratar esta enfermedad a tiempo para evitar que las bacterias lleguen a los riñones y causen daños graves.

Causas de las infecciones urinarias en niñas

Las infecciones urinarias en niñas se dan más en menores de cuatro años y es una de las anomalías más comunes en las mujeres en general. No hay que asustarse demasiado, ya que estas molestias pueden prevenirse y tratarse.

La causa principal de la infección puede estar determinada por la ubicación y disposición de la anatomía femenina: la uretra de la mujer es más corta que la del hombre y, además, se encuentra más cerca del ano. Por esta razón, los gérmenes deben recorrer una menor distancia para ingresar a las vías urinarias.

 

Es importante enseñar ciertos hábitos de higiene para prevenir las infecciones urinarias en niñas.

La bacteria que produce más infecciones urinarias se llama escherichia coli. Se trata de un microorganismo que vive naturalmente en nuestros intestinos y que se encuentra también en nuestras heces; por esto, puede ser arrastrado fácilmente del ano a la uretra, lo que produce una infección.

El riesgo de infecciones aumenta considerablemente si la niña tiene el hábito de limpiarse de atrás hacia adelante cuando va al baño. La infección urinaria en niñas puede darse especialmente en verano, cuando hace calor. Estas son las variables que influyen con las altas temperaturas:

  • Los gérmenes se multiplican más rápido con calor. A mayor temperatura, mayor velocidad de proliferación.
  • El calor hace que los niños suden más y que el volumen de orina disminuya. Si, además de esto, las pequeñas toman poca agua, esta poca cantidad de orina hará que las bacterias que podrían haber ingresado tengan más tiempo para multiplicarse y afectar a su organismo.
  • Es temporada de piscina, un medio donde las bacterias se transportan con mayor facilidad hasta la vejiga. Además, el hecho de mantener puesto el traje de baño mojado durante un tiempo prolongado facilita que las bacterias asciendan a la uretra —lo mismo sucede con prendas muy ajustadas—.

 Síntomas de que hay una infección de orina

  • Aumento de la frecuencia y dificultad para orinar.
  • Sensación de urgencia para ir al baño.
  • Dolor o ardor al miccionar.
  • Puede haber sangre en la orina.
  • Fiebre leve.
  • Dolor en la parte baja del abdomen.
  • Si hay infección en la zona de los genitales, se podría presentar picazón o ardor en la zona.

“Una infección urinaria consiste en la invasión y proliferación de bacterias, hongos, virus, parásitos o microbios en uno o más sectores de la vía urinaria”

Recomendaciones para los padres

Hay muchos buenos hábitos y cosas que podemos hacer para evitar el riesgo de una infección de orina en nuestras hijas:

  • Estimular en los niños el hábito de consumir bastante agua y líquidos en general. Esto permitirá eliminar las bacterias mediante la orina antes de que puedan producir una infección.
  • Enseñarles la importancia de orinar varias veces al día y no aguantarse.
  • Practicar y enseñar a sus hijas buenos hábitos de aseo de la zona genital.
  • En el caso de que la niña ya vaya sola al baño, es clave que se limpie de adelante hacia atrás después de orinar y defecar.
  • En el caso de que la menor aún utilice pañales: es importante que la madre cambie los pañales frecuentemente para evitar la humedad y cuide no contaminar la zona al cambiar pañales.
  • Cambiar rápidamente el traje de baño húmedo de la niña.
  • Comprar ropa interior de algodón y holgada.
Las infecciones urinarias en niñas presentan síntomas identificables rápidamente.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la infección se hace por medio del análisis de una muestra de orina de la niña, para corroborar la presencia de bacterias.

En tanto, el tratamiento se realiza con antibióticos. Si la niña es muy pequeña, se la puede hospitalizar con el fin de que reciba medicación intravenosa. Gracias a los fármacos, los síntomas deberían mejorar al segundo o tercer día.

Al final del tratamiento, se repite el análisis para ratificar que no haya presencia de bacterias en la orina. La curación completa de una infección urinaria en niñas dura, aproximadamente, una semana.

Categorías: Consejos para cuidar a tu niño Etiquetas:
Te puede gustar