Cómo incorporar sólidos sin necesidad de triturar

25 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
El "baby led weaning" es un método de alimentación que se basa en la imitación y supone un óptimo aprendizaje para el bebé.

Muchas madres tienen dudas de cómo incorporar sólidos en la alimentación del bebé, por eso siempre terminan triturando los alimentos antes de darles de comer. Sin embargo, no es necesario convertir todos los alimentos en papilla, pues algunos pueden ser degustados por ellos con total facilidad. Esto permite que disfruten un mejor sabor y les ayuda a reconocer las diferentes texturas.

Las nuevas tendencias al respecto, apuntan a que el bebé comience a disfrutar del menú familiar desde sus inicios en la alimentación sólida. Los investigadores en la materia han desarrollado conceptos que permiten realizar una crianza natural, donde el descubrimiento, la exploración y la demanda son las principales líneas.

En tal sentido, la práctica consiste en ofrecer a los niños aquellos alimentos que le permitan descubrir sabores y texturas. Se inicia a partir de los seis meses, una vez que la lactancia comienza a permitir que el bebé se alimente también de sólidos.

 Alimentación complementaria sin triturar

Por lo general la comida del bebé es diferente a la del resto de la familia, pero no tiene por qué ser así, existen muchas maneras de incorporar sólidos a su dieta sin cambiar mucho el menú del día.

Es normal que tengamos miedo de darles de comer algo que pueda ser difícil de procesar para ellos, quizá podemos creer que van a atorarse o que no les guste el sabor de lo que les damos.

Sin embargo esta nueva técnica de alimentación, llamada “baby led weaning”, apuesta por dejarle al niño descubrir los alimentos de un modo más natural. Este tipo de prácticas se asocia con mejores hábitos alimenticios en la edad adulta, según un estudio publicado en la revista “JAMA Pediatrics”.

717a9020139efcb8a2de123432307c1f

La idea es ofrecer raciones adecuadas a la edad, cuyas características principales son la suavidad, simplicidad y ligereza. Este método implica que el bebé descubra varios elementos en lo que come, entre estos, la cantidad que necesita comer para sentirse satisfecho. Además brinda una excelente oportunidad de integrar a los bebés en nuestras rutinas alimentarias.

Recordemos que para adecuar el menú del bebé, es preciso eliminar de la porción aquellos alimentos que no son recomendados para su edad. Es decir, el pequeño puede sentarse con la familia a degustar de su porción particular de alimentos perfectamente troceados para su edad.

La técnica tiene la intención de que aprendan a comer por medio de la experimentación y desde luego, por imitación.

Un mecanismo basado en la imitación

El bebé debe poder tomar los alimentos con la mano para poder reconocerlos y llevarlos a la boca, comerá lo que le gusta, cuanto pueda y a su tiempo. Según la edad del pequeño este podrá seguir complementando su alimentación a través de la leche materna, razón por la cual, no hace falta que coma todo lo que se le sirve.

Este proceso no va a llevar más tiempo del que creemos, con toda seguridad los bebés intentarán repetir lo que ven haciendo a los demás miembros de la mesa. Además de ser un ejercicio para integrar al bebé a las interacciones sociales, también es propicio para conseguir que se alimente a la medida correcta y practique la masticación.

c8a37cbe3a2c72f8e631bd4e33a62134

Como podemos imaginar, muchos de los alimentos sólidos que comemos los adultos, no son indicados para los niños. Por eso es conveniente adecuarlos a las características necesarias. Es importante eliminar huesos y ciertos condimentos que pueden ser demasiado intensos para ellos, pero en general pueden comer casi todo.

Además de tener acceso al menú familiar, el bebé puede comer los siguientes alimentos troceados en lugar de triturados:

  • Sopa de fideos de formas diferentes.
  • Frutas troceadas.
  • Tortillas.
  • Palitos de queso o jamón cocido.
  • Verduras enteras cocinadas al vapor.
  • Carne de pollo desmenuzada y sin huesos.
  • Arroz.
  • Pastas.
  • Tortitas de diversos ingredientes.
  • Pescado blanco cocido y sin huesos.
  • Tostadas.
  • Cereales.
  • Pan.

¡Para tener en cuenta!

Si los niños aún no tienen dientes, de igual manera estos intentarán comer lo que puedan. Probarán los alimentos y durante este proceso ejercitaran la mandíbula y estimularán las encías.

Es muy importante que tengamos paciencia, pues ellos se dedicarán un tiempo a chupetear y apretar los alimentos antes de que en realidad puedan comer algo.

Además es beneficioso ofrecerle una cantidad muy variada de alimentos, para que poco a poco se acostumbren a distintos tipos de texturas y sabores. Esto reducirá el número de rechazos alimenticios en las épocas posteriores.

  • D'Auria E., Bergamini M., Staiano A., Banderali G., et al., Baby-led weaning: what a systematic review of the literature adds on. Ital J Pediatr, 2018. 44(1): 49.
  • Lakshman R., Clifton EA., Ong KK., Baby-led weaning safe and effective but not preventive of obesity. JAMA Pediatr, 2017. 171 (9): 832-833.