¿Es importante para el niño que celebren su cumpleaños?

Cuando somos padres primerizos es normal que nos planteemos si realmente el bebé disfrutará (o no) de su primer cumpleaños. A continuación revisaremos a fondo este asunto.

Por lo general, los niños suelen acordarse de su cuarto cumpleaños en adelante. Antes de los 4 años es muy difícil que se acuerden. Por ello, muchos padres dudan al acercarse la fecha: ¿debemos celebrarlo o no?

Los cumpleaños son un evento social para celebrar un año más de vida del agasajado. Durante la infancia, los padres procuramos brindarles a nuestros hijos cumpleaños llenos de color y diversión pero, a menudo, la fiesta termina siendo para los adultos en vez de para el bebé.

Entonces, ¿es importante para el niño que celebren su cumpleaños? No. Durante los tres primeros años de vida, a los niños no les importa un gran festejo, sino sentirse seguros, atendidos, queridos y alegres. En esta primera etapa de sus vidas, lo más importante es que nos reunamos para celebrar su cumpleaños, pero no de una manera ostentosa.

Sí, podemos disfrutar de una rica tarta, podemos colocar unos cuantos globos, vestirnos de una forma especial y algunos detalles más, pero lo principal es hacer que el pequeño pase un buen día. Por supuesto, no está mal tomar algunas fotos para el recuerdo.

¿Para qué festejar si no lo va a recordar?

Aunque el niño no recuerde ese día, nosotros sí lo haremos. ¿Acaso no es bonito contarles a los hijos lo bonita que fue su fiesta cuando cumplió los 2 años? Las anécdotas pueden servir para darles pistas acerca de cómo eran, qué hacían, qué les gustaba, entre otras cosas que lo llevarán a tener un mejor conocimiento de sí mismo.

Otro aspecto positivo de festejar el cumpleaños de nuestros pequeños, a pesar de que no vayan a recordarlo, es que podemos disfrutar mucho más de su compañía. Más adelante, cuando crezcan, querrán pasar sus cumpleaños jugando con otros niños y menos tiempo con mamá y papá.

¿Es necesario celebrar el primer cumpleaños?

¿Por qué celebrar su cumpleaños?

Si hemos decidido que queremos recordar su fecha de nacimiento con una celebración, lo importante es no olvidarnos de quién es el agasajado. Sí, hay que cuidar de los invitados también pero no debemos dejar de lado las medidas que debemos tomar para el bienestar de los pequeños.

Celebrar su cumpleaños nos permite un acercamiento familiar muy valiosos para reforzar vínculos. Del mismo modo, permite al niño sentirse querido y aceptado, que su mundo es importante para la familia y los amigos.

Nunca son suficientes las razones para elegir compartir lindos momentos con la familia; no solo se trata de planificar impresionantes fiestas, cualquier reunión familiar sencilla es recomendable para que el niño desarrolle un sentido de pertenencia.

Nosotros le damos el significado a la fecha

Podría decirse que el atractivo que un niño pueda percibir cuanto falta para celebrar su cumpleaños, es toda la expectativa que se genera en torno a ello.

Por lo general somos los adultos quienes persuadimos a los niños sobre lo importante que resulta cumplir años y celebrarlo. Por eso, la mayoría de los niños alrededor van a estar condicionados sobre el mismo aspecto.

De manera que, aquellos pequeños cuya expectativa crece en cuanto a su día de cumpleaños, le van a dar una importancia mucho mayor en relación a los que no han recibido tantas promesas sobre una eventual fiesta.

Por lo tanto, como padres debemos tener en consideración que si, de alguna manera, el niño le da importancia a dicha celebración, es conveniente hacer mayores esfuerzos por realizar el festejo.

Valores probados en el cumpleaños

En la mayoría de los casos, la fiesta de cumpleaños se celebra de acuerdo a las tradiciones de cada región y de la familia. Por tal razón, los principales valores se centran en la manera en que los niños aprenden a sentirse parte de un grupo social; conservar las tradiciones y lograr trasmitirlas a otras generaciones, sin duda, son aprendizajes invaluables.

¿Es necesario celebrar el primer cumpleaños?

Por ejemplo, aprender a compartir, a tener más confianza en sí mismos son algunas lecciones de vida importantes para ellos en estas celebraciones. Por otra parte, los familiares aprender a ser sencillos y espontáneos, tal y como cuando eran niños.

Por tal razón, es conveniente que aprovechemos la oportunidad para recalcar el valor de la amistad y que la aprecien mucho más que a los regalos u otros bienes materiales.

El agradecimiento, es un importante valor a desarrollar, pues con la realización de la fiesta de cumpleaños se pondrá a prueba su sensibilidad para apreciar correctamente lo que has hecho por él.

Por ejemplo, habrás elegido un tema que le guste y demostraste que sabes cómo hacerlo feliz. También habrás invertido dinero y esfuerzo en la celebración.

Ese día especial en el cual los padres recuerdan el nacimiento de su hijo, es ideal para expresar el amor que sienten. Por todo esto, se puede decir que el amor viene siendo un valor que sobresale en este tipo de celebraciones, porque es planificado por y con amor; además, quienes lo celebran acuden por el afecto que los une al niño festejado.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar